Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes son una estirpe elegida,
un sacerdocio real, nación santa,
pueblo adquirido por Dios
para proclamar sus maravillas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Primera Tesalonicenses 2,9-13

Pues recordáis, hermanos, nuestros trabajos y fatigas. Trabajando día y noche, para no ser gravosos a ninguno de vosotros, os proclamamos el Evangelio de Dios. Vosotros sois testigos, y Dios también, de cuán santa, justa e irreprochablemente nos comportamos con vosotros, los creyentes. Como un padre a sus hijos, lo sabéis bien, a cada uno de vosotros os exhortábamos y alentábamos, conjurándoos a que vivieseis de una manera digna de Dios, que os ha llamado a su Reino y gloria. De ahí que también por nuestra parte no cesemos de dar gracias a Dios porque, al recibir la Palabra de Dios que os predicamos, la acogisteis, no como palabra de hombre, sino cual es en verdad, como Palabra de Dios, que permanece operante en vosotros, los creyentes.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes serán santos
porque yo soy santo, dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

El apóstol continúa en este pasaje su autodefensa. Si en el pasaje anterior explicó lo que no había hecho (1 Ts 2,1-8), ahora el apóstol quiere destacar el bien que ha llevado a cabo. Decidió tener un comportamiento irreprensible, en consonancia con la palabra que predicaba: "Vosotros sois testigos... de cuán santa, justa e irreprochablemente nos comportamos con vosotros, los creyentes". El apóstol sabe que el Evangelio es de Dios, y no suyo o de otro, y es consciente de que la predicación será mucho más eficaz cuanto más se corresponda su vida con sus palabras. El Evangelio no es una doctrina que hay que aprender y comunicar; es una palabra fuerte y eficaz que cambia el corazón y la vida de aquel que la predica y también de aquel que la escucha. El apóstol no se presenta como un transmisor de un nuevo conocimiento, como un maestro de nuevas doctrinas. Se presenta como un padre que gasta todas sus fuerzas para generar en la fe a sus nuevos hijos. Les recuerda a los tesalonicenses: "Os exhortábamos y animábamos a cada uno de vosotros, como un padre a sus hijos, pidiéndoos que vivieseis de una manera digna de Dios, que os ha llamado a su Reino y gloria". Con estas palabras el apóstol sabe que toca el corazón de los tesalonicenses y que les ayuda a continuar escuchando el Evangelio y llevando una vida fraterna. Y por eso da las gracias a Dios: "Porque, al recibir la palabra de Dios que os predicamos, no la acogisteis como palabra de hombre, sino cual es en verdad: como palabra de Dios". Podríamos decir que es el consuelo del pastor que ve cómo su predicación apostólica llega a buen puerto. Y el apóstol sabe que ese es el corazón de la experiencia cristiana, la fe en que la Palabra de Dios "permanece activa en vosotros, los creyentes" (v. 13).


26/08/2015
Memoria de los santos y de los profetas


Agenda de la semana
FEB
19
Domingo 19 de febrero
Liturgia del domingo
FEB
20
Lunes 20 de febrero
Oración por la Paz
FEB
21
Martes 21 de febrero
Memoria de la Madre del Señor
FEB
22
Miércoles 22 de febrero
Memoria de los apóstoles
FEB
23
Jueves 23 de febrero
Memoria de la Iglesia
FEB
24
Viernes 24 de febrero
Memoria de Jesús crucificado
FEB
25
Sábado 25 de febrero
Vigilia del domingo
FEB
26
Domingo 26 de febrero
Liturgia del domingo