Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma

Oración por la unidad de las Iglesias. Recuerdo especial de las Iglesias y comunidades eclesiales luteranas, reformadas, metodistas, baptistas y pentecostales.


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Yo soy el buen pastor,
mis ovejas escuchan mi voz
y devendrán
un solo rebaño y un solo redil.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Hebreos 7,25-8,6

De ahí que pueda también salvar perfectamente a los que por él se llegan a Dios, ya que está siempre vivo para interceder en su favor. Así es el Sumo Sacerdote que nos convenía: santo, inocente, incontaminado, apartado de los pecadores, encumbrado por encima de los cielos, que no tiene necesidad de ofrecer sacrificios cada día, primero por sus pecados propios como aquellos Sumos Sacerdotes, luego por los del pueblo: y esto lo realizó de una vez para siempre, ofreciéndose a sí mismo. Es que la Ley instituye Sumos Sacerdotes a hombres frágiles: pero la palabra del juramento, posterior a la Ley, hace el Hijo perfecto para siempre. Este es el punto capital de cuanto venimos diciendo, que tenemos un Sumo Sacerdote tal, que se sentó a la diestra del trono de la Majestad en los cielos, al servicio del santuario y de la Tienda verdadera, erigida por el Señor, no por un hombre. Porque todo Sumo Sacerdote está instituido para ofrecer dones y sacrificios: de ahí que necesariamente también él tuviera que ofrecer algo. Pues si estuviera en la tierra, ni siquiera sería sacerdote, habiendo ya quienes ofrezcan dones según la Ley. Estos dan culto en lo que es sombra y figura de realidades celestiales, según le fue revelado a Moisés al emprender la construcción de la Tienda. Pues dice: Mira, harás todo conforme al modelo que te ha sido mostrado en el monte. Mas ahora ha obtenido él un ministerio tanto mejor cuanto es Mediador de una mejor Alianza, como fundada en promesas mejores.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Les doy un mandamiento nuevo:
que se amen los unos a los otros.

Aleluya, aleluya, aleluya.

El pasaje explica una vez más el sentido del Sumo Sacerdocio de Cristo: “no tiene necesidad de ofrecer sacrificios cada día como aquellos sumos sacerdotes, primero por sus propios pecados, luego por los del pueblo; y esto lo realizó de una vez para siempre, ofreciéndose a sí mismo”. Estamos en el corazón de la fe cristiana: Jesús ha ofrecido su vida por nosotros, víctima inocente, único sacrificio, a través del cual se ha constituido en mediador entre Dios y los hombres. A través de él nosotros podemos ser perdonados y entrar en comunión con Dios, vivir en alianza con Él. Con su muerte y resurrección ha dado inicio a un tiempo nuevo y a una nueva alianza en su sangre derramada por nosotros. En la liturgia eucarística nosotros celebramos este gran misterio de salvación, porque en el don de su cuerpo y de su sangre se renueva cada vez su muerte y resurrección, y nosotros nos constituimos siempre como su pueblo, su comunidad. De aquí comprendemos la centralidad de la Liturgia Eucarística del Domingo, en la que somos engendrados a una nueva vida. Al igual que el Sábado judío es visto en el libro del Génesis como el cumplimiento de la creación, también en el Domingo de los cristianos se cumple la nueva creación, la instaurada por la muerte y resurrección del Señor. Claro, para nosotros y para la creación es hoy un cumplimiento parcial, porque solo en Jesucristo se ha vencido la muerte y la corrupción, pero no en nosotros y en la creación. De hecho, anhelamos con esperanza el cumplimiento definitivo, cuando “no habrá ya muerte ni habrá llanto, ni gritos ni fatigas, porque el mundo viejo ha pasado” (Ap 21,4). Sin embargo, ya desde ahora experimentamos la liberación de la esclavitud del pecado en el encuentro con Jesús, en el perdón que se nos concede, en la curación de nuestra alma. La obra de curación de Jesús, como narran los Evangelios, es el signo de que el Reino de Dios ha empezado ya, pero todavía no ha alcanzado su cumplimiento. Por esto todos necesitamos a este Sumo Sacerdote según el orden de Melquisedec, para que siga ofreciendo su vida por nosotros, dándonos su pan, y haciéndose alimento para nosotros en esa Palabra que se convierte en pan y alimento de vida eterna.


22/01/2015
Memoria de la Iglesia


Agenda de la semana
NOV
27
Domingo 27 de noviembre
Liturgia del domingo
NOV
28
Lunes 28 de noviembre
Memoria de los pobres
NOV
29
Martes 29 de noviembre
Memoria de la Madre del Señor
NOV
30
Miércoles 30 de noviembre
Memoria de los apóstoles
DIC
1
Jueves 1 de diciembre
Memoria de la Iglesia
DIC
2
Viernes 2 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
3
Sábado 3 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo