Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Génesis 12,1-9

Yahveh dijo a Abram: "Vete de tu tierra, y de tu patria, y de la casa de tu padre, a la tierra que yo te mostraré. De ti haré una nación grande y te bendeciré. Engrandeceré tu nombre; y sé tú una bendición. Bendeciré a quienes te bendigan
y maldeciré a quienes te maldigan.
Por ti se bendecirán
todos los linajes de la tierra." Marchó, pues, Abram, como se lo había dicho Yahveh, y con él marchó Lot. Tenía Abram 75 años cuando salió de Jarán. Tomó Abram a Saray, su mujer, y a Lot, hijo de su hermano, con toda la hacienda que habían logrado, y el personal que habían adquirido en Jarán, y salieron para dirigirse a Canaán. Llegaron a Canaán, y Abram atravesó el país hasta el lugar sagrado de Siquem, hasta la encina de Moré. Por entonces estaban los cananeos en el país. Yahveh se apareció a Abram y le dijo: "A tu descendencia he de dar esta tierra." Entonces él edificó allí un altar a Yahveh que se le había aparecido. De allí pasó a la montaña, al oriente de Betel, y desplegó su tienda, entre Betel al occidente y Ay al oriente. Allí edificó un altar a Yahveh e invocó su nombre. Luego Abram fue desplazándose por acampadas hacia el Négueb.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

A pesar de la confusión y la dispersión de los pueblos, el Señor nunca abandona al hombre. Cada pueblo se había asentado en una tierra con fronteras claras, con su propia lengua. Dios, en cambio, llama a Abraham a salir precisamente de su patria y de su casa. La historia de la salvación, la de Abraham con Dios, empieza con un éxodo. El autor sagrado destaca la orden de Dios: "Vete de tu tierra... a la tierra que yo te mostraré". Solo podremos recibir la bendición, es decir, la vida de Dios, y solo podremos ser bendición para los demás si escuchamos la invitación que nos hace el Señor a salir de nuestras fronteras. Al inicio de la historia de Abraham, la Biblia parece decir que podremos entender la visión universal de la vida y del mundo si renunciamos a escucharnos solo a nosotros y nuestras tradiciones. De hecho, Abraham, el hombre que obedeciendo la Palabra de Dios abandonó su tierra, se convirtió en principio de unidad y de vida para el mundo entero. Él es el padre de los creyentes, de aquellos que deciden escuchar a Dios y obedecer su palabra. Escuchar al Señor es emprender nuevos caminos. La fe de Abraham es concreta, está hecha de vida en medio a un pueblo, de encuentros, de etapas hasta llegar a la tierra prometida, el país de Canaán (así se llamaba Palestina en aquella época). Pero entrar en la tierra prometida no significa dejar de buscar y escuchar al Señor. Dios se aparece a Abraham justo cuando llega a la tierra de Canaán y le renueva la promesa. La compañía de Dios, efectivamente, es bendición, vida y prosperidad. Y Abraham necesita recordar que Dios está siempre con él. Ese recuerdo, que es el corazón de la vida del creyente, libra a Abraham de la esclavitud de los ídolos. Para no olvidarlo construye un altar y planta su tienda al lado. Abraham quiere vivir al lado de su Señor, no quiere separarse del lugar de su presencia. Pero sabe que el Señor lo acompañará a lo largo de toda su vida, y no solo eso, sino que irá delante de él para indicarle el camino. Y Abraham siempre levantará su tienda y la plantará allí donde le lleve el Señor. Se convierte así en ejemplo de creyente: no se basa en sus tradiciones sino que sabe que su morada es estar junto a Dios para acompañarlo por los caminos del mundo.


22/06/2015
Memoria de los pobres


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri