Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Yo soy el buen pastor,
mis ovejas escuchan mi voz
y devendrán
un solo rebaño y un solo redil.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Mateo 5,20-26

«Porque os digo que, si vuestra justicia no es mayor que la de los escribas y fariseos, no entraréis en el Reino de los Cielos. «Habéis oído que se dijo a los antepasados: No matarás; y aquel que mate será reo ante el tribunal. Pues yo os digo: Todo aquel que se encolerice contra su hermano, será reo ante el tribunal; pero el que llame a su hermano "imbécil", será reo ante el Sanedrín; y el que le llame "renegado", será reo de la gehenna de fuego. Si, pues, al presentar tu ofrenda en el altar te acuerdas entonces de que un hermano tuyo tiene algo contra ti, deja tu ofrenda allí, delante del altar, y vete primero a reconciliarte con tu hermano; luego vuelves y presentas tu ofrenda. Ponte enseguida a buenas con tu adversario mientras vas con él por el camino; no sea que tu adversario te entregue al juez y el juez al guardia, y te metan en la cárcel. Yo te aseguro: no saldrás de allí hasta que no hayas pagado el último céntimo.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Les doy un mandamiento nuevo:
que se amen los unos a los otros.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Jesús acaba de hablar de cumplir la ley, no de abolirla. Y cumplir la ley significa captar en el texto el pensamiento y el corazón mismo de Dios, su voluntad más profunda. Jesús –estamos en pleno discurso de la montaña– ayuda a sus discípulos a comprender profundamente qué significa la justicia. Les dice: "Si vuestra justicia no es mayor que la de los escribas y fariseos, no entraréis en el Reino de los Cielos". Es decir, ser justos como lo son los fariseos no tiene ningún valor. Lo que enseñan y hacen, a pesar de todo su empeño, no basta. Los discípulos deben superar ese tipo de justicia porque es lo que exige Dios. No es suficiente una especie de igualitarismo exterior, que por otra parte es imposible; es necesario tener el amor sin límites que Dios tiene hacia sus hijos. La justicia de Dios es para salvar, no para condenar, es para amar sin límites, no para dividir aunque sea en partes iguales. Este modo de concebir la justicia es indispensable para entrar en el reino de los Cielos. Y si a los discípulos les parece demasiado arduo e incluso imposible, Jesús muestra el camino que hay que recorrer en las palabras siguientes. Son afirmaciones fuertes que nadie se había atrevido a decir como lo hace Jesús, y que nadie oye, aún hoy, en otro lugar que no sea el Evangelio. El primer tema proviene del quinto mandamiento: “Habéis oído que se dijo a los antepasados: No matarás... Pues yo os digo: Todo aquel que se encolerice contra su hermano, será reo ante el tribunal". Jesús no propone una nueva casuística (que tendría dos supuestos más: quien dice imbécil o renegado a su hermano) ni una nueva praxis jurídica, sino más bien una nueva manera de entender las relaciones entre los hombres basada en el amor. Ahí radica el cumplimiento de la ley. Hay que pasar de un precepto en negativo a la positividad de la amistad. El amor tiene un valor tan grande que, si falta, requiere interrumpir el acto supremo del culto. Dice Jesús: "Si, pues, al presentar tu ofrenda en el altar te acuerdas entonces de que tu hermano tiene algo contra ti, deja tu ofrenda allí, delante del altar, y vete primero a reconciliarte con tu hermano; luego vuelves y presentas tu ofrenda". La "misericordia" vale más que el "sacrificio"; el culto, como relación con Dios, no puede prescindir de una relación de amor con los hombres. Y eso es válido también en las innumerables veces que surgen disputas entre los hombres. Jesús utiliza el ejemplo de la deuda que hay que cubrir o del crédito que hay que dar. Y exhorta a llegar a un acuerdo sin tener que recurrir al juez. Es evidente que para ello es necesario tener aquella primacía de la fraternidad y del amor que hace retroceder el instinto egocéntrico que lleva a satisfacer a toda costa el propio "yo", los intereses de uno mismo, y hace aumentar el amor por los demás y sobre todo la primacía de la reconciliación sobre la indiferencia y sobre el conflicto.


12/06/2014
Memoria de la Iglesia


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri