Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Yo soy el buen pastor,
mis ovejas escuchan mi voz
y devendrán
un solo rebaño y un solo redil.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Lucas 10,1-12

Después de esto, designó el Señor a otros 72, y los envió de dos en dos delante de sí, a todas las ciudades y sitios a donde él había de ir. Y les dijo: «La mies es mucha, y los obreros pocos. Rogad, pues, al Dueño de la mies que envíe obreros a su mies. Id; mirad que os envío como corderos en medio de lobos. No llevéis bolsa, ni alforja, ni sandalias. Y no saludéis a nadie en el camino. En la casa en que entréis, decid primero: "Paz a esta casa." Y si hubiere allí un hijo de paz, vuestra paz reposará sobre él; si no, se volverá a vosotros. Permaneced en la misma casa, comiendo y bebiendo lo que tengan, porque el obrero merece su salario. No vayáis de casa en casa. En la ciudad en que entréis y os reciban, comed lo que os pongan; curad los enfermos que haya en ella, y decidles: "El Reino de Dios está cerca de vosotros." En la ciudad en que entréis y no os reciban, salid a sus plazas y decid: Hasta el polvo de vuestra ciudad que se nos ha pegado a los pies, os lo sacudimos. Pero sabed, con todo, que el Reino de Dios está cerca. Os digo que en aquel Día habrá menos rigor para Sodoma que para aquella ciudad.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Les doy un mandamiento nuevo:
que se amen los unos a los otros.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este pasaje evangélico narra el segundo discurso misionero de Jesús que encontramos en el Evangelio de Lucas. Si el primera iba dirigido a los doce (9,1-6), como si quisiera abarcar todo Israel, ahora el motivo es la misión de los setenta y dos discípulos, un número (cfr. Génesis 10) que simboliza a todos los pueblos de la tierra. Lucas lo sitúa al inicio del camino de Jesús hacia Jerusalén. La universalidad de la predicación no es una coletilla del mensaje evangélico, sino que es parte integrante de la misión que Jesús confía a sus discípulos desde el inicio. Él mismo indica que "la mies es mucha", es decir, realmente extensa, "y los obreros pocos". La extensión de la mies es proporcional a la amplitud del dolor que hay en el mundo, a la amplitud de la soledad que entristece a las personas y a la increíble frecuencia de los conflictos que envenenan a los pueblos. Los hombres y los pueblos necesitan enormemente ser liberados de innumerables formas de esclavitud. Y Jesús ve la desproporción entre el increíble trabajo de evangelización que hay que realizar y el pequeño número de discípulos. Jesús es plenamente consciente de esta separación. El problema, de todos modos, no está solo en el el número sino en la calidad. Por eso Jesús, por una parte exhorta a los discípulos a rezar para que el Padre envíe obreros a su mies y por otra parte reza para que su trabajo dé buenos resultados. Sin duda comunicar el Evangelio no es una empresa ligera o fácil; requiere que los discípulos superen sus perezas y sus lentezas y los obstáculos, los peligros y los odios del príncipe del mal. Jesús les dice: "Mirad que os envío como corderos en medio de lobos”. Los discípulos deben ser conscientes del peligro que corren. La ceguera ante los peligros es un signo de insensibilidad del rebaño y de poca inteligencia del pastor. Y eso es aún más importante para la tarea que se les confía. Jesús los exhorta a no quedarse en los lugares de siempre o a repetir las costumbres de siempre, aunque sean religiosas. La Iglesia, la comunidad cristiana –y por tanto cada discípulo– es misionera por su propia naturaleza, es decir, que el Señor la envía a comunicar el Evangelio por todo el mundo, a preparar el corazón de los hombres para que acojan a Jesús como salvador de su vida. El encuentro con Jesús es el don de paz que los discípulos están llamados a llevar a todas las casas. Y envió a aquellos discípulos de dos en dos. Gregorio Magno comenta que Jesús los envió de dos en dos para que su primera predicación fuera el amor mutuo. El amor es la fuerza de los discípulos, los de ayer y los de hoy. El amor del Señor es fuerte y vence a los "lobos" de este mundo, como experimentó Francisco de Asís con el "lobo" de Gubbio. La fuerza de los discípulos de Jesús no radica en su equipaje: no deben llevar nada consigo a parte del Evangelio y el amor del Señor. Con este equipaje, que es al mismo tiempo débil y fuerte, pueden recorrer los caminos del mundo dando testimonio de "aquel que les ha enviado". En cada ciudad, en cada casa, deben anunciar el reino del Dios y hacerlo visible con la curación del mal: "Curad los enfermos... y decidles: 'El Reino de Dios está cerca de vosotros'".


02/10/2014
Memoria de la Iglesia


Agenda de la semana
ENE
15
Domingo 15 de enero
Liturgia del domingo
ENE
16
Lunes 16 de enero
Oración por la Paz
ENE
17
Martes 17 de enero
Memoria de la Madre del Señor
ENE
18
Miércoles 18 de enero
Memoria de los santos y de los profetas
ENE
19
Jueves 19 de enero
Memoria de la Iglesia
ENE
20
Viernes 20 de enero
Memoria de Jesús crucificado
ENE
21
Sábado 21 de enero
Vigilia del domingo
ENE
22
Domingo 22 de enero
Liturgia del domingo