Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes son una estirpe elegida,
un sacerdocio real, nación santa,
pueblo adquirido por Dios
para proclamar sus maravillas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Lucas 19,11-28

Estando la gente escuchando estas cosas, añadió una parábola, pues estaba él cerca de Jerusalén, y creían ellos que el Reino de Dios aparecería de un momento a otro. Dijo pues: «Un hombre noble marchó a un país lejano, para recibir la investidura real y volverse. Habiendo llamado a diez siervos suyos, les dio diez minas y les dijo: "Negociad hasta que vuelva." Pero sus ciudadanos le odiaban y enviaron detrás de él una embajada que dijese: "No queremos que ése reine sobre nosotros." «Y sucedió que, cuando regresó, después de recibir la investidura real, mandó llamar a aquellos siervos suyos, a los que había dado el dinero, para saber lo que había ganado cada uno. Se presentó el primero y dijo: "Señor, tu mina ha producido diez minas." Le respondió: "¡Muy bien, siervo bueno!; ya que has sido fiel en lo mínimo, toma el gobierno de diez ciudades." Vino el segundo y dijo: "Tu mina, Señor, ha producido cinco minas." Dijo a éste: "Ponte tú también al mando de cinco ciudades." «Vino el otro y dijo: "Señor, aquí tienes tu mina, que he tenido guardada en un lienzo; pues tenía miedo de ti, que eres un hombre severo; que tomas lo que no pusiste, y cosechas lo que no sembraste." Dícele: "Por tu propia boca te juzgo, siervo malo; sabías que yo soy un hombre severo, que tomo lo que no puse y cosecho lo que no sembré; pues ¿por qué no colocaste mi dinero en el banco? Y así, al volver yo, lo habría cobrado con los intereses." Y dijo a los presentes: "Quitadle la mina y dádsela al que tiene las diez minas." Dijéronle: "Señor, tiene ya diez minas." #VALORE! «"Pero a aquellos enemigos míos, los que no quisieron que yo reinara sobre ellos, traedlos aquí y matadlos delante de mí."» Y habiendo dicho esto, marchaba por delante subiendo a Jerusalén.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes serán santos
porque yo soy santo, dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Jesús, rodeado de mucha gente, llega al final de su viaje y está a punto de entrar en Jerusalén. Alguien cree que ha llegado el momento de la manifestación del reino de Dios en la ciudad santa. La mayoría de la gente lo espera como un acontecimiento de tipo político. Pero Jesús quiere alejar toda ilusión en ese sentido y explica una parábola sobre cómo hay que esperar el reino de los Cielos. Por eso habla de un hombre noble que se va a un país lejano para recibir la dignidad real. Antes de partir, no obstante, llama a diez siervos y confía a cada uno una moneda de oro para que durante su ausencia la hagan fructificar. Aquellos siervos, evidentemente, no son propietarios de aquel dinero, sino únicamente administradores. Y como tales deben dedicarse sabiamente y con energía para hacerlo fructificar. Los dos primeros siervos, al volver el señor, le presentan el fruto de su trabajo. El primero había logrado multiplicar diez veces aquella moneda y el segundo, cinco veces. Ambos oyeron que les decían: "¡Muy bien, siervo bueno!; ya que has sido fiel en lo insignificante, toma el gobierno de diez ciudades". El problema llega con el tercer siervo. Este, por miedo de ocuparse en algo que lo distraería de la atención por sus bienes, escondió la moneda en un lienzo para que no se perdiera. De ese modo, evidentemente, estaba seguro de que no se perdería, pero no dejaba que diera fruto. Pensó que bastaba guardarla, sin sentirse corresponsable de aquella moneda. Así, demostraba realmente poca familiaridad con el señor, e incluso se mostraba ajeno a sus preocupaciones. Era un siervo ajeno a las preocupaciones del señor. Aquella moneda era más una molestia que una responsabilidad y un honor. Su actitud fría y distante, en efecto, se ve claramente en las palabras que le dice al señor cuando le devuelve la moneda. El señor lo reprende duramente. No solo no lo alaba, obviamente, sino que destaca su culpable indolencia y ordena que le quiten incluso la moneda que había guardado. Podemos comparar el señor de la parábola a Jesús mismo. Él confía a sus discípulos la preciosísima "moneda de oro" que es su Evangelio. Es un regalo inestimable que no debemos quedarnos para nosotros mismos ni tenemos que guardar en nuestro pequeño y gran "lienzo". Los discípulos reciben el Evangelio para que estos lo comuniquen a los demás hombres, estén donde estén, y de ese modo llegue pronto y se extienda el reino de amor y de paz que Jesús vino a inaugurar sobre la tierra de los hombres. El gesto del señor de dar la moneda que no había dado fruto al primer siervo indica el gran deseo de que el Evangelio sea comunicado a todos y con la mayor solicitud posible. Por eso Jesús dice al término de la parábola: "a todo el que tiene, se le dará; pero al que no tiene, aun lo que tiene se le quitará". No es posible seguir a Jesús sin comunicar el Evangelio, sin comunicar el amor por todo el mundo. La indolencia hace que perdamos lo que hemos recibido como regalo. Porque aquel don, por su naturaleza, debe fructificar, debe ser comunicado a todos. Eso es lo que sucede con el amor: si no amamos lo perdemos porque la soledad nos engulle.


19/11/2014
Memoria de los santos y de los profetas


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri