Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Génesis 3,1-8

La serpiente era el más astuto de todos los animales del campo que Yahveh Dios había hecho. Y dijo a la mujer: "¿Cómo es que Dios os ha dicho: No comáis de ninguno de los árboles del jardín?" Respondió la mujer a la serpiente: "Podemos comer del fruto de los árboles del jardín. Mas del fruto del árbol que está en medio del jardín, ha dicho Dios: No comáis de él, ni lo toquéis, so pena de muerte." Replicó la serpiente a la mujer: "De ninguna manera moriréis. Es que Dios sabe muy bien que el día en que comiereis de él, se os abrirán los ojos y seréis como dioses, conocedores del bien y del mal." Y como viese la mujer que el árbol era bueno para comer, apetecible a la vista y excelente para lograr sabiduría, tomó de su fruto y comió, y dio también a su marido, que igualmente comió. Entonces se les abrieron a entrambos los ojos, y se dieron cuenta de que estaban desnudos; y cosiendo hojas de higuera se hicieron unos ceñidores. Oyeron luego el ruido de los pasos de Yahveh Dios que se paseaba por el jardín a la hora de la brisa, y el hombre y su mujer se ocultaron de la vista de Yahveh Dios por entre los árboles del jardín.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Dios puso al hombre y a la mujer en el jardín y les dijo que podían comer cualquier fruto menos los del árbol que se encontraba en su centro. Sin embargo, ellos no escucharon la palabra de Dios y se dejaron seducir por una voz ajena, la de la serpiente, es decir, la voz del ídolo, la voz del maligno. Esta voz se insinúa persuasiva en la vida de cada día. Puede nacer del propio corazón cuando por ejemplo estimula el orgullo, acaricia la autocomplacencia, hace creer que todo está al alcance de la mano, o de cualquier modo empuja a concentrarse en uno mismo. Es también la voz que viene de fuera, la voz de falsos profetas que proponen la riqueza, el bienestar, la curación, el éxito. En realidad son palabras e insinuaciones engañosas que alejan del Señor. La propuesta del tentador es simple: no creer en la voz de Dios sino en las demás. El tentador –sucede siempre así- estimula el orgullo y el amor por uno mismo, la búsqueda de una grandeza sin Dios. El pecado original, y si se quiere el origen de todo pecado, está siempre en la falta de confianza en la palabra de Dios, en la falta de escucha, y sobre todo en la fe en uno mismo, en el propio orgullo. De forma justa el apóstol Pablo, en la Carta a los Romanos, afirma que “la fe viene de la predicación” (10, 17). La raíz del pecado original se expresa precisamente en no escuchar la Palabra de Dios. A menudo en la Biblia se condena la elección del hombre de escucharse a sí mismo, de seguir al maligno, de volverse hacia los ídolos en lugar de escuchar al Señor que nos habla con tanto amor y sabiduría. Escuchar al tentador hace que el hombre pierda la amistad con Dios y la solidaridad recíproca. Adán y Eva, que pretendían conocerlo todo y actuar por su cuenta, se descubrieron desnudos y llenos de miedo. El orgullo lleva a la privación de la amistad de Dios, aleja de él y nos empobrece. Sin el Señor cada uno de nosotros descubre con tristeza su miseria y su fragilidad, y se ve en la impotencia para encontrar una respuesta verdadera a la condición en la que vivimos. Adán y Eva se escondieron delante de un Dios que, a pesar de todo, continuaba amándoles y preocupándose por ellos. Quien no escucha la voz de Dios y solo confía en sí mismo y en sus propias convicciones, se aleja del Señor y crea división y dolor. Haremos bien en escuchar cada día la Palabra de Dios, para que no nos dejemos engañar por los ídolos y los falsos profetas que se multiplican en las dificultades y los tiempos de crisis.


13/02/2015
Memoria de Jesús crucificado


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri