Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Yo soy el buen pastor,
mis ovejas escuchan mi voz
y devendrán
un solo rebaño y un solo redil.

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Jeremías 17,5-10

Así dice Yahveh:
Maldito sea aquel que fía en hombre,
y hace de la carne su apoyo,
y de Yahveh se aparta en su corazón. Pues es como el tamarisco en la Arabá,
y no verá el bien cuando viniere.
Vive en los sitios quemados del desierto,
en saladar inhabitable. Bendito sea aquel que fía en Yahveh,
pues no defraudará Yahveh su confianza. Es como árbol plantado a las orillas del agua,
que a la orilla de la corriente echa sus raíces.
No temerá cuando viene el calor,
y estará su follaje frondoso;
en año de sequía no se inquieta
ni se retrae de dar fruto. El corazón es lo más retorcido;
no tiene arreglo: ¿quién lo conoce? Yo, Yahveh, exploro el corazón,
pruebo los riñones,
para dar a cada cual según su camino,
según el fruto de sus obras.

 

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Les doy un mandamiento nuevo:
que se amen los unos a los otros.

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

En esta página Jeremías, retomando los argumentos presentes en varios libros del Antiguo Testamento, propone el tema de los "dos caminos": el que recorre quien confía en sí mismo y en sus propias fuerzas, destinado con seguridad al fracaso; y el que recorre quien confía en el Señor, próspero como el árbol que extiende sus raíces a lo largo de cauce del río. El profeta ya había acusado a Israel de haber abandonado a su Señor para acudir a Egipto y Asiria, con la convicción de que entre ellos encontraría apoyo y defensa. La abundancia de aguas del Nilo (Egipto) y el Éufrates (Asiria), que había empujado a Israel a acudir a estas dos grandes potencias, se revela como una amarga ilusión: "Maldito quien se fía del hombre... Es como el tamarisco en la Arabá... Vive en los sequedales del desierto, en saladar inhabitable" (v. 6). Con esta imagen el profeta advierte de la vanidad de confiar en el poderío humano. Solo el Señor puede defender a ese pequeño pueblo y hacerlo crecer libre de la voracidad de los poderosos. Por ello el profeta anuncia: "Bendito quien se fía del Señor, pues no defraudará el Señor su confianza" (v. 7). En verdad es como si estuviera afianzado en la abundancia -continúa Jeremías: "Es como árbol plantado a la vera del agua, que junto a la corriente echa sus raíces. No temerá cuando viene el calor, y estará su follaje frondoso; en año de sequía no se inquieta ni se retrae de dar fruto" (v. 8). Con la imagen del agua, que en las zonas desérticas del Medio Oriente era el símbolo de la abundancia de la vida, el profeta quiere que sus oyentes comprendan lo indispensable de habitar en la fidelidad al Señor y su pacto. Jeremías concluye con la imagen del corazón, el lugar que indica la profundidad de los afectos y donde se toma la decisión de unirse a Dios para siempre.


05/03/2015
Memoria de la Iglesia


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri