Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Ezequiel 18,21-28

En cuanto al malvado, si se aparta de todos los pecados que ha cometido, observa todos mis preceptos y practica el derecho y la justicia, vivirá sin duda, no morirá. Ninguno de los crímenes que cometió se le recordará más; vivirá a causa de la justicia que ha practicado. ¿Acaso me complazco yo en la muerte del malvado - oráculo del Señor Yahveh - y no más bien en que se convierta de su conducta y viva? Pero si el justo se aparta de su justicia y comete el mal, imitando todas las abominaciones que comete el malvado, ¿vivirá acaso? No, no quedará ya memoria de ninguna de las obras justas que había practicado, sino que, a causa de la infidelidad en que ha incurrido y del pecado que ha cometido, morirá. Y vosotros decís: "No es justo el proceder del Señor." Escuchad, casa de Israel: ¿Que no es justo mi proceder? ¿No es más bien vuestro proceder el que no es justo? Si el justo se aparta de su justicia, comete el mal y muere, a causa del mal que ha cometido muere. Y si el malvado se aparta del mal que ha cometido para practicar el derecho y la justicia, conservará su vida. Ha abierto los ojos y se ha apartado de todos los crímenes que había cometido; vivirá sin duda, no morirá.

 

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

El profeta Ezequiel responde a un proverbio –lo encontramos al comienzo del capítulo- que decía: "Los padres comieron el agraz, y los dientes de los hijos sufren la dentera". Y también a lo que dice en el versículo 19: "Vosotros decís: ¿Por qué no carga el hijo con la culpa de su padre?" Es una mentalidad muy común también hoy, cuando se juzga a una persona por sus orígenes familiares o el mal cometido por otros, y a menudo el juicio se convierte en una condena que marca a las personas para toda la vida. En cambio la palabra del profeta afirma con extrema claridad que la responsabilidad ante el bien y el mal es siempre personal. Nadie es justo o malvado por el mal cometido por otro, Dios está dispuesto a perdonar a todos si se convierten, cambian su corazón y su modo de actuar, si dejan de hacer el mal y se comprometen a hacer el bien. El pasaje muestra la gran misericordia de Dios, que permite a cada uno cambiarse a sí mismo y convertirse: "Si el malvado se aparta del mal que ha cometido para practicar el derecho y la justicia, conservará su vida. Ha abierto los ojos y se ha apartado de todos los crímenes que había cometido; vivirá sin duda, no morirá". La misericordia de Dios no tiene límites, porque el Señor está dispuesto siempre a perdonar. Pero es indispensable que los hombres reflexionen, reconozcan el mal escondido en su corazón y se vuelvan hacia Dios con la confianza de ser escuchados y ayudados. Esto sirve también para el justo que se aleja del camino del bien: "Si el justo se aparta de su justicia, comete el mal y muere, a causa del mal que ha cometido muere". El profeta nos ayuda a comprender que todos estamos llamados cada día a vigilarnos a nosotros mismos, porque cada día debemos elegir entre el bien y el mal. Nadie es justo y bueno de por sí, y nadie es malvado de por sí. Cada uno de nosotros debe asumir ante Dios, cada día, la responsabilidad de sus acciones y de sus elecciones. Dios está siempre dispuesto a perdonar, pero pide a cada uno que sea responsable de lo que hace. Ante el bien y el mal la seguridad de ser justos y buenos no es, por sí sola, una garantía de vida y de bien.


19/02/2016
Memoria de Jesús crucificado


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri