Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Yo soy el buen pastor,
mis ovejas escuchan mi voz
y devendrán
un solo rebaño y un solo redil.

Aleluya, aleluya, aleluya.

1Samuel 4,1b-11

Se pusieron los filisteos en orden de batalla contra Israel; se libró un gran combate y fue batido Israel por los filisteos, muriendo en las filas, en campo abierto, cerca de 4.000 hombres. Volvió el ejército al campamento, y los ancianos de Israel dijeron: "¿Por qué nos ha derrotado hoy Yahveh delante de los filisteos? Vamos a buscar en Silo el arca de nuestro Dios; que venga en medio de nosotros y que nos salve del poder de nuestros enemigos." El pueblo envió a Silo y sacaron de allí el arca de Yahveh Sebaot que está sobre los querubines; acompañaron al arca Jofní y Pinjás, los dos hijos de Elí. Cuando el arca de Yahveh llegó al campamento, todos los israelitas lanzaron un gran clamor que hizo retumbar las tierras. Los filisteos oyeron el estruendo del clamoreo y dijeron: "¿Qué significa este gran clamor en el campamento de los hebreos?" Y se enteraron de que el arca de Yahveh había llegado al campamento. Temieron entonces los filisteos, porque se decían: "Dios ha venido al campamento." Y exclamaron: "¡Ay de nosotros! Nunca había sucedido tal cosa. ¡Ay de nosotros! ¿Quién nos librará de la mano de estos dioses poderosos? ¡Estos son los dioses que castigaron a Egipto con toda clase de plagas en el desierto! ¡Cobrad ánimo y sed hombres, filisteos, para no tener que servir a los hebreos como ellos os han servido a vosotros; sed hombres y pelead!" Trabaron batalla los filisteos. Israel fue batido y cada cual huyó a sus tiendas; la mortandad fue muy grande, cayendo de Israel 30.000 infantes. El arca de Dios fue capturada y murieron Jofní y Pinjás, los dos hijos de Elí.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Les doy un mandamiento nuevo:
que se amen los unos a los otros.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Los capítulos 4-6, llamados el "relato del arca", muestran una vez más que quien conduce los acontecimientos de la historia es siempre la "mano" de Dios. En efecto, en estos relatos Samuel, que incluso acababa de ser elegido por Dios como su profeta, no aparece. El Señor mismo parece querer actuar directamente. En el capítulo 4 se narra el primer episodio del dramático y amplio relato del arca (capítulos 4-6). Es el primer y verdadero gran enfrentamiento entre los israelitas y los filisteos, considerados estos últimos como los verdaderos dueños del país. En el primer enfrentamiento los israelitas son derrotados, y los ancianos lo atribuyen a la falta de la presencia del arca en la batalla. Éstos no se interrogan sobre si son fieles a las enseñanzas del Señor y piensan que todo depende de la presencia física del arca medio de ellos. En efecto, en cuanto ven llegar el arca, vuelven tanto el entusiasmo como la confianza y se desencadenan las antiguas energías ligadas a la guerra (v. 5). Los filisteos sienten este entusiasmo y se preocupan (v. 6). Tienen miedo del Dios de Israel. No conocen su nombre, pero sienten que su poder está presente ahora en Israel, contra ellos. Reconocen que "Nunca había sucedido tal cosa" (v. 7); y piensan que esta nueva situación es análoga a la que llevó a la derrota de los egipcios (v. 8). En efecto, los filisteos interpretan correctamente la historia y la fe de Israel y recuerdan con terror lo que le sucedió a los egipcios. Sin embargo, este recuerdo no lleva a los filisteos a la rendición. Al contrario, el miedo a la sumisión les hace encontrar el coraje y la audacia (v. 9). Emprenden la batalla y vencen una segunda vez. Ni siquiera el arca, en la que Israel ponía su confianza y ante la que los filisteos habían temblado de miedo, pudo salvar a Israel de la derrota. El autor no ofrece ninguna explicación a este respecto. El resultado de esta segunda batalla demuestra sólo que la confianza de Israel y el miedo de los filisteos estaban mal depositados (vv. 10-11). Está claro que la derrota no puede ser ya comprendida como consecuencia de la ausencia del Señor, presente en el arca, sino sólo porque el Señor mismo la ha permitido. Israel está turbado. En efecto, el problema no era la ausencia de Dios, sino lo que Israel había hecho de su relación privilegiada y confiada con el Señor. La captura del arca y el asesinato de los dos hijos de Elí, responsables del transporte, muestran que no basta con una adhesión exterior al Señor si el corazón y los comportamientos están lejos de la Ley. Si el corazón está lejos, la presencia o la ausencia del arca no lleva a ningún cambio: Israel es derrotado en cualquier caso. Cierto, la segunda derrota aparece más estremecedora (v.10). Pero el pacto con Dios se mantiene sólo sobre una relación directa y personal. La fe bíblica se realiza en un lazo amigable antes incluso que sobre prácticas rituales. Sí, el arca es el lugar de la presencia de Dios, pero al creyente se le pide ese lazo filial con el Señor que la el arca favorece pero no puede sustituir.


14/01/2016
Memoria de la Iglesia


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri