Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Yo soy el buen pastor,
mis ovejas escuchan mi voz
y devendrán
un solo rebaño y un solo redil.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Mateo 13,10-17

Y acercándose los discípulos le dijeron: «¿Por qué les hablas en parábolas?» El les respondió: «Es que a vosotros se os ha dado el conocer los misterios del Reino de los Cielos, pero a ellos no. Porque a quien tiene se le dará y le sobrará; pero a quien no tiene, aun lo que tiene se le quitará. Por eso les hablo en parábolas, porque viendo no ven, y oyendo no oyen ni entienden. En ellos se cumple la profecía de Isaías: Oír, oiréis, pero no entenderéis,
mirar, miraréis, pero no veréis.
Porque se ha embotado el corazón de este pueblo,
han hecho duros sus oídos, y sus ojos han cerrado;
no sea que vean con sus ojos,
con sus oídos oigan,
con su corazón entiendan y se conviertan,
y yo los sane.
«¡Pero dichosos vuestros ojos, porque ven, y vuestros oídos, porque oyen! Pues os aseguro que muchos profetas y justos desearon ver lo que vosotros veis, pero no lo vieron, y oír lo que vosotros oís, pero no lo oyeron.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Les doy un mandamiento nuevo:
que se amen los unos a los otros.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Jesús hablaba en parábolas no para ocultar el misterio sino para llegar al corazón y la inteligencia de quien le escuchaba. A quien tiene se le dará. Pero a quien no tiene, aun lo que tiene se le quitará. Como para el signo de Jonás: si sé reconocerlo es el único porque lo explica todo, de lo contrario me quedo sin él. Es el problema de los ojos que no ven y de las orejas que no oyen. Lo tenemos todo, creemos que lo entendemos todo, y a veces incluso creemos que entendemos más, que a nosotros no nos engañan, pero en realidad no sabemos percatarnos de la presencia de Dios en nuestra vida. Nuestro corazón se ha vuelto insensible. ¿Cómo ha podido pasar? El corazón se vuelve insensible si no lo cuidamos, si pensamos solo en nosotros mismos, si buscamos nuestro rostro, nuestra imagen. Y al final no nos percatamos de lo que se nos da. Jesús no puede ceder a la lógica del egocentrismo. Los misterios del Reino son revelados a los pequeños, mientras que los sabios y los inteligente no los saben comprender. Tienen que volverse pequeños. Tienen que elegir el camino de la humildad, que al fin y al cabo es el camino de ser nosotros mismos, pues en realidad somos débiles. Solo así las palabras se volverán cercanas y personales. La primera parábola es la del sembrador. Esta parábola, que está presente también en los otros dos sinópticos, es emblemática de la relación entre el corazón y la Palabra de Dios. El sembrador tira con abundancia la semilla, sin preocuparse por elegir el terreno. Solo las semillas que caen sobre tierra buena dan un fruto abundante, que tal vez compensa la pérdida anterior. Jesús, aunque no lo diga, se compara con el sembrador. Es suya, típicamente suya, y no nuestra, la generosidad mostrada al tirar las semillas. Sin duda aquel sembrador no es un frío calculador. Podríamos decir incluso que "desperdicia" la semilla. Parece, por otra parte, que muestre confianza también hacia aquellos terrenos que son más un camino o un lugar pedregoso que un lugar arado y disponible. Pero él tira la semilla por todas partes. Quién sabe, quizás en una rendija aquella semilla podría arraigar antes de que el "maligno" llegue y se la lleve. Para el sembrador todos los terrenos son importantes. Tan importantes, tal vez, como la misma semilla. El terreno es el corazón de los hombres, y la semilla es la Palabra de Dios. La semilla viene de las alturas, no nace espontáneamente de la tierra, no es el producto natural y espontáneo de una especie de sentimiento religioso. La Palabra viene de fuera. Pero entra muy adentro del terreno, de algún modo ambos se convierten en una sola cosa; la semilla no se convierte en un cuerpo extraño. Si esta palabra es acogida da frutos impensados.


24/07/2014
Memoria de la Iglesia


Agenda de la semana
NOV
27
Domingo 27 de noviembre
Liturgia del domingo
NOV
28
Lunes 28 de noviembre
Memoria de los pobres
NOV
29
Martes 29 de noviembre
Memoria de la Madre del Señor
NOV
30
Miércoles 30 de noviembre
Memoria de los apóstoles
DIC
1
Jueves 1 de diciembre
Memoria de la Iglesia
DIC
2
Viernes 2 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
3
Sábado 3 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo