Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Quien vive y cree en mí
no morirá jamas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Romanos 8,1-11

Por consiguiente, ninguna condenación pesa ya sobre los que están en Cristo Jesús. Porque la ley del espíritu que da la vida en Cristo Jesús te liberó de la ley del pecado y de la muerte. Pues lo que era imposible a la ley, reducida a la impotencia por la carne, Dios, habiendo enviado a su propio Hijo en una carne semejante a la del pecado, y en orden al pecado, condenó el pecado en la carne, a fin de que la justicia de la ley se cumpliera en nosotros que seguimos una conducta, no según la carne, sino según el espíritu. Efectivamente, los que viven según la carne, desean lo carnal; mas los que viven según el espíritu, lo espiritual. Pues las tendencias de la carne son muerte; mas las del espíritu, vida y paz, ya que las tendencias de la carne llevan al odio a Dios: no se someten a la ley de Dios, ni siquiera pueden; así, los que están en la carne, no pueden agradar a Dios. Mas vosotros no estáis en la carne, sino en el espíritu, ya que el Espíritu de Dios habita en vosotros. El que no tiene el Espíritu de Cristo, no le pertenece; mas si Cristo está en vosotros, aunque el cuerpo haya muerto ya a causa del pecado, el espíritu es vida a causa de la justicia. Y si el Espíritu de Aquel que resucitó a Jesús de entre los muertos habita en vosotros, Aquel que resucitó a Cristo de entre los muertos dará también la vida a vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que habita en vosotros.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Si tú crees, verás la gloria de Dios,
dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

En clara antítesis con el pasaje que leímos ayer (7,18-25), el apóstol describe la situación de "los que están en Cristo Jesús" (v. 1). Guiados por el Espíritu, estos pueden caminar según los designios de Dios. De hecho, aquel que acoge a Jesús en su vida queda radicalmente liberado del pecado y de su esclavitud. Por eso el apóstol puede decir: "Ninguna condenación pesa ya sobre los que están en Cristo". El creyente se encuentra en una situación nueva, es un hombre nuevo guiado por una fuerza nueva, la del amor que Dios mismo ha derramado en su corazón. Pablo repite: "La ley del espíritu que da la vida en Cristo Jesús te liberó de la ley del pecado y de la muerte". La afirmación sobre la centralidad del Espíritu de Dios domina con insistencia esta página de la Epístola. El capítulo ocho de la Epístola es el capítulo de todo en Nuevo Testamento en el que se cita más veces al Espíritu Santo. El apóstol quiere poner de manifiesto con la mayor claridad posible la nueva creación en la que el creyente está sumergido, de la que forma parte. Aquel que acoge el Espíritu de Cristo ya no puede seguir los deseos de la carne que llevan "naturalmente" hacia el pecado y la muerte. El creyente recibe un nuevo instinto, una nueva pasión espiritual, un nuevo sentimiento, y, por tanto, nuevas perspectivas por vivir y por realizar. El Espíritu hace presente en los creyentes la victoria misma de Cristo sobre el pecado y la muerte. El Espíritu se apodera de la vida del creyente y lo impulsa a desear cosas nuevas: las tendencias del espíritu son "vida y paz", dice Pablo. Y termina diciendo: "Y si el espíritu que resucitó a Jesús de entre los muertos habita en vosotros, Aquel que resucitó a Cristo de entre los muertos dará la vida también a vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que habita en vosotros" (v. 11). Ya ahora los creyentes viven la victoria de la resurrección sobre el pecado y sobre la muerte. El Espíritu nos hace partícipes de la vida misma de Dios.


24/10/2015
Vigilia del domingo


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri