Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Espíritu del Señor está sobre ti,
el que nacerá de ti será santo.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Lucas 7,11-17

Y sucedió que a continuación se fue a una ciudad llamada Naím, e iban con él sus discípulos y una gran muchedumbre. Cuando se acercaba a la puerta de la ciudad, sacaban a enterrar a un muerto, hijo único de su madre, que era viuda, a la que acompañaba mucha gente de la ciudad. Al verla el Señor, tuvo compasión de ella, y le dijo: «No llores.» Y, acercándose, tocó el féretro. Los que lo llevaban se pararon, y él dijo: «Joven, a ti te digo: Levántate.» El muerto se incorporó y se puso a hablar, y él se lo dio a su madre. El temor se apoderó de todos, y glorificaban a Dios, diciendo: «Un gran profeta se ha levantado entre nosotros», y «Dios ha visitado a su pueblo». Y lo que se decía de él, se propagó por toda Judea y por toda la región circunvecina.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

He aquí Señor, a tus siervos:
hágase en nosotros según tu Palabra.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Un joven, hijo único de una madre viuda, muere. A aquella madre le destrozan la vida. Cualquier posibilidad de esperanza parece desvanecerse definitivamente. Ya no se puede hacer nada ni por aquel hijo ni por aquella madre, más que enterrar a uno y acompañar a la otra, consolándola por su dolor. Pero lo que es imposible para los hombres es posible para Dios. Eso es lo que explica esta página evangélica. Jesús, al ver aquel cortejo fúnebre que sale por la puerta de la ciudad de Naín en dirección al cementerio, se conmueve por aquella madre viuda que siente que su vida se ha desmoronado por completo. El evangelista destaca que Jesús, al ver a aquella madre compungida, "tuvo compasión de ella". Es el mismo sentimiento que hizo que bajara del cielo y caminara por las calles y las plazas de su tiempo para reunir y consolar a las muchedumbres cansadas y abatidas que eran ovejas sin pastor. El cortejo, al ver que Jesús se acerca a la madre, se detiene. Jesús le dice de inmediato que no llore, y luego va hacia el féretro donde yacía el joven muerto, probablemente cubierto por un velo. Los judíos tenían prohibido tocar un cadáver. Pero Jesús infringe esa disposición de la ley levítica. Cuando llega al lado del joven muerto le dice: "Joven, a ti te digo: Levántate". Jesús le habla como si estuviera vivo. Y aquel joven, que parece oír la voz de Jesús, se levanta y empieza a hablar. ¿Acaso el centurión no le había dicho a Jesús: "Señor, basta que lo digas de palabra y mi criado quedará sano"? La palabra evangélica siempre es eficaz si la acogemos con el corazón, ya que hace que resucite la vida, devuelve la energía a quien la ha perdido, crea un corazón nuevo para quien lo tiene de piedra y da hermanos y hermanas a quien está solo. Hoy día son muchos los jóvenes que viven como muertos, es decir, sin esperanza por su futuro. Les han robado la esperanza en un mundo mejor. La sociedad muchas veces es madrastra y padrastra con ellos, y terminan solos y desorientados en un mundo sin futuro. Esperan que alguien se pare a su lado y le diga directamente: "Joven, a ti te digo: Levántate". El Evangelio nos ayuda a tener esperanza y a trabajar por ellos. Muchos tal vez guardamos el recuerdo del enorme encuentro de jóvenes en Río de Janeiro con el papa Francisco. Fue realmente un viento de resurrección. Aquella imagen debe declinarse cada día en todos los países. Los jóvenes de este inicio de siglo necesitan a alguien que se pare a su lado, que frene la caída hacia la muerte, que les toque como hizo Jesús con aquel joven muerto y que sepa decirles palabras verdaderas, fuertes, firmes y llenas de esperanza. Nos puede parecer que no las escuchan. No es así. Si las palabras salen de un corazón lleno de conmoción, como el de Jesús, sabrán escucharlas. En realidad, toda comunidad cristiana, todo discípulo, está llamado a sentir la misma compasión de Jesús por los más jóvenes. De esta compasión fuerte y audaz nacerán también para nosotros las palabras que devuelven la esperanza a los niños y a los jóvenes de hoy.


16/09/2014
Memoria de la Madre del Señor


Agenda de la semana
ENE
15
Domingo 15 de enero
Liturgia del domingo
ENE
16
Lunes 16 de enero
Oración por la Paz
ENE
17
Martes 17 de enero
Memoria de la Madre del Señor
ENE
18
Miércoles 18 de enero
Memoria de los santos y de los profetas
ENE
19
Jueves 19 de enero
Memoria de la Iglesia
ENE
20
Viernes 20 de enero
Memoria de Jesús crucificado
ENE
21
Sábado 21 de enero
Vigilia del domingo
ENE
22
Domingo 22 de enero
Liturgia del domingo