Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Daniel 1,1-6.8-20

El año tercero del reinado de Yoyaquim, rey de Judá, Nabucodonosor, rey de Babilonia, vino a Jerusalén y la sitió. El Señor entregó en sus manos a Yoyaquim rey de Judá, así como parte de los objetos de la Casa de Dios. El los llevó al país de Senaar y depositó los objetos en la casa del tesoro de sus dioses. El rey mandó a Aspenaz, jefe de sus eunucos, tomar de entre los israelitas de estirpe real o de familia noble, algunos jóvenes, sin defecto corporal, de buen parecer, instruidos en toda sabiduría, cultos e inteligentes, idóneos para servir en la corte del rey, con el fin de enseñarles la escritura y la lengua de los caldeos. El rey les asignó una ración diaria de los manjares del rey y del vino de su mesa. Deberían ser educados durante tres años, después de lo cual entrarían al servicio del rey. Entre ellos se encontraban Daniel, Ananías, Misael y Azarías, que eran judíos. Daniel, que tenía el propósito de no mancharse compartiendo los manjares del rey y el vino de su mesa, pidió al jefe de los eunucos permiso para no mancharse. Dios concedió a Daniel hallar gracia y benevolencia ante el jefe de los eunucos. Pero el jefe de los eunucos dijo a Daniel: "Temo al rey, mi señor; él ha asignado vuestra comida y vuestra bebida, y si llega a ver vuestros rostros más macilentos que los de los jóvenes de vuestra edad, expondríais mi cabeza a los ojos del rey." Daniel dijo entonces al guarda a quien el jefe de los eunucos había confiado el cuidado de Daniel, Ananías, Misael y Azarías: Por favor, pon a prueba a tus siervos durante diez días: que nos den de comer legumbres y de beber agua; después puedes comparar nuestro aspecto con el de los jóvenes que comen los manjares del rey, y hacer con tus siervos con arreglo a lo que hayas visto." Aceptó él la propuesta y les puso a prueba durante diez días. Al cabo de los diez días se vio que tenían mejor aspecto y estaban más rollizos que todos los jóvenes que comían los manjares del rey. Desde entonces el guarda retiró sus manjares y el vino que tenían que beber, y les dio legumbres. A estos cuatro jóvenes les concedió Dios ciencia e inteligencia en toda clase de letras y sabiduría. Particularmente Daniel poseía el discernimiento de visiones y sueños. Al cabo del tiempo establecido por el rey para que le fueran presentados los jóvenes, el jefe de los eunucos los llevó ante Nabucodonosor. El rey conversó con ellos, y entre todos no se encontró ningún otro como Daniel, Ananías, Misael y Azarías. Quedaron, pues, al servicio del rey. Y en cuantas cosas de sabiduría o de inteligencia les consultó el rey, los encontró diez veces superiores a todos los magos y adivinos que había en todo su reino.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

En esta última semana del año litúrgico, la Liturgia nos hace escuchar algunos pasajes del libro de Daniel que por su carácter escatológico nos ayudan a contemplar el misterio final de la historia. El apunte sobre el sitio de Jerusalén por parte del rey babilonio Nabucodonosor quiere destacar la nueva situación en la que se encuentra el pueblo hebreo: la difícil relación con el gran mundo que lo rodea. Es emblemático que cite dos ciudades, Babilonia y Jerusalén. Con ello no quiere hacer una descripción histórica sino más bien poner de manifiesto que siempre es Dios, el que guía la historia de su pueblo, incluso cuando tiene que entrar en relación con el mundo exterior. El autor explica en seguida que Dios pone los objetos del templo en manos del rey babilonio Joaquín, que se los lleva. Incluso la decisión de elegir a cuatro jóvenes hebreos de estirpe real, los de mejor parecido y los más inteligentes de todos, para que fueran a Babilonia para ser instruidos en la corte del rey es fruto de la voluntad de Dios. Hay como un sano orgullo hebreo en este pasaje del libro: aquellos jóvenes resultan ser los mejores de entre todos los jóvenes babilonios. Sin duda el Señor les sostiene y les ayuda. Ellos, por su parte, no traicionan la ley tomando alimentos prohibidos. Al comer únicamente legumbres no solo no adelgazan, sino que incluso presentan mejor salud que sus coetáneos babilonios. Esta situación de éxito recuerda a la historia de José, que llegó a lo más alto de la estructura de mando de la corte del rey de Egipto. El autor, en definitiva, parece que diga que los creyentes de Israel, si permanecen fieles a Dios, saben llevar a cabo la misión que se les confía más allá del recinto de Israel. En este caso, de todos los que se presentaron ante el rey, ninguno fue tan sabio como Daniel y sus compañeros. Aquel que es fiel a Dios sabe enseñar la sabiduría que brota de su corazón. Y no por sus los méritos y las cualidades personales, sino sobre todo porque es fiel al Señor. Si los creyentes escuchan la Palabra e Dios y la siguen son capaces de ofrecer a toda la sociedad una sabiduría extraordinaria que proviene, precisamente, de escuchar al Señor y su palabra.


23/11/2015
Memoria de los pobres


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri