Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Lucas 17,26-36

«Como sucedió en los días de Noé, así será también en los días del Hijo del hombre. Comían, bebían, tomaban mujer o marido, hasta el día en que entró Noé en el arca; vino el diluvio y los hizo perecer a todos. Lo mismo, como sucedió en los días de Lot: comían, bebían, compraban, vendían, plantaban, construían; pero el día que salió Lot de Sodoma, Dios hizo llover fuego y azufre del cielo y los hizo perecer a todos. Lo mismo sucederá el Día en que el Hijo del hombre se manifieste. «Aquel Día, el que esté en el terrado y tenga sus enseres en casa, no baje a recogerlos; y de igual modo, el que esté en el campo, no se vuelva atrás. Acordaos de la mujer de Lot. Quien intente guardar su vida, la perderá; y quien la pierda, la conservará. Yo os lo digo: aquella noche estarán dos en un mismo lecho: uno será tomado y el otro dejado; habrá dos mujeres moliendo juntas: una será tomada y la otra dejada.» Y le dijeron: «¿Dónde, Señor?» El les respondió: «Donde esté el cuerpo, allí también se reunirán los buitres.»

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Jesús continúa hablando con los fariseos que le habían preguntado sobre el reino de los Cielos y habla de él como de un acontecimiento imprevisto que llega por sorpresa. Por eso exhorta a todos a prepararse sin perder tiempo. Con dos ejemplos del Antiguo Testamento, el castigo del diluvio y la destrucción de Sodoma, Jesús nos advierte de que no nos resignemos al mal, de que no nos cerremos en nuestro egocentrismo, de que no llevemos una vida banal y sin sentido, llena únicamente de nuestro yo o de la búsqueda incesante de nuestras satisfacciones. Quien está cerrado en sí mismo, tanto si es por pereza como por testarudez, no será capaz de hacer espacio para otras cosas y no entenderá el "día" de la llegada del Hijo del hombre. Por eso es bueno que el discípulo no tenga el corazón lleno de sí mismo y pagado de sus cosas, como si no tuviera nada por esperar y por cambiar. El diluvio, dice Jesús, y también el fuego del cielo, llegaron de repente y nadie pudo escapar precisamente porque todos estaban encorvados sobre ellos mismos y no se veían más que a ellos mismos. Jesús advierte a los discípulos de que "aquel día" (v. 31) y "aquella noche" (v. 34) deben estar atentos. Y estar atento implica no aferrarse a las cosas de uno y a las tradiciones de uno. Sí, distanciarse del mundo, de las cosas, de poseer las cosas, tanto si son grandes como si son pequeñas, es determinante para acoger en nuestro corazón el reino de Dios que viene. Y también tenemos que distanciarnos de lo que consideramos nuestro bien supremo: la vida, que en realidad a menudo malgastamos o tiramos. Jesús aclara bien el camino de la salvación o, dicho de otro modo, cómo interpretar el sentido de nuestra vida: "Quien intente guardar su vida, la perderá; y quien la pierda, la conservará" (v. 33). ¿Qué significa? El evangelista Lucas ya había escrito esas palabras anteriormente, y había añadido "por mí" (9,24). Lo que Jesús le pide al discípulo es que gaste su vida, toda su vida, para servir al Evangelio, para seguir a Jesús y participar en su plan de amor. De ese modo podemos conservar la vida, y no solo conservarla sino que podemos hacerla crecer. Si nos quedamos con el Señor, recogeremos con él los frutos del reino. En cambio, aquel que prefiere quedarse solo, es decir, aquel que gasta su vida solo para sí mismo, desparrama y no recoge nada. Cuando llegue el día fijado –continúa Jesús–, lo que contará no será ser de unos o de otros, sino haber elegido a Jesús y su obra. Tanto es así que, aunque dos estén en el mismo lecho o trabajen juntos, uno será llevado al cielo y el otro al infierno. Todo depende del corazón, de hacia dónde mira el corazón. Aquel día los discípulos, como pasa con los buitres que se reúnen allí donde está la presa, se reunirán alrededor del Señor para recibir la salvación.


14/11/2014
Memoria de Jesús crucificado


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri