Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma

Recuerdo de Atenágoras (1886-1972), patriarca de Constantinopla, padre del diálogo ecuménico.


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Espíritu del Señor está sobre ti,
el que nacerá de ti será santo.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Génesis 32,23-33

Aquella noche se levantó, tomó a sus dos mujeres con sus dos siervas y a sus once hijos y cruzó el vado de Yabboq. Les tomó y les hizo pasar el río, e hizo pasar también todo lo que tenía. Y habiéndose quedado Jacob solo, estuvo luchando alguien con él hasta rayar el alba. Pero viendo que no le podía, le tocó en la articulación femoral, y se dislocó el fémur de Jacob mientras luchaba con aquél. Este le dijo: "Suéltame, que ha rayado el alba." Jacob respondió: "No te suelto hasta que no me hayas bendecido." Dijo el otro: "¿Cuál es tu nombre?" - "Jacob." - En adelante no te llamarás Jacob sino Israel; porque has sido fuerte contra Dios y contra los hombres, y le has vencido. Jacob le preguntó: "Dime por favor tu nombre." - "¿ Para qué preguntas por mi nombre?" Y le bendijo allí mismo. Jacob llamó a aquel lugar Penuel, pues (se dijo): "He visto a Dios cara a cara, y tengo la vida salva." El sol salió así que hubo pasado Penuel, pero él cojeaba del muslo. Por eso los israelitas no comen, hasta la fecha, el nervio ciático, que está sobre la articulación del muslo, por haber sido tocado Jacob en la articulación femoral, en el nervio ciático.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

He aquí Señor, a tus siervos:
hágase en nosotros según tu Palabra.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Jacob está en un momento difícil. Está volviendo a la tierra prometida, pero tiene miedo de encontrarse con su hermano Esaú, del que se había separado de manera hostil. Jacob quiere reconstruir con Esaú una relación pacífica. En la incertidumbre de la soledad una presencia misteriosa entabla lucha con él. El texto no identifica en seguida a este personaje, como si nos quisiera ayudar a descubrirlo junto con Jacob. De hecho, Jacob, en su largo viaje, parece haberse olvidado de la compañía de Dios. Pero el Señor no se ha olvidado de él, y fuerza al creyente entablando una lucha con él para que reconozca nuevamente su presencia. Podríamos decir que la vida del creyente es siempre agónica, es siempre una lucha contra el orgullo, la autosuficiencia y el olvido. Dios lucha contra nuestro egoísmo. El creyente también debe luchar, aunque no sepa contra quién, para hacerse con la bendición, y esta vez no con la astucia sino con todo su ser. Dios le cambia el nombre por el de Israel, porque ha luchado. La fe muchas veces es una lucha a ciegas, pero termina por abrir un encuentro personal, cara a cara con Dios. Y la fe deja una señal, una señal de cambio, como en el caso del nombre y la historia de Jacob, que desde entonces fue Israel. Estar con Dios significa también luchar contra uno mismo y contra el mal que esclaviza al mundo. El Señor nos reviste con la fuerza de su amor.


07/07/2015
Memoria de la Madre del Señor


Agenda de la semana
FEB
19
Domingo 19 de febrero
Liturgia del domingo
FEB
20
Lunes 20 de febrero
Oración por la Paz
FEB
21
Martes 21 de febrero
Memoria de la Madre del Señor
FEB
22
Miércoles 22 de febrero
Memoria de los apóstoles
FEB
23
Jueves 23 de febrero
Memoria de la Iglesia
FEB
24
Viernes 24 de febrero
Memoria de Jesús crucificado
FEB
25
Sábado 25 de febrero
Vigilia del domingo
FEB
26
Domingo 26 de febrero
Liturgia del domingo