Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma

Recuerdo de san Ignacio, obispo de Antioquía. Fue condenado a muerte y llevado a Roma, donde murió mártir (†107).


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Lucas 12,1-7

En esto, habiéndose reunido miles y miles de personas, hasta pisarse unos a otros, se puso a decir primeramente a sus discípulos: «Guardaos de la levadura de los fariseos, que es la hipocresía. Nada hay encubierto que no haya de ser descubierto ni oculto que no haya de saberse. Porque cuanto dijisteis en la oscuridad, será oído a la luz, y lo que hablasteis al oído en las habitaciones privadas, será proclamado desde los terrados. «Os digo a vosotros, amigos míos: No temáis a los que matan el cuerpo, y después de esto no pueden hacer más. Os mostraré a quién debéis temer: temed a Aquel que, después de matar, tiene poder para arrojar a la gehenna; sí, os repito: temed a ése. «¿No se venden cinco pajarillos por dos ases? Pues bien, ni uno de ellos está olvidado ante Dios. Hasta los cabellos de vuestra cabeza están todos contados. No temáis; valéis más que muchos pajarillos.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

El pasaje evangélico, una vez más, habla de miles de personas que se agolpan alrededor de Jesús "hasta pisarse unos a otros". Eran hombres y mujeres que necesitaban consuelo y que buscaban una vida mejor. Finalmente habían encontrado una persona en la que confiar, en la que depositar su confianza y su esperanza. Había llegado su verdadero pastor. Y, casi instintivamente, acudían a él. Jesús los acoge a todos con misericordia. No echa a nadie. Y tiene una palabra para cada uno. Es un ejemplo extraordinario para todos nosotros. Previene inmediatamente a aquella muchedumbre que lo rodea de los falsos pastores o, mejor dicho, de la levadura de la hipocresía que hacía insoportable y peligrosa la guía de los fariseos. La religiosidad de los fariseos era toda exterioridad, no ponían su corazón en ella, hasta el punto de que no tenían misericordia ni compasión por aquella muchedumbre vejada y abatida. Para ellos bastaba con repetir de manera abstracta y fría los principios de la ley. Una religiosidad de ese tipo contamina, como una mala levadura, toda la vida de la gente. Pero llegará el momento –dice Jesús– en el que todo saldrá a la luz y se verá el vacío y la tristeza de aquel que ha construido su vida con un corazón sin amor y sin misericordia, mostrando solo su orgullo e intentando salvarse a sí mismo. Otra es la situación de los discípulos que escuchan y que siguen al verdadero pastor y maestro: "Os digo a vosotros, amigos míos: No temáis a los que matan el cuerpo, y después de esto no pueden hacer más... temed a Aquel que, después de matar, tiene poder para arrojar a la gehenna". Jesús introduce aquí una distinción preciosa. El cuerpo puede morir, pero existe un "después". Y el discípulo está llamado a reflexionar sobre ese "después". El "después" –sugiere Jesús– está asociado al "corazón", es decir, a la vida interior, a aquel "lugar" en el que se produce el encuentro con Dios, o bien –y sería una decisión dramática– el encuentro con aquel que puede "arrojar a la gehenna". En las palabras de Jesús no hay ningún desprecio por el cuerpo. ¡Hizo tantas curaciones! Pero no hay duda de que el esmero que ponemos en la conversión de nuestro corazón es mínimo en comparación con el que ponemos en nuestro cuerpo, en nuestro bienestar material. A veces por ese bienestar exterior llegamos incluso a vender nuestra alma. Jesús nos recuerda que el Padre que está en los cielos cuida de nosotros mucho más que de los pájaros, y conoce cada uno de los cabellos de nuestra cabeza. Preocupémonos del corazón y de su crecimiento en el amor. Es una urgencia que los cristianos deben vivir para su propia salvación, pero también es un testimonio precioso que estamos llamados a enseñar en un mundo que sitúa el bienestar individual y material por encima de todo. Este mundo nuestro necesita el testimonio evangélico de los discípulos de Jesús para frenar el poder del mal y de la violencia.


17/10/2014
Memoria de Jesús crucificado


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri