Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma

Recuerdo de san Egidio, monje de Oriente que viajó a Occidente. Vivió en Francia y se convirtió en padre de muchos monjes. La Comunidad de Sant'Egidio debe su nombre a la iglesia de Roma dedicada al santo. Se recuerda hoy también el inicio de la Segunda Guerra Mundial. Oración por el fin de todas las guerras. La Iglesia ortodoxa empieza el año litúrgico.


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Espíritu del Señor está sobre ti,
el que nacerá de ti será santo.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Primera Tesalonicenses 5,1-6.9-11

En lo que se refiere al tiempo y al momento, hermanos, no tenéis necesidad que os escriba. Vosotros mismos sabéis perfectamente que el Día del Señor ha de venir como un ladrón en la noche. Cuando digan: «Paz y seguridad», entonces mismo, de repente, vendrá sobre ellos la ruina, como los dolores de parto a la que está encinta; y no escaparán. Pero vosotros, hermanos, no vivís en la oscuridad, para que ese Día os sorprenda como ladrón, pues todos vosotros sois hijos de la luz e hijos del día. Nosotros no somos de la noche ni de las tinieblas. Así pues, no durmamos como los demás, sino velemos y seamos sobrios. Dios no nos ha destinado para la cólera, sino para obtener la salvación por nuestro Señor Jesucristo, que murió por nosotros, para que, velando o durmiendo, vivamos juntos con él. Por esto, confortaos mutuamente y edificaos los unos a los otros, como ya lo hacéis.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

He aquí Señor, a tus siervos:
hágase en nosotros según tu Palabra.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Pablo quiere prevenir a los tesalonicenses del ansia de conocer y calcular el día y la hora de la venida de Jesús. Él “ha de venir como un ladrón en la noche” (5,2). Además, el mismo Jesús había advertido a los discípulos: “Si el dueño de casa supiese a qué hora iba a venir el ladrón, no dejaría que le horadasen su casa” (Lc 12,39). El ladrón, por desgracia, llega siempre de manera inesperada. Lo mismo sucederá con la venida de Cristo. La única certeza que tenemos sobre el último día es que vendrá improvisada e inesperadamente. Por eso hay que velar “toda la noche". Para los que viven sin pensar en ello, en “paz y seguridad”, el día del Señor vendrá de repente y caerá sobre ellos la ruina, un gran duelo del que no podrán escapar. A muchos les pasará como a aquel rico necio que se dijo a sí mismo: “Alma, tienes muchos bienes en reserva para muchos años. Descansa, come, bebe, banquetea” (Lc 12,16-20). El apóstol nos pide que estemos siempre en vela y vigilando, es decir, que seamos "hijos de la luz", "hijos del día", como los que viven en la luz de la Palabra de Dios y en la claridad del amor. Quien no escucha la Palabra vive “en la oscuridad” y se comporta como “los que duermen”. El hombre del día es sobrio de sí mismo, no se deja superar por sus preocupaciones y se muestra siempre dispuesto a librar la buena lucha de la fe para derrotar al mal y para que el bien prevalezca. Sabe utilizar las armas adecuadas. A los romanos, Pablo les escribe: “La noche está avanzada. El día se avecina. Despojémonos, pues, de las obras de las tinieblas y revistámonos de las armas de la luz” (Rm 13,12). Y a los efesios les dice: “Revestíos de las armas de Dios para poder resistir a las acechanzas del diablo… Nuestra lucha no es contra la carne y la sangre… Tomad las armas de Dios, para que podáis resistir en el día funesto" (Ef 6,11ss). Las armas más importantes son la fe, el amor y la esperanza. Son armas de Dios que garantizan la victoria, e incluso la llevan en sí mismas si el creyente las lleva y las usa. El Señor ya ha reunido a los creyentes en su comunidad destinándolos así a la salvación. Pero no es un destino que nos cae encima como una losa. La fe es un don, pero no se da por casualidad, sino que siempre requiere un encuentro personal con Jesús. Y la salvación no es otra cosa que permanecer en este encuentro. Por eso: “velando o durmiendo, vivamos juntos con él” (5,10). El cielo es Jesús y la vida plena también es él. Esa es nuestra bienaventuranza.


01/09/2015
Memoria de la Madre del Señor


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri