Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes son una estirpe elegida,
un sacerdocio real, nación santa,
pueblo adquirido por Dios
para proclamar sus maravillas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Éxodo 3,1-6.9-12

Moisés era pastor del rebaño de Jetró su suegro, sacerdote de Madián. Una vez llevó las ovejas más allá del desierto; y llegó hasta Horeb, la montaña de Dios. El ángel de Yahveh se le apareció en forma de llama de fuego, en medio de una zarza. Vio que la zarza estaba ardiendo, pero que la zarza no se consumía. Dijo, pues, Moisés: "Voy a acercarme para ver este extraño caso: por qué no se consume la zarza." Cuando vio Yahveh que Moisés se acercaba para mirar, le llamó de en medio de la zarza, diciendo: "¡Moisés, Moisés!" El respondió: "Heme aquí." Le dijo: "No te acerques aquí; quita las sandalias de tus pies, porque el lugar en que estás es tierra sagrada." Y añadió: "Yo soy el Dios de tu padre, el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob." Moisés se cubrió el rostro, porque temía ver a Dios. Así pues, el clamor de los israelitas ha llegado hasta mí y he visto además la opresión con que los egipcios los oprimen. Ahora, pues, ve; yo te envío a Faraón, para que saques a mi pueblo, los israelitas, de Egipto." Dijo Moisés a Dios: ¿Quién soy yo para ir a Faraón y sacar de Egipto a los israelitas?" Respondió: "Yo estaré contigo y esta será para ti la señal de que yo te envío: Cuando hayas sacado al pueblo de Egipto daréis culto a Dios en este monte ."

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes serán santos
porque yo soy santo, dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Moisés ha abandonado ya su indignación ante la injusticia y lleva una vida tranquila en su familia. Pero el Señor no se ha olvidado de la miseria de su pueblo. Y como un fuego ardiente, irrumpe en la vida de Moisés. Es el fuego del amor de Dios, el fuego de su compasión, que se presenta de manera inesperada ante un hombre olvidadizo y resignado, que no quiere más que apacentar su rebaño. El Señor se le acerca y lo llama por su nombre. Moisés contesta con rapidez y confianza. Eso mismo es lo que nos pasa a cada uno de nosotros cuando, desde la tierra santa de la comunidad cristiana, desde el lugar de la oración, abrimos el libro de las sagradas escrituras y Dios nos habla. El fuego de su palabra nos despierta de una vida atareada y distraída. Y descubrimos a un Dios que es el Señor de la historia de hombres y mujeres de fe que han contestado antes que nosotros: "Heme aquí". Por la fe de un solo hombre, Dios salvó a un pueblo entero. No nos echemos atrás cuando oigamos que Dios nos llama. Como Moisés, como Samuel (1 S 3), como Isaías (Is 6), como muchos otros profetas, contestemos también nosotros con confianza: "Heme aquí". El Señor hará de nosotros profetas de su amor para salvar al mundo. Dios no está lejos de los hombres; al contrario, se inclina hasta tocar su miseria para liberarlos. El autor pone en boca de Dios: "He visto la aflicción de mi pueblo en Egipto; he escuchado el clamor ante sus opresores". El Señor no es impasible. El clamor de su pueblo lo conmueve. Por eso decide bajar del cielo para liberarlo. Es la humillación de Dios, que se hará aún más visible en Jesús, siervo sufriente, que cargó con el dolor no solo del pueblo de Israel sino también del mundo entero. Dios no actúa solo, comparte su preocupación por la salvación con Moisés y con cada uno de nosotros y nos envía a los que sufren y a los pobres para que seamos un signo concreto de su misericordia. La objeción que plantea Moisés es también muchas veces la nuestra: ¿"quién soy yo" para ir a liberar a aquel pueblo de esclavos, para enfrentarme a un hombre fuerte como el faraón? Esa objeción, en realidad, esconde nuestra pereza. El Señor estará al lado de cada uno de nosotros. En la lucha contra el mal no estamos solos, cuando estamos junto a los que sufren no estamos solos. Dios es nuestra fuerza. Por eso lo servimos en la montaña donde se ha aparecido y nos ha hablado.


15/07/2015
Memoria de los santos y de los profetas


Agenda de la semana
NOV
27
Domingo 27 de noviembre
Liturgia del domingo
NOV
28
Lunes 28 de noviembre
Memoria de los pobres
NOV
29
Martes 29 de noviembre
Memoria de la Madre del Señor
NOV
30
Miércoles 30 de noviembre
Memoria de los apóstoles
DIC
1
Jueves 1 de diciembre
Memoria de la Iglesia
DIC
2
Viernes 2 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
3
Sábado 3 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo