Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra
a los hombres de buena voluntad.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Primera Juan 4,11-18

Queridos,
si Dios nos amó de esta manera,
también nosotros debemos amarnos unos a otros. A Dios nadie le ha visto nunca.
Si nos amamos unos a otros,
Dios permanece en nosotros
y su amor ha llegado en nosotros a su plenitud. En esto conocemos
que permanecemos en él y él en nosotros:
en que nos ha dado de su Espíritu. Y nosotros hemos visto
y damos testimonio
de que el Padre envió a su Hijo,
como Salvador del mundo. Quien confiese que Jesús es el Hijo de Dios,
Dios permanece en él y él en Dios. Y nosotros hemos conocido
el amor que Dios nos tiene,
y hemos creído en él.
Dios es Amor
y quien permanece en el amor
permanece en Dios y Dios en él. En esto ha llegado el amor a su plenitud con nosotros:
en que tengamos confianza en el día del Juicio,
pues como él es, así somos nosotros en este mundo. No hay temor en el amor;
sino que el amor perfecto expulsa el temor,
porque el temor mira el castigo;

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Aleluya, aleluya, aleluya.
Aleluya, aleluya, aleluya.
Aleluya, aleluya, aleluya.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Juan escribe a los cristianos dando el motivo del amor recíproco: “si Dios nos ha amado de esta manera, también nosotros debemos amarnos unos a otros”. El amor entre los cristianos no es un amor cualquiera; debe tener la misma calidad, la misma naturaleza, la misma pasión que el amor que Dios siente por nosotros. En definitiva, Dios es la medida del amor, también del amor recíproco. Pero, ¿cómo es posible vivir un amor así, podríamos preguntarnos, si “a Dios nadie le ha visto nunca”? Continuando con su Carta, Juan confirma que “A Dios nadie le ha visto nunca”, pero añade: “Si nos amamos unos a otros, Dios mora en nosotros y su amor ha llegado en nosotros a la perfección”. En el Prólogo del cuarto Evangelio, el evangelista escribe: “A Dios nadie le ha visto jamás: el Hijo Unigénito, que está en el seno del Padre, él lo ha contado” (1,18) . Es Jesús quien nos ha revelado el rostro del Padre. Y, en efecto, mirando a Jesús podremos decir con plena razón: “Jesús es amor”. De hecho, todo en él habla de un amor que no conoce ningún límite. En esta Carta Juan escribe que si nos amamos los unos a los otros moramos en Dios. No dice que veremos a Dios, sino que estamos en él como en una morada, como en su casa. A Dios lo veremos “cara a cara” al final de los días, pero desde ahora podemos habitar con él. Y el amor es la casa en la que habitamos, o mejor dicho, en la que hemos sido llamados a vivir. Es el Señor quien nos abraza y nos rodea con su misericordia, con su amor. El Espíritu enviado por el Padre nos une a Él y con los hermanos. Si permanecemos en este amor que hemos recibido como don, entonces podremos observar su palabra y amarnos unos a otros. Y esta es la perfección. No somos perfectos por estar sin mancha, sino porque nos dejamos abrazar por el amor de Dios. Juan concluye que este amor nos libra de todo miedo, de todo temor. En efecto, Dios no es un juez severo sino un Padre que nos ama hasta dar a su mismo Hijo por nosotros.


09/01/2015
Oración del tiempo de Navidad


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri