Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Espíritu del Señor está sobre ti,
el que nacerá de ti será santo.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Malaquías 3,1-4.23-24

He aquí que yo envío a mi mensajero a allanar el camino delante de mí, y enseguida vendrá a su Templo el Señor a quien vosotros buscáis; y el Angel de la alianza, que vosotros deseáis, he aquí que viene, dice Yahveh Sebaot. ¿Quién podrá soportar el Día de su venida? ¿Quién se tendrá en pie cuando aparezca? Porque es él como fuego de fundidor y como lejía de lavandero. Se sentará para fundir y purgar. Purificará a los hijos de Leví y los acrisolará como el oro y la plata; y serán para Yahveh los que presentan la oblación en justicia. Entonces será grata a Yahveh la oblación de Judá y de Jerusalén, como en los días de antaño, como en los años antiguos. He aquí que yo os envío al profeta Elías antes que llegue el Día de Yahveh, grande y terrible. El hará volver el corazón de los padres a los hijos, y el corazón de los hijos a los padres; no sea que venga yo a herir la tierra de anatema.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

He aquí Señor, a tus siervos:
hágase en nosotros según tu Palabra.

Aleluya, aleluya, aleluya.

La liturgia nos hace escuchar estas palabras del profeta Malaquías mientras nos encontramos a las puertas de la Navidad. El profeta Malaquías vivió durante la reconstrucción del segundo Templo, en la segunda mitad del siglo V. No obstante, la reconstrucción del Templo no impidió que el pueblo siguiese una vida religiosamente decadente, y hasta los mismos sacerdotes que lo servían habían cedido a la corrupción. En definitiva, una fuerte estridencia se advertía entre la restauración exterior del templo y la profusa corrupción de la mayoría. Un pequeño resto se interrogaba sobre dónde había acabado la justicia de Dios. Y he aquí que el profeta anuncia que el Señor enviará a un profeta para preparar Su propia venida. Aquel día, cuando el Señor mismo venga, será un día “grande y terrible” (v.23). El purificará el templo y sus sacerdotes, y pronunciará su juicio sobre los malvados. El profeta que precede la venida del Señor es identificado con Elías, una convicción que atravesará los siglos sucesivos y que todavía está presente en tiempos de Jesús. Es singular que Malaquías, el último profeta del Antiguo Testamento, parece introducir al primero del Nuevo Testamento, Juan Bautista, llamado a preparar los caminos para la llegada del Mesías. El evangelista Juan refiere esta afirmación del Bautista: “Yo soy la voz del que clama en el desierto: Rectificad el camino del Señor, como dijo el profeta Isaías” (Jn 1, 23). La Escritura parece insistir en la necesidad de que haya un profeta que prepare el encuentro con el Mesías. Podemos decir que todos necesitamos la palabra de un profeta para que nuestro corazón se abra para acoger al Señor. La fe no es un ejercicio de esfuerzo personal, no es el fruto de nuestras capacidades ascéticas. El apóstol Pablo aclara bien cómo actúa la fe. Esta nace de algo que está fuera de nosotros y que nosotros podemos acoger en el momento en que se nos da gratuitamente. Escribe Pablo: “la fe viene de la predicación, y la predicación, por la palabra de Cristo” (Rm 10,17). En la inminencia de la Navidad, esta palabra profética nos exhorta a no encerrarnos en nosotros mismos y a dilatar el corazón liberándolo de todo empache de egocentrismo para hacer espacio el Señor que viene.


23/12/2014
Memoria de la Madre del Señor


Agenda de la semana
FEB
19
Domingo 19 de febrero
Liturgia del domingo
FEB
20
Lunes 20 de febrero
Oración por la Paz
FEB
21
Martes 21 de febrero
Memoria de la Madre del Señor
FEB
22
Miércoles 22 de febrero
Memoria de los apóstoles
FEB
23
Jueves 23 de febrero
Memoria de la Iglesia
FEB
24
Viernes 24 de febrero
Memoria de Jesús crucificado
FEB
25
Sábado 25 de febrero
Vigilia del domingo
FEB
26
Domingo 26 de febrero
Liturgia del domingo