Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma

Oración por la unidad de las Iglesias. Recuerdo especial de las antiguas Iglesias de Oriente (siro-ortodoxa, copta, armenia y asiria).


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Espíritu del Señor está sobre ti,
el que nacerá de ti será santo.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Hebreos 6,10-20

Porque no es injusto Dios para olvidarse de vuestra labor y del amor que habéis mostrado hacia su nombre, con los servicios que habéis prestado y prestáis a los santos. Deseamos, no obstante, que cada uno de vosotros manifieste hasta el fin la misma diligencia para la plena realización de la esperanza, de forma que no os hagáis indolentes, sino más bien imitadores de aquellos que, mediante la fe y la perseverancia, heredan las promesas. Cuando Dios hizo la Promesa a Abraham, no teniendo a otro mayor por quien jurar, juró por sí mismo diciendo: ¡Sí!, te colmaré de bendiciones y te acrecentaré en gran manera. Y perseverando de esta manera, alcanzó la Promesa. Pues los hombres juran por uno superior y entre ellos el juramento es la garantía que pone fin a todo litigio. Por eso Dios, queriendo mostrar más plenamente a los herederos de la Promesa la inmutabilidad de su decisión, interpuso el juramento, para que, mediante dos cosas inmutables por las cuales es imposible que Dios mienta, nos veamos más poderosamente animados los que buscamos un refugio asiéndonos a la esperanza propuesta, que nosotros tenemos como segura y sólida ancla de nuestra alma, y que penetra hasta más allá del velo, adonde entró por nosotros como precursor Jesús, hecho, a semejanza de Melquisedec, Sumo Sacerdote para siempre.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

He aquí Señor, a tus siervos:
hágase en nosotros según tu Palabra.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Enviando a su Hijo, Dios ha intervenido de forma definitiva en la historia del mundo. Y ha asegurado su indefectible presencia. La Carta a los Hebreos insiste en el juramento de Dios, ese acto solemne que Dios cumplió con Abrahán y con Israel. Ese juramento implicaba fidelidad y compromiso para realizar cuanto Dios había prometido, es decir, la salvación del pueblo que había elegido como el “suyo”. El juramento que hizo con Abrahán era un acto gratuito de Dios hecho por amor. Los cristianos se insertan en esta historia antigua. Jesús la ha llevado a cumplimiento, sin cancelarla. Por esta la Carta a los Hebreos insiste en el lazo con Abrahán y con las promesas que el Señor hizo al Patriarca. A través de Abrahán también Melquisedec se inserta en la historia de salvación, aún no siendo judío. Podríamos decir que nadie puede construir su vida más allá de una historia más amplia. A veces vivimos la tentación de considerarnos únicos, irrepetibles, como si todo comenzase y acabase con nosotros, perdiendo la alegría de formar parte de la historia de un pueblo, el pueblo de los cristianos, pero incluso antes el pueblo de la promesa hecha a Abrahán, ese pueblo de Israel al que los discípulos de Jesús están especialmente unidos, porque es a través de ellos como las promesas han llegado hasta nosotros. El autor de la Carta se dirige a una comunidad en la que se habían insinuado dudas y resignación, y también un sentido de falta de reconocimiento por el trabajo desarrollado. De hecho, poco antes escribió: “Porque no es injusto Dios para olvidarse de vuestras obras y del amor que habéis mostrado en su nombre, con los servicios que habéis prestado y prestáis a los santos(es decir, a los cristianos). Deseamos, no obstante, que cada uno de vosotros manifieste la misma diligencia …y no seáis indolentes, sino más bien imitadores de aquellos que, mediante la fe y la perseverancia, heredan las promesas”. Cuando se olvida la historia de amor de la que formamos parte, corremos el riesgo de que prevalezca un sentido de reivindicación de derechos y en consecuencia una pereza que nos lleva lejos de esa “diligencia”, de esa pasión por el Evangelio de Jesús que siempre se nos pide a los cristianos, pero que en este tiempo el Papa Francisco no deja de recordar. Aferrémonos con fuerza “a la esperanza propuesta” para ser también nosotros portadores de las promesas de Dios, de su diseño de amor hacia todos los hombres, de su presencia sobre todo allí donde el sufrimiento y el dolor marcan la existencia de los hombres y las mujeres. Jesús no dejará que le falte nunca lo necesario a los que confían en él, porque Él es el Señor del Sábado y de la historia.


20/01/2015
Memoria de la Madre del Señor


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri