Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma

Fiesta del Cristo negro de Esquipulas, en Guatemala, venerado en todo Centro América.


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Yo soy el buen pastor,
mis ovejas escuchan mi voz
y devendrán
un solo rebaño y un solo redil.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Hebreos 3,7-14

Por eso, como dice el Espíritu Santo: Si oís hoy su voz, no endurezcáis vuestros corazones como en la Querella, el día de la provocación en el desierto, donde me provocaron vuestros padres y me pusieron a prueba, aun después de haber visto mis obras durante cuarenta años. Por eso me irrité contra esa generación y dije: Andan siempre errados en su corazón; no conocieron mis caminos. Por eso juré en mi cólera: ¡No entrarán en mi descanso! ¡Mirad, hermanos!, que no haya en ninguno de vosotros un corazón maleado por la incredulidad que le haga apostatar de Dios vivo; antes bien, exhortaos mutuamente cada día mientras dure este hoy, para que ninguno de vosotros se endurezca seducido por el pecado. Pues hemos venido a ser partícipes de Cristo, a condición de que mantengamos firme hasta el fin la segura confianza del principio.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Les doy un mandamiento nuevo:
que se amen los unos a los otros.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este pasaje de la Carta a los Hebreos comienza citando la segunda parte del salmo 95 que condena la sordera del pueblo de Israel durante los años del éxodo en el desierto. En realidad, el salmo empieza como un canto de invitación a entrar en el santuario: «Venid, cantemos gozosos al Señor, aclamemos a la Roca que nos salva; entremos en su presencia dándole gracias, aclamándolo con salmos. Entrad, rindamos homenaje inclinados, ¡arrodillados ante el Señor que nos creó!» (Sal 95, 1-6). Tal vez el autor quería subrayar que el nuevo pueblo de los discípulos ya ha entrado en la casa del Señor y, por tanto, escucha más la Palabra de Dios y no endurece su corazón como hicieron los judíos en Masá y Meribá. Se podría decir que, como la misericordia de Dios por nosotros ha sido mayor que la que tuvo el pueblo de Israel en el desierto, también nuestra disponibilidad para escuchar la Palabra del Señor debe estar bien dispuesta. Cierto es que de la escucha del Evangelio depende la entrada en la casa del Señor y permanecer allí como familiares. El autor de la Carta no solo pide no alejarse de Dios, es decir, seguir escuchando su Palabra, sino que nos invita a exhortanos «unos a otros cada día […] para que ninguno de vosotros se endurezca seducido por el pecado». Hay una gran sabiduría pastoral en esta indicación: solo una fraternidad efectiva y cotidiana garantiza el seguir siendo discípulos. El autor sagrado se dirige a toda la comunidad: todos los «hermanos» tienen la responsabilidad de estar atentos unos de otros y de preocuparse sobre todo de los que ya no prestan atención a la voz de Dios. No solo algunos están llamados a la responsabilidad hacia los otros. Todos, cada cristiano, está llamado a mantener los ojos abiertos hacia el hermano para que no se pierda. En ese sentido se podría decir que a todo discípulo se le confía la «paráclisis», es decir, el poder de consolar a los hermanos para impedir la «esclerosis» del corazón, ese endurecimiento que amarga al hombre y lo vuelve descontento y egocéntrico. En efecto, no es posible ser discípulos de Jesús por cuenta propia o separados de los hermanos: únicamente se es discípulo si se escucha la Palabra de Dios junto a los demás. De hecho, en la escucha común de las Escrituras el mismo Espíritu Santo habla y edifica en un solo cuerpo a los que lo escuchan. La continuidad de la escucha convierte en discípulos a los que acogen en el corazón la Palabra sembrada en ellos. Y el «hoy» que la Carta invoca es la vida cotidiana iluminada por el Evangelio. Así entramos en el descanso que el Señor concede a sus fieles. Exhortarse unos a otros, sostenerse mutuamente y rezar juntos los unos por los otros edifica la comunidad como familia de Dios capaz de acoger y consolar.


15/01/2015
Memoria de la Iglesia


Agenda de la semana
ENE
22
Domingo 22 de enero
Liturgia del domingo
ENE
23
Lunes 23 de enero
Memoria de los pobres
ENE
24
Martes 24 de enero
Memoria de la Madre del Señor
ENE
25
Miércoles 25 de enero
Memoria de los apóstoles
ENE
26
Jueves 26 de enero
Memoria de la Iglesia
ENE
27
Viernes 27 de enero
Memoria de Jesús crucificado
ENE
28
Sábado 28 de enero
Vigilia del domingo
ENE
29
Domingo 29 de enero
Liturgia del domingo