Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

2Reyes 5,1-15a

Naamán, jefe del ejército del rey de Aram, era hombre muy estimado y favorecido por su señor, porque por su medio había dado Yahveh la victoria a Aram. Este hombre era poderoso, pero tenía lepra. Habiendo salido algunas bandas de arameos, trajeron de la tierra de Israel una muchachita que se quedó al servicio de la mujer de Naamán. Dijo ella a su señora: "Ah, si mi señor pudiera presentarse al profeta que hay en Samaría, pues le curaría de su lepra." Fue él y se lo manifestó a su señor diciendo: "Esto y esto ha dicho la muchacha israelita." Dijo el rey de Aram: "Anda y vete; yo enviaré una carta al rey de Israel." Fue y tomó en su mano diez talentos de plata, 6.000 siclos de oro y diez vestidos nuevos. Llevó al rey de Israel la carta que decía: "Con la presente, te envío a mi siervo Naamán, para que le cures de su lepra." Al leer la carta el rey de Israel, desgarró sus vestidos diciendo: "¿Acaso soy yo Dios para dar muerte y vida, pues éste me manda a que cure a un hombre de su lepra? Reconoced y ved que me busca querella." Cuando Eliseo, el hombre de Dios, oyó que el rey de Israel había rasgado sus vestidos, envió a decir al rey: " ¿Por qué has rasgado tus vestidos? Que venga a mí y sabrá que hay un profeta en Israel." Llegó Naamán con sus caballos y su carro y se detuvo a la entrada de la casa de Eliseo. Eliseo envió un mensajero a decirle: "Vete y lávate siete veces en el Jordán y tu carne se te volverá limpia." Se irritó Naamán y se marchaba diciendo: "Yo que había dicho: ¡Seguramente saldrá, se detendrá, invocará el nombre de Yahveh su Dios, frotará con su mano mi parte enferma y sanaré de la lepra! ¿Acaso el Abaná y el Farfar, ríos de Damasco, no son mejores que todas las aguas de Israel? ¿No podría bañarme en ellos para quedar limpio?" Y, dando la vuelta, partió encolerizado. Se acercaron sus servidores, le hablaron y le dijeron: "Padre mío; si el profeta te hubiera mandado una cosa difícil ¿es que no la hubieras hecho? ¡Cuánto más habiéndote dicho: Lávate y quedarás limpio!" Bajó, pues, y se sumergió siete veces en el Jordán, según la palabra del hombre de Dios, y su carne se tornó como la carne de un niño pequeño, y quedó limpio. Se volvió al hombre de Dios, él y todo su acompañamiento, llegó, se detuvo ante él y dijo: "Ahora conozco bien que no hay en toda la tierra otro Dios que el de Israel. Así pues, recibe un presente de tu siervo."

 

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

La historia de la curación de Naamán es uno de los episodios más conocidos del segundo libro de los Reyes. Naamán (que en hebreo significa “fascinante”) es un “hombre notable” protegido por el Señor por su victoria sobre los arameos. No obstante está enfermo de lepra. La preocupación de su familia y del propio rey sobre su salud es grande. Obviamente sus cualidades humanas, su situación social y su poder no anulan su fragilidad. Pero entre los deportados de su casa había una muchacha israelita. La joven sugirió a la mujer de Naamán que fuera a ver al profeta Eliseo, que podía librarle de la lepra. La fe de aquella muchacha judía desencadena la curación del hombre notable arameo. Es una confirmación más de la eficacia de la fe, que es más fuerte que el poder humano. El rey, aunque no comprendió el sentido profundo de la actuación de la muchacha, cree que todo depende del rey de Israel. Así pues, envía una delegación con numerosas riquezas para que el soberano de Israel escuche su petición: diez talentos de plata, seis mil siclos de oro y diez vestidos nuevos. El rey de Israel, tras haber leído la carta con la petición de curar al general, se irrita: “¿Acaso soy yo Dios para repartir muerte y vida? Éste me encarga nada menos que curar a un hombre de su lepra “. Podríamos decir que ni siquiera él comprende lo que está pasando. A menudo les pasa lo mismo a los creyentes, cuando se detienen en la superficie de los hechos y no se esfuerzan por entender las historias de la gente iluminados por las Sagradas Escrituras. EIiseo, en cambio, atento a la Palabra de Dios y a los “signos” que el Señor envía, al conocer lo ocurrido, corrige al rey y hace venir a Naamán. Sin salir de casa le envía un mensajero para decirle que vaya a bañarse siete veces al Jordán. Tras la séptima inmersión debería curarse. Naamán, ante esta simple invitación, reacciona con desconcierto y furor. Tal vez piensa que se trata de un simple rito terapéutico. En realidad es un gesto exquisitamente religioso, porque obedecer la palabra del profeta significaba obedecer al mismo Dios. Era necesario comprender aquellas palabras en su sentido más profundo, como provenientes de Dios, y no quedarse en la superficie. En caso contrario, era obvio pensar que los dos ríos que bañan Damasco eran mucho más importantes que el modesto Jordán. Los siervos de Naamán le convencen para que siga al pie de la letra las indicaciones del profeta y se sumerja siete veces en el río. Fue suficiente una obediencia no plenamente consciente para derrotar al mal. En efecto, al finalizar las inmersiones, “su carne volvió a ser como la de un niño pequeño y quedó limpio”. Naamán podía ser readmitido en la corte y reanudar su vida. Pero no solo su cuerpo quedó curado. Naamán había comprendido que en las palabras del profeta estaba la presencia de Dios. Por eso hizo su profesión de fe en el Dios de Israel: “Ahora conozco que no hay en toda la tierra otro Dios que el de Israel”. Quiso cargar dos mulos con tierra de Israel para llevarla a Siria y continuar alabando al Señor. No fueron necesarios sus ricos presentes para ser curado, bastó seguir la sugerencia de aquella muchacha y la obediencia a la palabra del profeta. No hacían falta para nada los ricos presentes enviados en nombre del rey; tanto es así que Eliseo los rechaza. En la relación con Dios lo que cuenta es el corazón, la confianza en Él. Naamán obedeció a cuanto le habían dicho y obtuvo la “liberación” plena. Y se convirtió en signo de salvación para su pueblo.


09/03/2015
Memoria de los pobres


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri