Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes son una estirpe elegida,
un sacerdocio real, nación santa,
pueblo adquirido por Dios
para proclamar sus maravillas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

1Samuel 3,1-10.19-20

Servía el niño Samuel a Yahveh a las órdenes de Elí; en aquel tiempo era rara la palabra de Yahveh, y no eran corrientes las visiones. Cierto día, estaba Elí acostado en su habitación - sus ojos iban debilitándose y ya no podía ver - no estaba aún apagada la lámpara de Dios, y Samuel estaba acostado en el Santuario de Yahveh, donde se encontraba el arca de Dios. Llamó Yahveh: "¡Samuel, Samuel!" El respondió: "¡Aquí estoy!", y corrió donde Elí diciendo: "¡Aquí estoy, porque me has llamado." Pero Elí le contestó: "Yo no te he llamado; vuélvete a acostar." El se fue y se acostó. Volvió a llamar Yahveh: "¡Samuel!" Se levantó Samuel y se fue donde Elí diciendo: "Aquí estoy, porque me has llamado." Elí le respondió: "Yo no te he llamado, hijo mío, vuélvete a acostar." Aún no conocía Samuel a Yahveh, pues no le había sido revelada la palabra de Yahveh. Tercera vez llamó Yahveh a Samuel y él se levantó y se fue donde Elí diciendo: "Aquí estoy, porque me has llamado." Comprendió entonces Elí que era Yahveh quien llamaba al niño, y dijo a Samuel: "Vete y acuéstate, y si te llaman, dirás: Habla, Yahveh, que tu siervo escucha." Samuel se fue y se acostó en su sitio. Vino Yahveh, se paró y llamó como las veces anteriores "Samuel, Samuel!" Respondió Samuel: "¡Habla, que tu siervo escucha." Samuel crecía, Yahveh estaba con él y no dejó caer en tierra ninguna de sus palabras. Todo Israel, desde Dan hasta Berseba, supo que Samuel estaba acreditado como profeta de Yahveh.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes serán santos
porque yo soy santo, dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Era un momento difícil para Israel. El pasaje se abre con la notación de que Samuel "servía ... al Señor a las órdenes de Elí". Pero inmediatamente se añade: "en aquel tiempo era rara la palabra del Señor, y no eran corrientes las visiones". Todo parece confluir hacia el declive de Israel, con la imposibilidad de cualquier renacimiento. La ausencia de la profecía significaba la ausencia misma de Dios y, por tanto, de una luz que indicase el camino a recorrer. La rareza de la palabra hacía imposibles las visiones, las perspectivas amplias y audaces que permitieran entrever un futuro bello para todo el pueblo de Israel. Estas mismas palabras se podrían aplicar para el inicio de este tercer milenio: son raras las visiones, son difíciles los sueños de un mundo más justo y humano, donde no haya desigualdades tan escandalosas. Cada uno está como replegado sobre sí mismo y preocupado de su propio yo o de su recinto. No se va más allá de uno mismo, más allá de la propia realidad, el propio grupo, la etnia o la nación. Faltan visiones universales que comprendan a toda la familia humana en su amplitud. Elí, que incluso debería haberlas tenido, había envejecido en la ceguera y vivía retirado en su habitación, Samuel era todavía un niño. Sin embargo -dice el texto sagrado- "No estaba aún apagada la lámpara de Dios". El Señor velaba sobre su pueblo. De hecho, su amor es mucho más grande que el de sus hijos. Y he aquí que mientras Samuel duerme el Señor lo llama. Hasta tres veces Samuel siente la llamada de Dios; cada vez acude donde Elí, y, a la tercera, el sacerdote le dice lo que debe hacer. El texto advierte que "Aún no conocía Samuel al Señor, pues no le había sido revelada la palabra del Señor". Samuel, que vive desde hace años en el Santuario en contacto directo con el sumo sacerdote, sirviendo al Señor, durmiendo incluso en el Templo, no conoce sin embargo al Señor. ¿Cómo es posible? Se pueden conocer muchas cosas de Dios sin conocerlo. Sí, es posible incluso estando en el Templo no tener un contacto personal con Dios. También Job, hacia el final del libro, dice a Dios "Sólo de oídas te conocía, pero ahora te han visto mis ojos" (Job 42,5). En efecto, una cosa es saber las cosas de Dios y otra muy distinta es "conocer al Señor". Si Job llega a conocerlo través del sufrimiento y de la rebelión, Samuel ha necesitado escuchar varias veces la voz que le llamaba. Tres veces significa repetidamente, ha debido escuchar -y también ser ayudado por el viejo Elí que le sugiere las palabras que decir. Samuel obedece y repite las palabras que le sugirió el sacerdote: "¡Habla, que tu siervo escucha!". Y recibió la revelación de Dios. Fue una revelación también dura: Dios condenaba la línea sacerdotal de Elí y de sus hijos. Se comprende por eso el miedo de Samuel al referir a Elí lo que le había dicho el Señor. Es verdad que las culpas eran de los hijos y no de él, pero también él debe pagar y se le quitará todo. Al oír este mensaje, Elí aparece como un modelo de piedad y docilidad (v. 18). En el momento terrible de la decisión, Elí y Samuel están juntos en la obediencia, como la habían estado al inicio de su historia. Ambos aceptan ahora el veredicto de Dios: a Samuel ese veredicto le ofrece poder y autoridad; a Elí solamente dolor y humillación. Para ambos es indiscutible el poder de la voluntad de Dios. Elí había criado a Samuel en la obediencia: ahora los dos están juntos para afrontar la severa y poderosa voluntad del Señor. Sin embargo, en el centro de la escena no está el final anunciado a Elí, más bien la investidura de Samuel. Desde aquel momento la Palabra de Dios dejó de ser rara. El Señor había elegido a Samuel como profeta y por su parte él "no dejó caer en tierra ninguna de sus palabras (del Señor)". Es la exhortación a todo creyente para que, como Samuel, no eche por tierra ninguna de las palabras que recibe de Dios.


13/01/2016
Memoria de los santos y de los profetas


Agenda de la semana
NOV
27
Domingo 27 de noviembre
Liturgia del domingo
NOV
28
Lunes 28 de noviembre
Memoria de los pobres
NOV
29
Martes 29 de noviembre
Memoria de la Madre del Señor
NOV
30
Miércoles 30 de noviembre
Memoria de los apóstoles
DIC
1
Jueves 1 de diciembre
Memoria de la Iglesia
DIC
2
Viernes 2 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
3
Sábado 3 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri