Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Quien vive y cree en mí
no morirá jamas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Sirácida 51,12c-20b

Siendo joven aún, antes de ir por el mundo,
me di a buscar abiertamente la sabiduría en mi
oración, a la puerta delante del templo la pedí,
y hasta mi último día la andaré buscando. En su flor, como en racimo que madura,
se recreó mi corazón.
Mi pie avanzó en derechura,
desde mi juventud he seguido sus huellas. Incliné un poco mi oído y la recibí,
y me encontré una gran enseñanza. Gracias a ella he hecho progesos,
a quien me dio sabiduría daré gloria. Pues decidí ponerla en práctica,
tuve celo por el bien y no quedaré confundido. Mi alma ha luchado por ella,
a la práctica de la ley he estado atento,
he tendido mis manos a la altura
y he llorado mi ignorancia de ella. Hacia ella endurecé mi alma,
y en la pureza la he encontrado.
Logré con ella un corazón desde el principio,
por eso no quedaré abandonado.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Si tú crees, verás la gloria de Dios,
dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

El fin de la vida es la búsqueda de la sabiduría y la escucha de la Escritura es la manera concreta de encontrarla. La Escritura, leída y relacionada con la vida, meditada y vivida, es la fuente de donde tomar el agua que brotará para la vida eterna. No es posible vivir sin escuchar la Palabra del Señor. Esta es la experiencia del hombre sabio, que conoce el peso pero también las alegrías que llenan sus días. De hecho, la sabiduría no es un dato adquirido para siempre, sino la fidelidad en caminar detrás del Señor. También los discípulos de Emaús caminaban sin orientación, lejos de Jerusalén, hasta que Jesús les hizo entender el sentido de las Escrituras. Debemos huir de la tentación de conocer ya las Escrituras. Estas son acogidas y escuchadas cada día como si fueran el pan espiritual para el corazón y para la vida, por ello la verdadera sabiduría es escuchar cotidianamente la Palabra de Dios, a partir del Evangelio. En la conclusión del libro del Eclesiástico, el sabio afirma: “daré gloria a quien me ha dado la sabiduría” (v. 22). La alabanza a Dios es una verdadera acción de gracias por el don que hemos recibido. Tras el viaje de la vida, el sabio contempla lo que le ha sucedido y se da cuenta de que la Palabra le ha guiado desde el comienzo de su camino. Esto ha sido posible porque el hombre sabio ha buscado “sinceramente la sabiduría en la oración” (v. 18). Para conseguir la sabiduría es necesario rezar; este es el verdadero secreto del hombre que decide salir a las periferias existenciales. El que reza preguntando a la sabiduría, estará en condición de comenzar un camino que recorrerá muchas sendas pero que siempre tendrá, en la Palabra, el agua de vida eterna. La sabiduría le acompañará. La Palabra será “antorcha para sus pasos” (Salmo 119,105).


30/05/2015
Vigilia del domingo


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri