Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Yo soy el buen pastor,
mis ovejas escuchan mi voz
y devendrán
un solo rebaño y un solo redil.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Lucas 17,20-25

Habiéndole preguntado los fariseos cuándo llegaría el Reino de Dios, les respondió: «El Reino de Dios viene sin dejarse sentir. Y no dirán: "Vedlo aquí o allá", porque el Reino de Dios ya está entre vosotros.» Dijo a sus discípulos: «Días vendrán en que desearéis ver uno solo de los días del Hijo del hombre, y no lo veréis. Y os dirán: "Vedlo aquí, vedlo allá." No vayáis, ni corráis detrás. Porque, como relámpago fulgurante que brilla de un extremo a otro del cielo, así será el Hijo del hombre en su Día. Pero, antes, le es preciso padecer mucho y ser reprobado por esta generación.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Les doy un mandamiento nuevo:
que se amen los unos a los otros.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Los fariseos le preguntan a Jesús cuándo llegará el reino de Dios. Es el tema central de la predicación de Jesús. Los discípulos hicieron una pregunta similar. En Israel todo el mundo esperaba al Mesías liberador. Y en el tiempo de Jesús aquella espera era aún más aguda, como demuestra la insistencia de los discípulos en los Evangelios. Todos esperaban un reino como el de los poderosos de la tierra. Nadie se había dado cuenta de que el reino ya estaba entre ellos con la llegada de aquel joven profeta a la historia de los hombres. Jesús inauguraba el reino de Dios en la tierra pero no "llamando la atención", es decir, no de manera imponente y espectacular. Nadie puede decir "aquí está" o "allí está", ya que es algo de naturaleza espiritual, interior. No porque sea abstracto o etéreo, sino porque empieza por la conversión del corazón que ve en Jesús al liberador del pecado y de la muerte, que son precisamente el reino del diablo, del príncipe del mal. Jesús es el "tiempo nuevo" de la salvación. El reino de los Cielos, es decir, el reino donde "reina" el amor y la misericordia, empieza exactamente con la llegada a la tierra del Hijo de Dios: su acción de curación y su predicación luchan contra el mal que va perdiendo terreno hasta llegar a la derrota definitiva que llega a través de su muerte y resurrección. Por eso Jesús puede decir que el reino de Dios "está entre vosotros", es decir, entre los que escuchan y ponen en práctica su palabra. Participar en el reino, en este sueño de liberación del mundo del poder del diablo y del mal, comporta también sufrimiento y dolor, empezando por el mismo Jesús. Eso es lo que significan las palabras que dijo Jesús: "El Reino de los Cielos sufre violencia, y los violentos lo arrebatan" (Mt 11,12). Es decir, hay una lucha incesante entre el bien y el mal. Jesús derrotó radicalmente el mal, que no obstante continúa dando coletazos. Cuando lleguen los días –dice Jesús dirigiéndose directamente a los discípulos y ya no a los fariseos– en los que serán duramente sometidos a prueba, los discípulos querrán "ver uno solo de los días del Hijo del hombre", es decir, tener algún consuelo. Y no lo habrá. Pero no por eso deben dejar al Maestro para seguir a los falsos ídolos que van surgiendo. No tienen que buscar al Mesías "aquí" o "allá". Jesús continúa siendo el único Señor y ellos deben seguirle solo a él. El Evangelio es firme, es como el "relámpago fulgurante que brilla de un extremo a otro del cielo"; su proclamación rompe la oscuridad del mundo y revela el rostro de Jesús. Dichosos nosotros si dejamos que esta palabra de salvación nos deslumbre, y no otras habladurías vacías.


13/11/2014
Memoria de la Iglesia


Agenda de la semana
NOV
27
Domingo 27 de noviembre
Liturgia del domingo
NOV
28
Lunes 28 de noviembre
Memoria de los pobres
NOV
29
Martes 29 de noviembre
Memoria de la Madre del Señor
NOV
30
Miércoles 30 de noviembre
Memoria de los apóstoles
DIC
1
Jueves 1 de diciembre
Memoria de la Iglesia
DIC
2
Viernes 2 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
3
Sábado 3 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo