Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes son una estirpe elegida,
un sacerdocio real, nación santa,
pueblo adquirido por Dios
para proclamar sus maravillas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Lucas 6,20-26

Y él, alzando los ojos hacia sus discípulos, decía: «Bienaventurados los pobres, porque vuestro es el Reino de Dios. Bienaventurados los que tenéis hambre ahora, porque seréis saciados.
Bienaventurados los que lloráis ahora, porque reiréis. Bienaventurados seréis cuando los hombres os odien, cuando os expulsen, os injurien y proscriban vuestro nombre como malo, por causa del Hijo del hombre. Alegráos ese día y saltad de gozo, que vuestra recompensa será grande en el cielo. Pues de ese modo trataban sus padres a los profetas. «Pero ¡ay de vosotros, los ricos!, porque habéis recibido vuestro consuelo. ¡Ay de vosotros, los que ahora estáis hartos!, porque tendréis hambre.
¡Ay de los que reís ahora!, porque tendréis aflicción
y llanto. ¡Ay cuando todos los hombres hablen bien de vosotros!, pues de ese modo trataban sus padres a los falsos profetas.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes serán santos
porque yo soy santo, dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

La narración evangélica según Lucas nos lleva ante una de las páginas más significativas del Evangelio: la proclamación de las bienaventuranzas. Jesús tiene ante sus ojos a los Doce a los que ha querido llamar como sus primeros colaboradores y discípulos, es decir, aquel grupo más amplio de hombres y mujeres que lo siguen y la gente que acude a escucharlo. Y toma inmediatamente la palabra. No pronuncia un discurso abstracto, ni presenta una doctrina elevada que pase por encima de la cabeza de la gente. Él quería indicar a los que lo escuchaban el camino para alcanzar su felicidad. Desde sus primeras palabras se comprende que no indica el camino de la mentalidad corriente, que, además, demuestra ser falaz y engañoso. ¡Cuántas veces hemos sentido en nuestro interior el fracaso de falsos mitos! Sobre todo hoy, en una sociedad que acostumbra a consumir desenfrenadamente y a satisfacer sus deseos sin construir nada estable, hasta la felicidad se ha hecho fluida, inalcanzable. Y vemos a nuestro alrededor a hombres y mujeres que la buscan por caminos que muchas veces llevan a la destrucción de la vida misma. Jesús, impulsado por la compasión y el amor de Dios por los hombres, todavía hoy con la proclamación de las bienaventuranzas quiere indicar sin emplear muchas palabras su camino hacia la felicidad. El evangelista Lucas refiere solo cuatro palabras, cuatro bienaventuranzas. Jesús anuncia a los pobres, a los hambrientos, a los abandonados y a los sedientos de justicia que pueden ser finalmente felices porque Dios ha decidido estar a su lado. Por eso son "bienaventurados", porque Dios les ama, los prefiere por encima de muchos que creen estar satisfechos por sus riquezas y sus seguridades. La proximidad de Dios y la de los discípulos es para los pobres una alegría grande. Ellos, que normalmente quedan excluidos de la vida, se convierten en los privilegiados, los preferidos por Dios y por sus hijos. La bienaventuranza de los pobres, y también la de los hambrientos, la de los que lloran, la de aquellos discípulos perseguidos, no es fruto de su triste y precaria situación en la vida, sino la proximidad que Dios les concede por encima de los demás. En efecto, no es hermoso ser pobre, ni estar afligido, ni tener hambre, ni ser insultado. Si Jesús afirma que son bienaventurados es porque Dios ha decidido estar con ellos antes que con los demás. Y Jesús lo muestra en primera persona, con su propio ejemplo. A nosotros, los creyentes, se nos confía la gravísima y fascinante tarea de hacer sentir a los pobres, a los débiles, el amor privilegiado de Dios como hizo Jesús durante toda su vida. Los ricos, los que están saciados, los fuertes, deben estar atentos –y a menudo también nosotros estamos en sus filas– porque para ellos es más difícil ser feliz. Con los “ay de vosotros” Jesús nos advierte de que no sirve para nada buscar la felicidad en el amor por nosotros mismos y por las riquezas. El camino de la felicidad para los ricos es gastar la vida por los pobres y los débiles. Es la invitación que hizo Jesús al joven rico. Y nos la repite también hoy a todos nosotros, que muchas veces nos sentimos ricos y llenos de nosotros mismos.


10/09/2014
Memoria de los santos y de los profetas


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri