Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Génesis 37,3-4.12-13.17-28

Israel amaba a José más que a todos los demás hijos, por ser para él el hijo de la ancianidad. Le había hecho una túnica de manga larga. Vieron sus hermanos cómo le prefería su padre a todos sus otros hijos, y le aborrecieron hasta el punto de no poder ni siquiera saludarle. Fueron sus hermanos a apacentar las ovejas de su padre en Siquem, y dijo Israel a José: "¿No están tus hermanos pastoreando en Siquem? Ve de mi parte a donde ellos." Dijo: "Estoy listo." El hombre le dijo: "Partieron de aquí, pues yo les oí decir: "Vamos a Dotán."" José fue detrás de sus hermanos y los encontró en Dotán. Ellos le vieron de lejos, y antes que se les acercara, conspiraron contra él para matarle, y se decían mutuamente: "Por ahí viene el soñador. Ahora, pues, venid, matémosle y echémosle en un pozo cualquiera, y diremos que algún animal feroz le devoró. Veremos entonces en qué paran sus sueños." Rubén lo oyó y le libró de sus manos. Dijo: "No atentemos contra su vida." Rubén les dijo: "No derraméis sangre. Echadle a ese pozo que hay en el páramo, pero no pongáis la mano sobre él." Su intención era de salvarle de sus hermanos para devolverle a su padre. Y ocurrió, que cuando llegó José donde sus hermanos, éstos despojaron a José de su túnica - aquella túnica de manga larga que llevaba puesta -, y echándole mano le arrojaron al pozo. Aquel pozo estaba vacío, sin agua. Luego se sentaron a comer. Y levantando los ojos divisaron una caravana de ismaelitas que venían de Galaad, con camellos cargados de almáciga, sandáraca y ládano, que iban bajando hacia Egipto. Entonces dijo Judá a sus hermanos: "¿Qué aprovecha el que asesinemos a nuestro hermano y luego tapemos su sangre? Venid vamos a venderle a los ismaelitas, pero no pongamos la mano en él, porque es nuestro hermano, carne nuestra." Y sus hermanos asintieron. Pasaron unos madianitas mercaderes, y descubriéndole subieron a José del pozo. Vendieron a José a los ismaelitas por veinte piezas de plata, y éstos se llevaron a José a Egipto.

 

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Esta página del libro del Génesis relata la historia de José, hijo de Jacob y de la esposa favorita, Raquel, cuando sus hermanos, presos de la envidia a causa de su posición en la familia y también de sus sueños, buscan quitárselo de en medio. Es una historia emblemática que nos lleva a entrever en él –hombre justo condenado por envidia- la figura de Jesús, a quien en unas cuantas semanas veremos vendido y condenado injustamente por la envidia de los sacerdotes, los escribas y los fariseos, con la complicidad de los romanos y los habitantes de Jerusalén. Rubén, el hermano mayor de José, convence a los hermanos de no matarlo sino venderlo a unos mercaderes que pasaban por allí en ese momento. Ellos, tras haberlo comprado, lo conducen al país de Egipto. Allí José, mostrando notables dotes de gestión, llegará a los exponentes más altos de la sociedad egipcia, hasta convertirse en uno de los más estrechos colaboradores del faraón. Sabemos que José no se vengará de sus hermanos; es más, en el momento dramático de la carestía se convertirá en su salvador y el de su padre, no sin antes recomponer la relación de fraternidad, herida por los hermanos. La historia de José nos ayuda a comprender la de Jesús, que nos salva del pecado y de la muerte. Y esta salvación comienza sustrayéndonos de la soledad, creando una nueva fraternidad, una nueva red de vínculos y relaciones basada no en la sangre sino en el espíritu del amor que él mismo nos dona. Nos hace así partícipes de su visión, su gran sueño, el de hacer de todos los pueblos de la tierra una gran familia, que tiene a Dios como Padre y a Él como primogénito de todos nosotros.


26/02/2016
Memoria de Jesús crucificado


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri