Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Romanos 9,1-5

Digo la verdad en Cristo, no miento, - mi conciencia me lo atestigua en el Espíritu Santo -, siento una gran tristeza y un dolor incesante en el corazón. Pues desearía ser yo mismo anatema, separado de Cristo, por mis hermanos, los de mi raza según la carne, - los israelitas -, de los cuales es la adopción filial, la gloria, las alianzas, la legislación, el culto, las promesas, y los patriarcas; de los cuales también procede Cristo según la carne, el cual está por encima de todas las cosas, Dios bendito por los siglos. Amén.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

El apóstol, después de haber hablado de la manifestación de la justicia de Dios que justifica al creyente y lo hace capaz de vivir según el Espíritu, dirige ahora su atención al pueblo de Israel y al misterio de su historia. Se siente profundamente vinculado a la historia del pueblo que Dios eligió ya en tiempos de Abraham. Y se pregunta con profunda angustia qué será de este pueblo si la salvación depende de Jesucristo y no de la ley. Es evidente que el apóstol siente una fuerte amargura porque sus antiguos hermanos en la carne no llegan a gozar de la nueva alianza que estableció Jesús: "Siento una gran tristeza y un dolor incesante en el corazón. Pues desearía ser yo mismo maldito, separado de Cristo, por mis hermanos, los de mi raza según la carne. Son israelitas; de ellos es la adopción filial, la gloria, las alianzas, la legislación, el culto, las promesas y los patriarcas". Aún más –añade Pablo–: "de ellos también procede Cristo según la carne, el cual está por encima de todas las cosas, Dios bendito por los siglos". El pueblo de la primera alianza se ha dejado sorprender –afirma– por la presunción de poseer el favor de Dios mediante de la ley. Esta convicción les ha llevado a tropezar, es decir, a no reconocer a Jesús como Hijo de Dios. Aun así –y aquí el apóstol toca el misterio de la fidelidad de Dios–, "no ha fallado la Palabra de Dios". El problema que se plantea el apóstol versa sobre quién es el verdadero Israel. Y afirma que no todos los descendientes de Israel lo son. Para ser hijo de Dios no basta la descendencia de la carne y de la sangre, sino la adhesión del corazón al Evangelio de Cristo. Solo la fe, es decir, la adhesión libre y total de nuestro corazón a Dios nos libra de la esclavitud de la carne, para hacernos partícipes de la salvación. Por eso también los discípulos de Jesús deben guardarse de pertenecer de manera exterior, individual y ritual a la comunidad de creyentes. Solo la fe marcada por el amor salva.


30/10/2015
Memoria de Jesús crucificado


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri