Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Ustedes son una estirpe elegida,
un sacerdocio real, nación santa,
pueblo adquirido por Dios
para proclamar sus maravillas.

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Jonás 3,1-10

Por segunda vez fue dirigida la palabra de Yahveh a Jonás en estos términos: Levántate, vete a Nínive, la gran ciudad y proclama el mensaje que yo te diga. Jonás se levantó y fue a Nínive conforme a la palabra de Yahveh. Nínive era una ciudad grandísima, de un recorrido de tres días. Jonás comenzó a adentrarse en la ciudad, e hizo un día de camino proclamando: "Dentro de cuarenta días Nínive será destruida." Los ninivitas creyeron en Dios: ordenaron un ayuno y se vistieron de sayal desde el mayor al menor. La palabra llegó hasta el rey de Nínive, que se levantó de su trono, se quitó su manto, se cubrió de sayal y se sentó en la ceniza. Luego mandó pregonar y decir en Nínive: "Por mandato del rey y de sus grandes, que hombres y bestias, ganado mayor y menor, no prueben bocado ni pasten ni beban agua. Que se cubran de sayal y clamen a Dios con fuerza; que cada uno se convierta de su mala conducta y de la violencia que hay en sus manos. ¡Quién sabe! Quizás vuelva Dios y se arrepienta, se vuelva del ardor de su cólera, y no perezcamos." Vio Dios lo que hacían, cómo se convirtieron de su mala conducta, y se arrepintió Dios del mal que había determinado hacerles, y no lo hizo.

 

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Ustedes serán santos
porque yo soy santo, dice el Señor.

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Dios busca a Jonás para confiarle una misión importante: anunciar su Palabra en la gran ciudad de Nínive. Ya lo había llamado una primera vez con este objetivo, como relata el comienzo del libro, pero Jonás huyó. Nínive le daba miedo, y es comprensible: Nínive, en el imaginario de Israel, constituía su peor enemigo, la capital del imperio asirio responsable de las guerras emprendidas para destruir el reino de Israel. ¿No podía Dios confiarle una misión más sencilla? Pero el Señor es paciente: preocupado por la situación de esa ciudad se dirige de nuevo a Jonás con la esperanza de que escuche. El texto insiste en subrayar la grandeza de la ciudad. Podemos pensar también en las grandes ciudades de nuestro tiempo, sobre todo las megalópolis. Realmente dan miedo, ¿cómo hacer frente a sus problemas, como combatir el mal y la violencia? Es fácil huir, es decir, lavarse las manos para refugiarse en el propio pequeño recinto, en el interés por uno mismo y su propio rinconcito. Es la tentación de la fuga que sintió también Jonás. Pero tras la insistencia de Dios –pensemos cuántas veces el Señor sigue hablándonos- Jonás lo escucha y se pone en camino. Su predicación es clara aunque terrible: “En el plazo de cuarenta días Nínive será destruida”, y siempre tiene como objetivo a hacer nacer y madurar la conciencia de que si el mal crece y se desarrolla destruirá inexorablemente a los hombres y la ciudad. Jonás recorrió solo un tercio de la ciudad, un día de camino de los tres que se necesitaban para atravesarla completamente, y los habitantes de Nínive “creyeron en Dios, organizaron un ayuno”. Hasta el rey, cuando le llegó la Palabra de Dios, ordenó que toda la ciudad participase en un gesto de arrepentimiento. El rey, y con él todo el pueblo, esperaban “a ver si Dios se arrepiente y se compadece, se aplaca el ardor de su ira y no perecemos”. En efecto, el ayuno y la oración cambiaron el corazón de Dios, que aplacó el ardor de su ira y salvó la ciudad y sus habitantes de la destrucción. La oración doblega el corazón de Dios, lo induce a la misericordia y al perdón. Él siempre perdona si los hombres se dirigen a él. Jonás muestra que hay que confiar siempre en la fuerza de la Palabra de Dios: cada vez que se comunica realiza el milagro del cambio. Nadie, ni siquiera el peor enemigo, está condenado a permanecer igual a sí mismo. La Palabra de Dios puede en verdad cumplir, siempre y en cualquier lugar, el milagro de la conversión, de la victoria del bien sobre el mal.


25/02/2015
Memoria de los santos y de los profetas


Agenda de la semana
NOV
27
Domingo 27 de noviembre
Liturgia del domingo
NOV
28
Lunes 28 de noviembre
Memoria de los pobres
NOV
29
Martes 29 de noviembre
Memoria de la Madre del Señor
NOV
30
Miércoles 30 de noviembre
Memoria de los apóstoles
DIC
1
Jueves 1 de diciembre
Memoria de la Iglesia
DIC
2
Viernes 2 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
3
Sábado 3 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri