Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Quien vive y cree en mí
no morirá jamas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Lucas 6,1-5

Sucedió que cruzaba en sábado por unos sembrados; sus discípulos arrancaban y comían espigas desgranándolas con las manos. Algunos de los fariseos dijeron: «¿Por qué hacéis lo que no es lícito en sábado?» Y Jesús les respondió: «¿Ni siquiera habéis leído lo que hizo David, cuando sintió hambre él y los que le acompañaban, cómo entró en la Casa de Dios, y tomando los panes de la presencia, que no es lícito comer sino sólo a los sacerdotes, comió él y dio a los que le acompañaban?» Y les dijo: «El Hijo del hombre es señor del sábado.»

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Si tú crees, verás la gloria de Dios,
dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Jesús continúa su viaje hacia Jerusalén y en un sábado está atravesando un campo de trigo. Los discípulos arrancan espigas, las frotan entre las manos para separar el grano, y se lo comen. Las disposiciones rabínicas no permitían coger y comer espigas de trigo durante el sábado. Y los fariseos, que observan escrupulosamente la ley, pero descuidan el corazón y la vida de la gente, al ver lo que hacen los discípulos, los acusan de no respetar el reposo sabático. Los rabinos, efectivamente, habían enumerado 39 tipos de trabajos prohibidos en sábado, y entre ellos estaba segar, batir y aventar el trigo. Evidentemente, la acusación se dirige al maestro, que no los guía correctamente según la ley. Jesús evita entrar directamente en discusiones casuísticas, y responde a la acusación recordando el episodio de David que mientras huía de Saúl que quería matarlo se refugió en el templo. Y allí el sacerdote permitió que el fugitivo comiera los panes presentados (porque se colocan ante Dios) que son únicamente para los sacerdotes durante la semana de culto. La necesidad de comer que tenía David hizo que el gran sacerdote Ajímelec derogara esta disposición legislativa para que pudiera sobrevivir. Con la respuesta que da a los fariseos ("el Hijo del hombre es señor del sábado"), Jesús se sitúa en un plano aún superior al de David. Y, tal como refiere otra parte del Evangelio, explica que la verdad de la legislación sobre el "día de reposo" es ponerse total y plenamente al servicio del Señor. No es una cuestión de observar rituales exteriores. El Señor nos pide que reposemos del trabajo para que podamos participar en la santa Liturgia en la que nos constituimos como una única familia de Dios y para hacer que todos, especialmente los más pobres, los pequeños y los enfermos, vivan la fiesta del amor de Dios, es decir la alegría de los hermanos que están juntos en un momento de fiesta de reposo. Jesús también es señor del Sábado, no en el sentido que puede saltarse a su gusto lo que prescribe la ley, sino porque el tiempo de la salvación consiste en liberar a los hermanos y las hermanas de la soledad, del dolor y de la esclavitud de una situación inhumana. Y es inhumano llenar hasta los bordes el tiempo con un espíritu únicamente comercial. Los cristianos deben plantearse si, en un mundo en el que todo parece estar sometido a la ley del mercado y del consumo, no es una tarea urgente para los cristianos reproponer a nuestras sociedades el valor del reposo como día de alabanza a Dios, de fraternidad y de ayuda a los pobres.


06/09/2014
Vigilia del domingo


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri