Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma

Recuerdo de santa Clara de Asís (1193-1253), discípula de san Francisco en el camino de la pobreza y de la simplicidad evangélica.


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Espíritu del Señor está sobre ti,
el que nacerá de ti será santo.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Deuteronomio 31,1-8

Moisés acabó diciendo estas palabras a todo Israel: He cumplido 120 años. Ya no puedo salir ni entrar. Y Yahveh me ha dicho: Tú no pasarás este Jordán. Yahveh tu Dios pasará delante de ti, él destruirá ante ti esas naciones y las desalojará. Será Josué quien pasará delante de ti, como ha dicho Yahveh. Yahveh las tratará como trató a Sijón y a Og, reyes amorreos, y a su país, a los cuales destruyó. Yahveh os los entregará, y vosotros los trataréis exactamente conforme a la orden que yo os he dado. ¡Sed fuertes y valerosos!, no temáis ni os asustéis ante ellos, porque Yahveh tu Dios marcha contigo: no te dejará ni te abandonará." Después Moisés llamó a Josué y le dijo en presencia de todo Israel: "¡Se fuerte y valeroso!, tú entrarás con este pueblo en la tierra que Yahveh juró dar a sus padres, y tú se la darás en posesión. Yahveh marchará delante de ti, él estará contigo; no te dejará ni te abandonará. No temas ni te asustes."

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

He aquí Señor, a tus siervos:
hágase en nosotros según tu Palabra.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Moisés es realmente el hombre de Dios. Todo lo que ha hecho lo ha hecho siempre obedeciendo a Dios, que lo ha guiado para liberar a su pueblo de la esclavitud de Egipto. Quien escucha a Dios también ama a su pueblo, porque unir nuestra vida al Señor significa amar y defender a los suyos, aquellos que elige y que nos confía de muchas maneras. Por la tierra prometida Moisés había hecho frente a la dureza del desierto, al miedo del ejército egipcio, a la incredulidad de los suyos, a su decisión de fabricar ídolos y a la amargura de la nostalgia. Continuó guiando a su pueblo porque escuchaba a Dios y era el primero en obedecer su ley. Llegó cerca de la tierra prometida, pero no entró en ella. El Señor se lo había dicho. Moisés no desespera, no quiere algo para él, no reivindica su papel o algún derecho. No posee aquella tierra por la que había hecho frente a todo el camino. Recordemos la bienaventuranza que indica Jesús para que aprendamos a ser hombres de fe: felices aquellos que creerán sin haber visto. ¡El que cree ya lo tiene todo! Moisés siempre creyó en la promesa del Señor. No necesita poseerla. Sabe que todo viene de Dios y que su amor guiará al pueblo. A menudo los hombres confunden el don y la posesión, asocian lo que se les pide a una cuestión personal, se dejan dominar por el protagonismo que termina por hacer que todo gire alrededor de uno mismo. Moisés pide a los suyos que continúen confiando en Dios, para afrontar los nuevos desafíos. ¿Cuándo termina el camino? En realidad todos lo vemos desde lejos y confiamos en Dios que "marcha contigo: no te dejará ni te abandonará". Josué guiará al pueblo. Pero siempre porque el Señor va delante de él en el camino. La firme serenidad de Moisés, su actitud libre de poseer, que tanto condiciona la vida y las decisiones de los discípulos y de los hombres, lo convierten en un verdadero creyente.


11/08/2015
Memoria de la Madre del Señor


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri