Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma

Recuerdo de Nuestra Señora de Guadalupe, en México.


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Isaías 48,17-19

Así dice Yahveh, tu redentor,
el Santo de Israel.
Yo, Yahveh, tu Dios,
te instruyo en lo que es provechoso
y te marco el camino por donde debes ir. ¡Si hubieras atendido a mis mandatos,
tu dicha habría sido como un río
y tu victoria como las olas del mar! ¡Tu raza sería como la arena
los salidos de ti como sus granos!
¡Nunca habría sido arrancado ni borrado
de mi presencia su nombre!

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

De nuevo, el Señor quiere afirmar su presencia en un mundo que fácilmente se aleja de él pensando que así la vida es mejor. Sin embargo, nunca es bella la vida lejos de Dios. Es más, immediatamente se vuelve triste y violenta. Y lo saben sobre todo los más débiles que son abandonados a ellos mismos. La decisión del profeta de repetir en esta parte del libro de forma casi obsesiva el llamamiento a la presencia y a la unicidad de Dios es porque quiere como romper nuestra testaruda cerrazón, nuestro perezoso egocentrismo. Es urgente levantar la mirada de nosotros mismos y darnos cuenta del Señor y de su amor por nosotros. El profeta presenta a un Dios que está cerca de su pueblo, que lo acompaña y sobre todo que pide ser reconocido y amado. Todos nosotros sabemos por experiencia que es fácil dejarnos llevar por nosotros mismos, por nuestros ritmos, por nuestras preocupaciones y olvidarnos del Señor y de su amor. Y cuando nos acostumbramos a vivir sin la conciencia de la presencia de Dios es más fácil acabar en una vida anodina y sin sentido. Solo el Señor sabe conducir nuestros pasos hacia la paz. A través de los profetas, él sigue hablando a su pueblo y también a nosotros para que prestemos atención a sus mandatos, a su palabra. La escucha de la Palabra de Dios es la bendición para nuestra vida; y nosotros, iluminados por ella, seremos bendición para muchos, como le ocurrió a Abrahán, que escuchó la voz del Señor y se confió a Él. Y se convirtió en bendición para muchos. Desgraciadamente, el persistente egocentrismo y ceder a los muchos pequeños ídolos de la vida cotidiana nos distraen del Señor y de la escucha de su Palabra. Sin embargo, de esa forma hacemos árida nuestra vida y dejamos de ser signo del amor de Dios y de su presencia.


12/12/2014
Memoria de Jesús crucificado


Agenda de la semana
ENE
15
Domingo 15 de enero
Liturgia del domingo
ENE
16
Lunes 16 de enero
Oración por la Paz
ENE
17
Martes 17 de enero
Memoria de la Madre del Señor
ENE
18
Miércoles 18 de enero
Memoria de los santos y de los profetas
ENE
19
Jueves 19 de enero
Memoria de la Iglesia
ENE
20
Viernes 20 de enero
Memoria de Jesús crucificado
ENE
21
Sábado 21 de enero
Vigilia del domingo
ENE
22
Domingo 22 de enero
Liturgia del domingo