Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma

Recuerdo de san Pier Damiani (1007-1072). Fiel a su vocación monástica, amó a toda la Iglesia y dedicó su vida a reformarla. Recuerdo de los monjes de cualquier parte del mundo.


Lectura de la Palabra de Dios

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Quien vive y cree en mí
no morirá jamas.

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Deuteronomio 26,16-19

Yahveh tu Dios te manda hoy practicar estos preceptos y estas normas; las guardarás y las practicarás con todo tu corazón y con toda tu alma. Has hecho decir a Yahveh que él será tu Dios - tú seguirás sus caminos, observarás sus preceptos, sus mandamientos y sus normas, y escucharás su voz -. Y Yahveh te ha hecho decir hoy que serás su pueblo propio, como él te ha dicho - tú deberás guardar todos sus mandamientos -; él te elevará en honor, renombre y gloria, por encima de todas las naciones que hizo, y serás un pueblo consagrado a Yahveh tu Dios como él te ha dicho.

 

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Si tú crees, verás la gloria de Dios,
dice el Señor.

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Esta página –en el lenguaje típico del libro del Deuteronomio- insiste sobre la relación especial que existe entre Israel y su Dios, es decir, el pacto de alianza: "Él será tu Dios" e Israel será "su pueblo". Es uno de los puntos centrales de la teología del Deuteronomio y de los libros que siguen, de Josué hasta el Segundo Libro de los Reyes. Toda la historia de Israel está marcada por la visión de esta estrecha relación entre Dios e Israel. El Señor ha elegido ese pequeño pueblo para "consagrarlo" a su nombre; es decir, lo ha separado del resto de pueblos de la tierra –incluso de los más numerosos y poderosos como el asirio, el egipcio y el babilonio- para hacer de él su pueblo, como se lee en el capítulo 7: "No porque seáis el más numeroso de todos los pueblos se ha prendado el Señor de vosotros y os ha elegido, pues sois el menos numeroso de todos los pueblos; sino por el amor que os tiene" (7-8). La alianza con Dios implica la fidelidad a la Ley, y la Ley se abre con la invitación a escuchar al Señor: "Él será tu Dios y tú seguirás sus caminos, observarás sus preceptos, sus mandamientos y sus normas, y escucharás su voz". Todo se apoya en la escucha. La profesión de fe de Israel, que todos los judíos recitan todavía hoy, comienza con las palabras de Dt 6, 4: "Escucha, Israel: el Señor nuestro Dios es el único Señor". Observar las leyes, seguir los caminos de Dios, es posible sólo si uno se pone en actitud de escucha. El tiempo de Cuaresma es un tiempo oportuno para salir de la costumbre de escucharnos a nosotros mismos y ponerse delante del Señor para escuchar su palabra de vida. Sólo en esta perspectiva podremos convertir nuestro corazón y confiar nuestra vida a Dios para que sea su único Señor. Hoy, al igual que en tiempos de Israel, el cielo está lleno de ídolos, de concepciones, de cosas ante las que postrarse y sacrificar incluso nuestra existencia. Son muchos los falsos profetas que cada día hablan para someter el corazón de los hombres a los ídolos del dinero, el éxito, la gloria, el poder, el consumo, la satisfacción inmediata de uno mismo y de los propios deseos. Y muchos, por desgracia, se dejan atraer aumentando así el culto idolátrico de las cosas del mundo. Para sustraerse a la esclavitud de las nuevas idolatrías es indispensable escuchar cada día la Palabra de Dios, custodiarla en el corazón y vivirla en la obediencia. Será la Palabra de Dios la que nos custodie en la alianza con el Señor y proteja nuestra libertad.


20/02/2016
Vigilia del domingo


Agenda de la semana
NOV
27
Domingo 27 de noviembre
Liturgia del domingo
NOV
28
Lunes 28 de noviembre
Memoria de los pobres
NOV
29
Martes 29 de noviembre
Memoria de la Madre del Señor
NOV
30
Miércoles 30 de noviembre
Memoria de los apóstoles
DIC
1
Jueves 1 de diciembre
Memoria de la Iglesia
DIC
2
Viernes 2 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
3
Sábado 3 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo