Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma

Jornada europea de recuerdo de la Shoá.


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes son una estirpe elegida,
un sacerdocio real, nación santa,
pueblo adquirido por Dios
para proclamar sus maravillas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

2Samuel 7,4-17

Pero aquella misma noche vino la palabra de Dios a Natán diciendo: Ve y di a mi siervo David: Esto dice Yahveh. ¿Me vas a edificar tú una casa para que yo habite? No he habitado en una casa desde el día en que hice subir a los israelitas de Egipto hasta el día de hoy, sino que he ido de un lado para otro en una tienda, en un refugio. En todo el tiempo que he caminado entre todos los israelitas ¿he dicho acaso a uno de los jueces de Israel a los que mandé que apacentaran a mi pueblo Israel: "¿Por qué no me edificáis una casa de cedro?" Ahora pues di esto a mi siervo David: Así habla Yahveh Sebaot: Yo te he tomado del pastizal, de detrás del rebaño, para que seas caudillo de mi pueblo Israel. He estado contigo dondequiera has ido, he eliminado de delante de ti a todos tus enemigos y voy a hacerte un nombre grande como el nombre de los grandes de la tierra: fijaré un lugar a mi pueblo Israel y lo plantaré allí para que more en él; no será ya perturbado y los malhechores no seguirán oprimiéndole como antes, en el tiempo en que instituí jueces en mi pueblo Israel; le daré paz con todos sus enemigos. Yahveh te anuncia que Yahveh te edificará una casa. Y cuando tus días se hayan cumplido y te acuestes con tus padres, afirmaré después de ti la descendencia que saldrá de tus entrañas, y consolidaré el trono de su realeza. (El constituirá una casa para mi Nombre y yo consolidaré el trono de su realeza para siempre.) Yo seré para él padre y él será para mí hijo. Si hace mal, le castigaré con vara de hombres y con golpes de hombres, pero no apartaré de él mi amor, como lo aparté de Saúl a quien quité de delante de mí. Tu casa y tu reino permanecerán para siempre ante mí; tu trono estará firme, eternamente." Natán habló a David según todas estas palabras y esta visión.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes serán santos
porque yo soy santo, dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

En esta página, cumbre teológica del segundo libro de Samuel, se toca un punto decisivo de la historia de la salvación. La promesa de la descendencia y del reino que se hace a David será evocada frecuentemente en los salmos (Sal 89 y 132) y en los momentos culminantes de la existencia de Israel, como también en los profetas. Y al alba del Nuevo Testamento resonará en las palabras del arcángel Gabriel que anuncia a María el nacimiento de Jesús (Lc 1, 30-33). La primera Iglesia predicará que en Cristo se realizaba lo que se había prometido a David en relación a su descendencia (cf. Hb 1, 5; Hch 2, 29-30). La narración se inspira en la consideración que David hace de su situación, en un hermoso palacio de cedro construido con la ayuda del rey de Tiro, y la del arca, signo de la presencia de Dios, todavía bajo una tienda. Por tanto, decide construir al Señor un Templo. Entre otras cosas, su ausencia significaba un claro signo de inferioridad de Israel respecto a los pueblos vecinos. El profeta Natán se muestra entusiasta con el proyecto. Pero Dios le desmiente esa misma noche. La primera reacción del profeta nace de su espontaneidad, mientras que la segunda es voluntad expresa de Dios. La propuesta de David era ciertamente buena, pero mucho más profunda era la perspectiva de Dios. No es Dios quien necesita una casa, sino el pueblo de Israel. Los lugares de culto que había establecido en los comienzos (Gn 12, 7-8; 28, 20-22; 35, 14), a la vez que el tabernáculo (Ex 26; 33, 7-11), eran signos de su presencia en medio del pueblo. Por tanto, Dios advierte a David que, de la misma manera que nunca había pedido en épocas pasadas que le edificaran un Templo, tampoco se lo pediría a él (vv. 6-7). El Señor ha conducido a su pueblo y al mismo David en todas sus empresas sin tener una morada fija donde habitar. El Señor no necesita muros, más bien es Israel quien los necesita para no olvidar al Señor. Por eso Dios mismo construirá una morada para su pueblo. Las palabras de Natán se refieren ciertamente a Salomón, que construirá el Templo, pero van más allá: "afirmaré después de ti la descendencia que saldrá de tus entrañas". El profeta anuncia una "realeza" que durará "para siempre" y un "reino" eterno. La profecía encontrará su plena realización en Jesucristo, como el ángel anuncia a María: "Él será grande, se le llamará Hijo del Altísimo y el Señor Dios le dará el trono de David, su padre; reinará sobre la casa de Jacob por los siglos y su reino no tendrá fin" (Lc 1, 32-33).


27/01/2016
Memoria de los santos y de los profetas


Agenda de la semana
FEB
26
Domingo 26 de febrero
Liturgia del domingo
FEB
27
Lunes 27 de febrero
Memoria de los pobres
FEB
28
Martes 28 de febrero
Memoria de la Madre del Señor
MAR
1
Miércoles 1 de marzo
Miércoles de ceniza
MAR
2
Jueves 2 de marzo
Memoria de la Iglesia
MAR
3
Viernes 3 de marzo
Memoria de Jesús crucificado
MAR
4
Sábado 4 de marzo
Vigilia del domingo
MAR
5
Domingo 5 de marzo
Liturgia del domingo