Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma

La Iglesia armenia recuerda hoy las matanzas ocurridas durante la Primera Guerra Mundial, en las que murieron más de un millón de armenios. Este año se conmemora el primer centenario de la masacre de los armenios y de otros cristianos.


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Juan 6,52-59

Discutían entre sí los judíos y decían: «¿Cómo puede éste darnos a comer su carne?» Jesús les dijo: «En verdad, en verdad os digo:
si no coméis la carne del Hijo del hombre,
y no bebéis su sangre,
no tenéis vida en vosotros. El que come mi carne y bebe mi sangre,
tiene vida eterna,
y yo le resucitaré el último día. Porque mi carne es verdadera comida y mi sangre verdadera bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre,
permanece en mí,
y yo en él. Lo mismo que el Padre, que vive, me ha enviado
y yo vivo por el Padre,
también el que me coma
vivirá por mí. Este es el pan bajado del cielo;
no como el que comieron vuestros padres,
y murieron;
el que coma este pan vivirá para siempre.»
Esto lo dijo enseñando en la sinagoga, en Cafarnaúm.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Esta página del Evangelio nos hace entrar en la segunda parte de la predicación de Jesús en la sinagoga de Cafarnaún sobre el pan de la vida. Los que le escuchaban, cuando el tema comenzaba a aclararse y a pedir la implicación de ellos en el misterio mismo de Jesús, le interrumpen y se ponen a murmurar contra él, pues no podían aceptar que aquel joven de Nazaret viniera del cielo enviado por Dios: “¿Cómo puede este darnos a comer su carne?”. Hablan así porque no tienen intención de rebajarse a pedir a un hombre, al que consideran igual a ellos, ayuda para sus vidas, no quieren humillarse confesando su hambre, tendiendo la mano como hacen los pobres y los mendigos necesitados de ayuda, en resumen, no quieren depender de él. Se sienten saciados de la vida que llevan. Aunque no sea verdadero. Sin embargo, es mejor permanecer en la cotidianeidad obvia y triste que involucrarse en un diseño más amplio que pide abandonar la propia tranquilidad avara. Quien está saciado de sí no pide, quien está lleno del propio “yo” no se doblega. En verdad, aunque estemos saciados y rodeados de bienes, comida y palabras, tenemos hambre, hambre de felicidad, hambre de amor. Deberíamos mirar un poco más a los pobres que piden con insistencia e imitarles. Ellos, en una sociedad saciada y consumista, pero siempre triste y miope, pueden convertirse en los maestros para una nueva vida. Ellos sacan a la luz lo que nosotros somos de forma oculta, mendigos de amor y de atención. Los pobres tienen hambre, y no solo de pan sino también de amor. Como nosotros, Jesús continúa diciéndonos: “Si no coméis la carne del Hijo del hombre, y no bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros”. Para tener vida no basta querer, no basta entender, es necesario comer, alimentarse del Evangelio y del amor de los hermanos. Es necesario hacerse mendigos de un pan que el mundo no sabe producir, ni por tanto dar. A nosotros se nos dona gratuitamente la mesa de la Eucaristía, todos podemos tomar parte en ella y, cada vez que participamos, anticipamos el cielo sobre la tierra. En torno al altar encontramos lo que nos apaga el hambre y la sed para siempre; y a partir de este alimento, aprendemos qué es la vida eterna, la que vale la pena vivirse: “El que me coma vivirá por mí”. La eucaristía nos moldea para que ya no vivamos solo para nosotros mismos, sino para el Señor y los hermanos. La felicidad y la eternidad de la vida dependen de nuestra capacidad de hacer fructificar el amor del Evangelio que recibimos en la Eucaristía, por esto los antiguos Padres decían que los cristianos “viven según el Domingo”, precisamente con la lógica de la Eucaristía, de Jesús que ha venido para servir y hacer crecer el amor entre los hombres.


24/04/2015
Memoria de Jesús crucificado


Agenda de la semana
ENE
15
Domingo 15 de enero
Liturgia del domingo
ENE
16
Lunes 16 de enero
Oración por la Paz
ENE
17
Martes 17 de enero
Memoria de la Madre del Señor
ENE
18
Miércoles 18 de enero
Memoria de los santos y de los profetas
ENE
19
Jueves 19 de enero
Memoria de la Iglesia
ENE
20
Viernes 20 de enero
Memoria de Jesús crucificado
ENE
21
Sábado 21 de enero
Vigilia del domingo
ENE
22
Domingo 22 de enero
Liturgia del domingo