Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma

Recuerdo de san Agustín de Canterbury (+605 ca.) obispo, padre de la Iglesia inglesa.


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes son una estirpe elegida,
un sacerdocio real, nación santa,
pueblo adquirido por Dios
para proclamar sus maravillas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Sirácida 36,1-2.5-6.13-19

Ten piedad de nosotros, Dios, dueño de todas las cosas, mira
y siembra tu temor sobre todas las naciones. Alza tu mano contra las naciones extranjeras,
para que reconozcan tu señorío. Renueva las señales, repite tus maravillas,
glorifica tu mano y tu brazo derecho. Despierta tu furor y derrama tu ira,
extermina al adversario, aniquila al enemigo. Llena a Sión de tu alabanza,
y de tu gloria tu santuario. Da testimonio a tus primeras criaturas,
mantén las profecías dichas en tu nombre. Da su recompensa a los que te aguardan,
y que tus profetas queden acreditados. Escucha, Señor, la súplica de tus siervos,
según la bendición de Aarón sobre tu pueblo. Y todos los de la tierra reconozcan
que tú eres el Señor, el Dios eterno. Todo alimento traga el vientre,
pero unos alimentos son mejores que otros. El paladar distingue por el gusto la carne de caza,
así el corazón inteligente las palabras mentirosas.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes serán santos
porque yo soy santo, dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

El pueblo de Israel está oprimido por los seléucidas. Esta tristeza hace de fondo de esta oración. El pueblo de Israel debe volver a la libertad, pero no es posible sin la intervención misma de Dios. Toda esclavitud es la consecuencia del alejamiento del pueblo del Señor y de su Ley para confiar solo en sus propias fuerzas. Israel ha pensado que puede curar sus heridas con la “medicina” de los triunfos militares y políticos, creyendo que fuera suficiente su potencia terrena y su fuerza militar para imponerse a los demás pueblos y encontrar así su lugar en la historia. A menudo, el pueblo de Israel prueba el camino de la asimilación con los otros pueblos, tratando de adaptar su vida a las creencias y a los comportamientos de los otros pueblos, pero este no es el camino para vivir la fidelidad al Señor. El camino del creyente es el que brota de la justicia, el que no omite el bien y se acuerda de los pobres y de los oprimidos. Este es el sentido de la triste oración del Eclesiástico que pide a Dios que su pueblo renazca. Con frecuencia en las Escrituras se emplea el lenguaje de un Dios que muestra el poder de su mano infundiendo temor sobre las naciones vecinas de Israel y posteriormente también destruyéndolas. Pero la luz de la enseñanza de Jesús, que ilumina asimismo las páginas del Antiguo Testamento, no justifica la destrucción del otro. El único propósito es el rechazo del modo de actuar de las naciones que no creen en Dios. Las naciones no temen ni respetan al Dios de Israel porque piensan que sus dioses son más fuertes y pueden derrotar a Israel. Por esto usan la fuerza para doblegar la justicia y escogen la violencia para aplastar a los pobres; pero he aquí esta oración que invoca a Dios para que tenga piedad de su pueblo y le haga testimonio eficaz de su obra. El pueblo de Israel renace al acercarse a Dios. De hecho, encontrará a un Padre que se ocupa de su pueblo para hacerle partícipe de su diseño de amor sobre el mundo y sobre los pueblos. El pueblo que el Señor quiere es un pueblo de hijos enviados a reunir a todos los demás pueblos de la tierra para que redescubran al único Dios y Padre. Es aquella visión universal que en las páginas del Nuevo Testamento aparecerá en toda su claridad.


27/05/2015
Memoria de los santos y de los profetas


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri