Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes son una estirpe elegida,
un sacerdocio real, nación santa,
pueblo adquirido por Dios
para proclamar sus maravillas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Deuteronomio 34,1-12

Moisés subió de las Estepas de Moab al monte Nebo, cumbre del Pisgá, frente a Jericó, y Yahveh le mostró la tierra entera: Galaad hasta Dan, todo Neftalí, la tierra de Efraím y de Manasés, toda la tierra de Judá, hasta el mar Occidental, el Négueb, la vega del valle de Jericó, ciudad de las palmeras, hasta Soar. Y Yahveh le dijo: "Esta es la tierra que bajo juramento prometí a Abraham, Isaac y Jacob, diciendo: A tu descendencia se la daré. Te dejo verla con tus ojos, pero no pasarás a ella." Allí murió Moisés, servidor de Yahveh, en el país de Moab, como había dispuesto Yahveh. Le enterró en el Valle, en el País de Moab, frente a Bet Peor. Nadie hasta hoy ha conocido su tumba. Tenía Moisés 120 años cuando murió; y no se había apagado su ojo ni se había perdido su vigor. Los israelitas lloraron a Moisés treinta días en las Estepas de Moab; cumplieron así los días de llanto por el duelo de Moisés. Josué, hijo de Nun, estaba lleno del espíritu de sabiduría, porque Moisés le había impuesto las manos. A él obedecieron los israelitas, cumpliendo la orden que Yahveh había dado a Moisés. No ha vuelto a surgir en Israel un profeta como Moisés, a quien Yahveh trataba cara a cara, nadie como él en todas las señales y prodigios que Yahveh le envió a realizar en el país de Egipto, contra Faraón, todos sus siervos y todo su país, y en la mano tan fuerte y el gran terror que Moisés puso por obra a los ojos de todo Israel.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes serán santos
porque yo soy santo, dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Dios solo le muestra a Moisés todo el país que había buscado y soñado después de que Moisés hablara al pueblo y encomendara su cometido a quien iba a sucederle. No poseer, no tocar, no ver con la experiencia material no significa no alegrarse y no encontrar aquello en lo que tanto se ha creído y por lo que tanto se ha trabajado. ¡Es totalmente cierto que poseer no significa entender y conservar! ¡Cuántas decepciones provoca el orgullo, que nos hace creer que es nuestro todo aquello de lo que nos adueñamos, y nos hace creer que es inútil lo que no controlamos nosotros! De ese modo hacemos que la esperanza no sea posible y no sabemos disfrutar de todo lo que tenemos. Moisés subió al monte Nebo y desde allí el Señor le enseñó todo el país. El Señor parece que quiere asegurarle a Moisés que su esperanza y los frutos de su camino no se han perdido porque no los poseerá directamente. Dios promete lo que en realidad busca el hombre: el futuro, la descendencia, lo que irá más allá del límite personal de cada uno. No es ninguna casualidad que el Deuteronomio explique que a pesar de los años sus ojos no se habían apagado y no había menguado su vigor. Josué continúa después de él, porque Moisés le había impuesto las manos. Quien quiere conservar todo lo que tiene lo pierde él y se lo quita a los demás. El libro comenta que nunca más ha salido en Israel un profeta como Moisés, aquel con el que el Señor hablaba cara a cara. Y no obstante, no se sabe dónde está su tumba. Hasta el final pensó, humildemente, que no era más que un siervo de Dios. Por eso permanecen sus frutos. Dejar para los demás, seguir lo que nos dice el Señor, aunque nos parezca humanamente poco o incluso decepcionante, es la verdadera respuesta a la pregunta de eternidad y de plenitud que contiene en ella misma nuestra vida.


12/08/2015
Memoria de los santos y de los profetas


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri