Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes son una estirpe elegida,
un sacerdocio real, nación santa,
pueblo adquirido por Dios
para proclamar sus maravillas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Génesis 2,4-9.15-17

Esos fueron los orígenes de los cielos y la tierra, cuando fueron creados. El día en que hizo Yahveh Dios la tierra y los cielos, no había aún en la tierra arbusto alguno del campo, y ninguna hierba del campo había germinado todavía, pues Yahveh Dios no había hecho llover sobre la tierra, ni había hombre que labrara el suelo. Pero un manantial brotaba de la tierra, y regaba toda la superficie del suelo. Entonces Yahveh Dios formó al hombre con polvo del suelo, e insufló en sus narices aliento de vida, y resultó el hombre un ser viviente. Luego plantó Yahveh Dios un jardín en Edén, al oriente, donde colocó al hombre que había formado. Yahveh Dios hizo brotar del suelo toda clase de árboles deleitosos a la vista y buenos para comer, y en medio del jardín, el árbol de la vida y el árbol de la ciencia del bien y del mal. Tomó, pues, Yahveh Dios al hombre y le dejó en al jardín de Edén, para que lo labrase y cuidase. Y Dios impuso al hombre este mandamiento: "De cualquier árbol del jardín puedes comer, mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás, porque el día que comieres de él, morirás sin remedio."

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes serán santos
porque yo soy santo, dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

La sagrada Escritura narra una segunda vez la creación, como si quisiera hacer hincapié en el vínculo originario del hombre y de la creación con Dios. La Biblia no pretende proponer una verdad científica sobre los orígenes de la especie humana o del mundo, sino afirmar que la vida es santa porque es obra de Dios y le pertenece. El hombre, todo hombre, está llamado a honrarla, respetarla y defenderla. Solo Dios es el Señor de la vida. Esta página parece poner en el centro del relato la preocupación de Dios por el hombre: lo forma de la tierra, insufla en él la vida y lo pone en el jardín. La vida viene de Dios, como indica ese “aliento” que insufla en él. Y le confía la tarea de cultivar y custodiar la belleza de aquel jardín. Dios ha puesto al hombre como guardián de la tierra y la creación, no para mangonearla o peor, destruirla. ¡Qué valiosa y previsora esta doble tarea que Dios confía al hombre! Ante todo el hombre debe “cultivar” la creación. El verbo hebreo indica “servir”, y también “trabajar”. El ser humano está llamado al servicio de ese jardín que es la tierra, el universo en el que Dios lo ha puesto; debe cuidar de él, debe cultivarlo para que produzca sus frutos y se conviertan en un beneficio para toda la familia humana. Y debe también “custodiar” la tierra: no somos los dueños absolutos de la creación y no podemos plegarla a nuestros deseos. Nuestra primera tarea no es dominar, poseer, sino precisamente “custodiar”, es decir, acompañar la tierra con esmero y cuidar de ella con amor. Ese jardín se sitúa también en la perspectiva de la tierra prometida, que Dios dará como regalo a su pueblo. Solo si Israel “la sirve y la custodia” seguirá poniendo de manifiesto el don de Dios; de otro modo correrá el riesgo de perderla, como sucederá con el exilio en Babilonia. Existe además un árbol en el jardín. Por un lado ese árbol marca un límite que no se puede traspasar, pero por otro indica la posibilidad de la amistad con Dios. Ese árbol representa la tentación del orgullo del hombre de volverse como Dios, amo de sí mismo y de los demás. En realidad solo Dios es el Señor, y todos los hombres son limitados. Sin esta sabiduría del límite se corre el riesgo de perder el jardín, de alejar de sí al Señor. No es el Señor quien nos aleja; somos nosotros los que decidimos alejarlo de nosotros como queriendo ocupar su lugar. Sin la obediencia al Señor ponemos en peligro nuestra vida y la del mundo; sin una palabra que nos ayude a discernir el bien y el mal corremos el riesgo de ponernos como dueños absolutos de nuestro destino. El creyente sabe que solo escuchando al Señor, caminando con él como hacían al comienzo Adán y Eva, es posible gozar de su amor y vivir la vida en plenitud.


11/02/2015
Memoria de los santos y de los profetas


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri