Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma

Recuerdo de santa Teresa de Lisieux, monja carmelitana a la que movía un profundo sentido de la misión de la Iglesia.


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes son una estirpe elegida,
un sacerdocio real, nación santa,
pueblo adquirido por Dios
para proclamar sus maravillas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Lucas 9,57-62

Mientras iban caminando, uno le dijo: «Te seguiré adondequiera que vayas.» Jesús le dijo: «Las zorras tienen guaridas, y las aves del cielo nidos; pero el Hijo del hombre no tiene donde reclinar la cabeza.» A otro dijo: «Sígueme.» El respondió: «Déjame ir primero a enterrar a mi padre.» Le respondió: «Deja que los muertos entierren a sus muertos; tú vete a anunciar el Reino de Dios.» También otro le dijo: «Te seguiré, Señor; pero déjame antes despedirme de los de mi casa.» Le dijo Jesús: «Nadie que pone la mano en el arado y mira hacia atrás es apto para el Reino de Dios.»

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes serán santos
porque yo soy santo, dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Jesús acaba de empezar su viaje desde Galilea hacia Jerusalén y plantea inmediatamente el problema de seguirle. Muchos van hacia él, sobre todo hombres y mujeres que necesitan ayuda, curación y consuelo, pero ¿cómo pueden continuar siguiéndole? Algunos de ellos eran curados o quedaban fascinados por sus palabras y decidían estar con él y seguirlo en su camino. Esa, no obstante, no era una decisión inmediata ni fácil. No todos la entienden. Y muchos lo abandonan porque requiere un notable compromiso. Otros, en cambio, se acercan, se presentan a Jesús y piden seguirle. Hay que destacar, sin embargo, que es Jesús, el que llama, él llama a quien quiere y le dice: "Sígueme". Al inicio de su actividad pública, en Cafarnaún, Jesús llamó a tres pescadores: Pedro, Santiago y Juan (Lc 5,8-11). También aquí, recién llegado a Samaría, son tres las personas que se presentan o que son llamadas. En las respuestas de Jesús emergen las condiciones para poderle seguir y convertirse en discípulos suyos. Y es curioso que las tres respuestas que da Jesús aludan de algún modo a las relaciones con la familia. Al primero que le pide seguirle, es decir, compartir su mismo destino, Jesús le dice que el Hijo del hombre, a diferencia de las zorras que tienen guaridas y las aves que tienen nidos, no tiene ni siquiera donde reclinar la cabeza. El discípulo debe vivir con la misma pobreza que tiene el maestro. No era así con los "rabinos" de entonces, que garantizaban a sus seguidores un lugar para vivir. Es una advertencia severa para los que quisieran una vida garantizada y, al fin y al cabo, tranquila. La segunda persona es llamada directamente por Jesús. Y ante su petición de que le permita ir a enterrar a su padre, Jesús le contesta afirmando que seguirle y escuchar el anuncio del Evangelio tienen el primado incluso por encima de las cosas más delicadas de la familia, como el entierro del padre. Al tercero que se acerca Jesús le dice que si quiere seguirle no debe sentir añoranza alguna por la vida que ha dejado. La vida que recibe quien sigue a Jesús no admite añoranzas ni miradas atrás. Y es más importante que los mismos lazos familiares. En otra ocasión había dicho: "El que ama a su padre o a su madre más que a mí, no puede ser discípulo mío" (Lc 14,26). El Evangelio requiere cortar con la vida pasada y abandonar el egocentrismo y las tradiciones de cada uno para elegir a Jesús como único Señor de la vida. Seguir a Jesús es sin duda una decisión radical y también paradójica. Pero es así porque el amor de Jesús por nosotros es total, radical, paradójico, único. Podríamos decir que Jesús es el primero que vive esta radicalidad en la obediencia al padre y su designio. El discípulo vive del mismo amor que Jesús tiene por el padre. Ese es el amor que nosotros y el mundo necesitamos para ser liberados de la esclavitud del pecado y de la muerte.


01/10/2014
Memoria de los santos y de los profetas


Agenda de la semana
NOV
27
Domingo 27 de noviembre
Liturgia del domingo
NOV
28
Lunes 28 de noviembre
Memoria de los pobres
NOV
29
Martes 29 de noviembre
Memoria de la Madre del Señor
NOV
30
Miércoles 30 de noviembre
Memoria de los apóstoles
DIC
1
Jueves 1 de diciembre
Memoria de la Iglesia
DIC
2
Viernes 2 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
3
Sábado 3 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo