Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Quien vive y cree en mí
no morirá jamas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Rut 2,1-3.8-11.13-17

Tenía Noemí por parte de su marido un pariente de buena posición, de la familia de Elimélek, llamado Booz. Rut la moabita dijo a Noemí: "Déjame ir al campo a espigar detrás de aquél a cuyos ojos halle gracia"; ella respondió: "Vete, hija mía." Fue ella y se puso a espigar en el campo detrás de los segadores, y quiso su suerte que fuera a dar en una parcela de Booz, el de la familia de Elimélek. Booz dijo a Rut: "¿Me oyes, hija mía? No vayas a espigar a otro campo ni te alejes de aquí; quédate junto a mis criados. Fíjate en la parcela que sieguen y vete detrás de ellos. ¿No he mandado a mis criados que no te molesten? Si tienes sed vete a las vasijas y bebe de lo que saquen del pozo los criados." Cayó ella sobre su rostro y se postró en tierra y le dijo: "¿Cómo he hallado gracia a tus ojos para que te fijes en mí, que no soy más que una extranjera?" Booz le respondió: "Me han contado al detalle todo lo que hiciste con tu suegra después de la muerte de tu marido, y cómo has dejado a tu padre y a tu madre y la tierra en que naciste, y has venido a un pueblo que no conocías ni ayer ni anteayer. Booz tomó a Rut, y ella fue su mujer; se unió a ella, y Yahveh hizo que concibiera, y dio a luz un niño. Las mujeres dijeron a Noemí: "Bendito sea Yahveh que no ha permitido que te falte hoy uno que te rescate para perpetuar su nombre en Israel. Será el consuelo de tu alma y el apoyo de tu ancianidad, porque lo ha dado a luz tu nuera que te quiere y es para ti mejor que siete hijos." Tomó Noemí al niño y le puso en su seno y se encargó de criarlo. Las vecinas le pusieron un nombre diciendo: "Le ha nacido un hijo a Noemí" y le llamaron Obed. Es el padre de Jesé, padre de David.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Si tú crees, verás la gloria de Dios,
dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este capítulo empieza y termina con una conversación en casa entre Rut y Noemí. En medio se produce la conversación entre Rut y Booz. En esta trama de amistad entre Noemí y Rut el Señor lleva a cabo su plan de salvación. Podríamos decir que el terreno de los lazos personales, los de la amistad y la solidaridad, es el lugar privilegiado de la acción de Dios. Rut, a pesar de ser mujer y extranjera, en el campo de Booz se comporta como un trabajador incansable, con una audacia totalmente extraordinaria. Y no lo hace por casualidad: hay en ella una determinación que es fruto de la amistad. Y el lazo con Noemí es tan fuerte que la lleva a tomar la iniciativa. A Booz, un hombre rico y de prestigio, no le pasa por alto aquella mujer extranjera que se comporta de manera tan extraordinaria cuando trabaja en sus tierras. Y si por norma general es el hombre, quien sale a buscar a la mujer, o al menos tiene intención de encontrar una esposa, con Rut pasa lo contrario: Booz va a decirle que sus criados le darán de beber, que puede beber el agua que le darán. Es él, quien le dice lo que ha oído sobre ella, lo que ha hecho por Noemí. Booz la trata desde el inicio de manera distinta: pide a los criados que la respeten y él la trata como si ya fuera su esposa. Y, después de que la inviten a pararse, Rut se sorprende a su vez por el interés de Booz, pero sobre todo de su discurso. Booz le dice: "has dejado a tu padre y a tu madre y la tierra en que naciste...", que recuerda a las palabras de la vocación de Abraham: "deja el hombre a su padre y a su madre..." (Gn 2,24). Y luego llega el consuelo del amor de Dios: el "Dios de Israel, bajo cuyas alas has venido a refugiarte...". Rut vuelve a la casa de Noemí, que continúa estando en primer lugar entre sus afectos y sus preocupaciones. Noemí, antes de que Rut se lo explique todo, bendice a los que se han interesado por ella utilizando un lenguaje religioso que alude a Dios de manera velada. Pero Rut la corrige y le explica que se trata de Booz. Noemí finge no entender la visión más terrena de Rut y continúa destacando la buena suerte de Rut desde el punto de vista del Señor. Solo después le indica el puesto que ocupa Booz en la familia y su función de go'el, o rescatador. Cuando Noemí alude a la piedad de Dios con los vivos y con los muertos, tiene presente a Elimélec, el marido difunto, y al de Rut, Quilión, junto a ellas dos que están vivas.


22/08/2015
Vigilia del domingo


Agenda de la semana
NOV
27
Domingo 27 de noviembre
Liturgia del domingo
NOV
28
Lunes 28 de noviembre
Memoria de los pobres
NOV
29
Martes 29 de noviembre
Memoria de la Madre del Señor
NOV
30
Miércoles 30 de noviembre
Memoria de los apóstoles
DIC
1
Jueves 1 de diciembre
Memoria de la Iglesia
DIC
2
Viernes 2 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
3
Sábado 3 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo