Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma

Festividad de san Carlos Lwanga, que junto a doce compañeros sufrió el martirio en Uganda (1986).


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes son una estirpe elegida,
un sacerdocio real, nación santa,
pueblo adquirido por Dios
para proclamar sus maravillas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Tobías 3,1-11.16-17

Anegada entonces mi alma de tristeza, suspirando y llorando, comenzé a orar con gemidos: Tú eres justo, Señor,
y justas son todas tus obras.
Misericordia y verdad
son todos tus caminos.
Tú eres el Juez del Universo. Y ahora, Señor,
acuérdate de mí y mírame.
No me condenes por mis pecados,
mis inadvertencias y las de mis padres.
Hemos pecado en tu presencia, no hemos escuchado tus mandatos
y nos has entregado al saqueo,
a la burla, al comentario
y al oprobio de todas las gentes
entre las que nos has dispersado. Pero cierto es, Señor, que todas tus sentencias
a la verdad responden
cuando me tratas según mis pecados
y los de mis padres;
porque no hemos cumplido tus mandatos,
y no hemos caminado en la verdad
delante de ti. Haz conmigo ahora según lo que te plazca
y ordena que reciban mi vida
para que yo me disuelva sobre la faz de la tierra,
porque más me vale morir que vivir.
Tengo que aguantar injustos reproches
y me anega la tristeza.
Manda, Señor, que sea liberado
de esta aflicción
y déjame partir al lugar eterno,
y no apartes, Señor, tu rostro de mí,
pues prefiero morir
a pasar tanta aflicción durante la vida
y tener que seguir oyendo injurias. Sucedió aquel mismo día, que también Sarra, hija de Ragüel, el de Ecbátana de Media, fue injuriada por una de las esclavas de su padre, porque había sido dada en matrimonio a siete hombres, pero el malvado demonio Asmodeo los había matado antes de que se unieran a ella como casados. La esclava le decía: «¡Eres tú la que matas a tus maridos! Ya has tenido siete, pero ni de uno siquiera has disfrutado. ¿Nos castigas porque se te mueren los maridos? ¡Vete con ellos y que nunca veamos hijo ni hija tuyos!» Entonces Sarra, con el alma llena de tristeza, se echó a llorar y subió al aposento de su padre con intención de ahorcarse. Pero, reflexionando, pensó: «Acaso esto sirva para que injurien a mi padre y le digan: "Tenías una hija única, amada y se ha ahorcado porque se sentía desgraciada." No puedo consentir que mi padre, en su ancianidad, baje con tristeza a la mansión de los muertos. Es mejor que, en vez de ahorcarme, suplique al Señor que me envíe la muerte para no tener que oír injurias durante mi vida.» Y en aquel momento, extendiendo las manos hacia la ventana, oró así: Bendito seas tú, Dios de misericordias,
y bendito sea tu Nombre por los siglos,
y que todas tus obras te bendigan por siempre. Fue oída en aquel instante, en la Gloria de Dios, la plegaria de ambos y fue enviado Rafael a curar a los dos: a Tobit, para que se le quitaran las manchas blancas de los ojos y pudiera con sus mismos ojos ver la luz de Dios; y a Sarra la de Ragüel, para entregarla por mujer a Tobías, hijo de Tobit, y librarla de Asmodeo, el demonio malvado; porque Tobías tenía más derechos sobre ella que todos cuantos la pretendían. En aquel mismo momento se volvía Tobit del patio a la casa, y Sarra, la de Ragüel, descendía del aposento.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes serán santos
porque yo soy santo, dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Tobit, compungido por el dolor, no se cierra en sí mismo, sino que levanta su voz hacia Dios con una penetrante oración. Es la primera de las cinco oraciones que encontramos en el libro de Tobías. Las palabras de Tobit son ante todo una alabanza al Señor, a su justicia y a su misericordia. Tobit no solo no pone en duda la justicia de Dios, sino que la exalta. Por eso le pide a Dios que dirija su mirada hacia él y que tenga piedad de él por sus pecados y por los de sus padres, que fueron la causa de muchas tragedias y de mucho dolor. En las duras palabras de Tobit oímos resonar muchas páginas de las Escrituras. Es un ejemplo de la gran ayuda que son las palabras de las Escrituras para elevar nuestra oración al Señor. Y también es significativo que a lo largo de la oración Tobit pase de la primera persona del singular a la primera persona del plural, identificándose así con la suerte de todo su pueblo. Es algo que debería estar siempre presente en la oración del creyente, pues nunca está solo ante Dios, sino que siempre está unido a un pueblo, a una comunidad de la que forma parte y para la que siempre debe invocar la ayuda y la protección del Señor. Y la mirada de la fe le ayuda a entender que la triste situación en la que se encuentra tanto él como todo el pueblo de Dios se debe a que se han alejado de Dios y de sus leyes. Tobit, preso de la desesperación, le dice a Dios, como hicieron antes que él Moisés (Nm 11,15), Elías (1R 19,41) y Jonás (Gn 4,3-8), que prefiere la muerte antes que continuar en la situación en la que se encuentra: "Hay en mí gran tristeza" (v. 6). Jesús, por el contrario, en Getsemaní, le pedirá al Padre que aleje de él el amargo cáliz de la muerte, pero se abandona en todo a su voluntad. Para Tobit, ir al "lugar eterno" significa simplemente ir a la tumba donde iba a quedarse para siempre. Pero Tobit le pide al Señor: "No apartes tu rostro de mí". Y sus palabras encontrarán la plena respuesta en la revelación de la resurrección que nos anunció Jesús primero con las palabras y luego con la llegada de la Pascua.


03/06/2015
Memoria de los santos y de los profetas


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri