Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Mateo 5,38-42

«Habéis oído que se dijo: Ojo por ojo y diente por diente. Pues yo os digo: no resistáis al mal; antes bien, al que te abofetee en la mejilla derecha ofrécele también la otra: al que quiera pleitear contigo para quitarte la túnica déjale también el manto; y al que te obligue a andar una milla vete con él dos. A quien te pida da, y al que desee que le prestes algo no le vuelvas la espalda.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Continúa la lectura del discurso de la montaña en aquella parte en la que Jesús contrapone la ley antigua con su Evangelio. En el esquema de oposiciones Jesús se centra ahora en el pasaje del Antiguo Testamento sobre la ley del talión: "Habéis oído que se dijo: Ojo por ojo y diente por diente", y le contrapone la ley del amor: "Pues yo os digo... al que te abofetee en la mejilla derecha ofrécele también la otra". Es una oposición clara entre las dos actitudes. Lo que motivaba la ley del talión tenía una lógica. Con aquella disposición se quería regular la venganza para evitar que fuera ilimitada e implacable, como pasaba a menudo. Era un intento de alejar cualquier abuso, pero no pretendía erradicar el odio. Jesús, con sus enseñanzas, va al corazón de la cuestión: quiere eliminar de raíz el instinto de la venganza y cortar de ese modo la imparable espiral de violencia, pues el mal mantiene toda su fuerza, aunque se regule como pretendía hacer la ley del talión. Jesús dice que no hay que regular el mal sino erradicarlo. Ese es el único modo de derrotarlo. Y el camino de extirpación que propone Jesús –el único realmente eficaz– es el de un amor sobreabundante. No venceremos al mal con otro mal, aunque esté regulado, sino únicamente con un bien aún más generoso. Con esta afirmación Jesús invierte la mentalidad de su tiempo –que en realidad continúa fuertemente arraigada en la actualidad–, y pide a los discípulos no solo que borren de sus comportamientos la venganza, sino incluso que ofrezcan la otra mejilla a quienes les abofeteen. Evidentemente, no se trata de proponer una nueva regla –la de "la otra mejilla"–, como algunos querrían para ridiculizar las palabras de Jesús. Aún menos quiere Jesús favorecer una actitud masoquista o sumisa ante el mal. Desde luego, no se puede afirmar que Jesús, a lo largo de su vida, no se opuso al mal con fuerza e intensidad. Jesús siempre lucha contra el pecado, contra la injusticia, contra la enfermedad e incluso contra la extrema manifestación del mal que es la muerte. Lo que Jesús vino a traer a los hombres es un nuevo modo de vivir totalmente centrado en el amor. Y el empeño en liberar a los hombres de la esclavitud del mal es la razón misma de su encarnación. Por eso se opone firmemente al mal, pero intenta estar junto a cada hombre, incluso junto a quien está poseído por el mal, para liberarlo de su esclavitud. La lucha contra el mal necesita una sola arma, la del amor. Aquel que se deja guiar por el amor derrota el mal con la sobreabundancia del bien. Si alguien ama da el manto a quien se lo pide, está dispuesto a recorrer el doble de kilómetros a quien le pide compañía y no le vuelve la espalda a quien le pide ayuda. Con el amor se corta el mal de cuajo y se abre el camino para una vida digna.


16/06/2014
Oración por la Paz


Agenda de la semana
NOV
27
Domingo 27 de noviembre
Liturgia del domingo
NOV
28
Lunes 28 de noviembre
Memoria de los pobres
NOV
29
Martes 29 de noviembre
Memoria de la Madre del Señor
NOV
30
Miércoles 30 de noviembre
Memoria de los apóstoles
DIC
1
Jueves 1 de diciembre
Memoria de la Iglesia
DIC
2
Viernes 2 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
3
Sábado 3 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo