Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma

Jornada europea de recuerdo de la Shoá.


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Espíritu del Señor está sobre ti,
el que nacerá de ti será santo.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Hebreos 10,1-10

No conteniendo, en efecto, la Ley más que una sombra de los bienes futuros, no la realidad de las cosas, no puede nunca, mediante unos mismos sacrificios que se ofrecen sin cesar año tras año, dar la perfección a los que se acercan. De otro modo, ¿no habrían cesado de ofrecerlos, al no tener ya conciencia de pecado los que ofrecen ese culto, una vez purificados? Al contrario, con ellos se renueva cada año el recuerdo de los pecados, pues es imposible que sangre de toros y machos cabríos borre pecados. Por eso, al entrar en este mundo, dice: Sacrificio y oblación no quisiste; pero me has formado un cuerpo. Holocaustos y sacrificios por el pecado no te agradaron. Entonces dije: ¡He aquí que vengo
- pues de mí está escrito en el rollo del libro -
a hacer, oh Dios, tu voluntad!
Dice primero: Sacrificios y oblaciones y holocaustos y sacrificios por el pecado no los quisiste ni te agradaron - cosas todas ofrecidas conforme a la Ley - entonces - añade -: He aquí que vengo a hacer tu voluntad. Abroga lo primero para establecer el segundo. Y en virtud de esta voluntad somos santificados, merced a la oblación de una vez para siempre del cuerpo de Jesucristo.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

He aquí Señor, a tus siervos:
hágase en nosotros según tu Palabra.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Para destacar la unicidad del sacrificio de Cristo el autor sagrado pone de relieve la insuficiencia de los sacrificios antiguos que no lograban eliminar los pecados: «es imposible que la sangre de toros y cabras borre los pecados». En efecto, la salvación no está asociada a la multiplicación de gestos y palabras, sino al corazón, al amor con el que nos dirigimos al Señor. Algo análogo dijo también Jesús a propósito de la oración: «Al orar, no charléis mucho, como los gentiles, que se figuran que por su palabrería van a ser escuchados» (Mt 6,7). El autor de la Carta nos evoca la centralidad del misterio cristiano: no hace falta multiplicar nuestras ofrendas porque solo el sacrificio de Cristo salva. El amor que lo llevó a dar su propia vida hasta la muerte en cruz es la razón de nuestra salvación. Ya el salmista lo sugería prediciendo la encarnación misma de Jesús: «No has querido sacrificio ni oblación, pero me has abierto el oído» (Sal 40). Esta cita recuerda el «cuerpo» eucarístico de Jesús. También el apóstol Pablo presenta la Cena del Señor como el anuncio de la «muerte del Señor» (1 Co 11, 26) y de su fuerza salvífica. Los sacrificios antiguos no salvaban de los pecados porque no transformaban el corazón del hombre, mientras que la participación en el «cuerpo» de Cristo en la Eucaristía transforma al creyente en el cuerpo mismo de Jesús que, resucitado, se sienta a la diestra de Dios. Él, desde el trono de su gloria del cielo, espera que «haga de tus enemigos estrado de tus pies» (Sal 110,1). Con la resurrección ya ha derrotado para siempre al príncipe del mal y a la misma muerte, y espera la manifestación plena de la victoria. Y, cada vez que se reúne para la Eucaristía, la comunidad cristiana celebra esta victoria. Sabemos, no obstante, que todavía esperamos la «perfección» a la que hemos sido llamados, pero el camino ya se ha establecido de modo definitivo: es la comunión con Cristo. Los cristianos son invitados a recorrerlo con decisión cada día, es decir, con la vigilancia y con la oración, estando atentos a no caer. En el sacrificio de Cristo llega a cumplimiento la vida de un hombre que no ha querido salvarse a sí mismo, sino a nosotros. En él toda violencia se prohíbe del mundo. No podemos hoy, 27 de enero, jornada europea de memoria de la Shoah, no recordar la violencia atroz a la que fueron sometidos seis millones de judíos en los campos de exterminio nazis. Que esta jornada sea para todos una memoria indeleble y de advertencia para el surgimiento del antisemitismo y para toda forma de racismo, que llevan al desprecio hasta la eliminación del otro.


27/01/2015
Memoria de la Madre del Señor


Agenda de la semana
ENE
15
Domingo 15 de enero
Liturgia del domingo
ENE
16
Lunes 16 de enero
Oración por la Paz
ENE
17
Martes 17 de enero
Memoria de la Madre del Señor
ENE
18
Miércoles 18 de enero
Memoria de los santos y de los profetas
ENE
19
Jueves 19 de enero
Memoria de la Iglesia
ENE
20
Viernes 20 de enero
Memoria de Jesús crucificado
ENE
21
Sábado 21 de enero
Vigilia del domingo
ENE
22
Domingo 22 de enero
Liturgia del domingo