Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

El Espíritu del Señor está sobre ti,
el que nacerá de ti será santo.

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Ezequiel 47,1-9.12

Me llevó a la entrada de la Casa, y he aquí que debajo del umbral de la Casa salía agua, en dirección a oriente, porque la fachada de la Casa miraba hacia oriente. El agua bajaba de debajo del lado derecho de la Casa, al sur del altar. Luego me hizo salir por el pórtico septentrional y dar la vuelta por el exterior, hasta el pórtico exterior que miraba hacia oriente, y he aquí que el agua fluía del lado derecho. El hombre salió hacia oriente con la cuerda que tenía en la mano, midió mil codos y me hizo atravesar el agua: me llegaba hasta los tobillos. Midió otros mil codos y me hizo atravesar el agua: me llegaba hasta las rodillas. Midió mil más y me hizo atravesar el agua: me llegaba hasta la cintura. Midió otros mil: era ya un torrente que no pude atravesar, porque el agua había crecido hasta hacerse un agua de pasar a nado, un torrente que no se podía atravesar. Entonces me dijo: "¿Has visto, hijo de hombre?" Me condujo, y luego me hizo volver a la orilla del torrente. Y a volver vi que a la orilla del torrente había gran cantidad de árboles, a ambos lados. Me dijo: "Esta agua sale hacia la región oriental, baja a la Arabá, desemboca en el mar, en el agua hedionda, y el agua queda saneada. Por dondequiera que pase el torrente, todo ser viviente que en él se mueva vivirá. Los peces serán muy abundantes, porque allí donde penetra esta agua lo sanea todo, y la vida prospera en todas partes adonde llega el torrente. A orillas del torrente, a una y otra margen, crecerán toda clase de árboles frutales cuyo follaje no se marchitará y cuyos frutos no se agotarán: producirán todos los meses frutos nuevos, porque esta agua viene del santuario. Sus frutos servirán de alimento, y sus hojas de medicina."

 

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

He aquí Señor, a tus siervos:
hágase en nosotros según tu Palabra.

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

El pasaje del profeta Ezequiel describe la visión que tuvo de Jerusalén y del Templo. En los capítulos precedentes el profeta se detuvo varias veces en la infidelidad del pueblo de Israel hacia el Señor. Como ya en otras ocasiones en este tiempo de Cuaresma, también a nosotros se nos invita a reconocer nuestra infidelidad, nuestro pecado, porque hemos obedecido más a nuestro orgullo que a la Palabra de Dios, que no nos ha faltado. Pero el Señor está a nuestro lado y no escatima su palabra. Hoy, a través de esta visión del profeta, quiere mostrarnos el lugar donde nos conduce, el sueño que tiene para nosotros y para nuestro futuro. Se abre ante nuestros ojos la visión del Templo y de Jerusalén. La visión es sugerente: está el agua que brota abundante del Templo y discurre para vivificar todo lo que encuentra. La imagen alude a la inauguración de los tiempos nuevos, en los que la prosperidad del pueblo nuevo estará íntimamente ligada a la única fuente de la verdadera vida. En el lenguaje bíblico, el agua que circula e irriga la tierra árida transformándola en un jardín lozano es el símbolo del poder de Dios, que transforma la aridez de los corazones de los hombres, haciéndolos capaces no sólo de acoger el mismo sueño de Dios, sino de convertirse en activos servidores de éste. En el Evangelio de Juan es Jesús mismo quien se muestra como el verdadero Templo del cual brota el agua viva del Espíritu: "Jesús puesto en pie, gritó: «Si alguno tiene sed, que venga a mí, y beberá el que cree en mí, como dice la Escritura: De su seno correrán ríos de agua viva.»" (Jn 7, 38). Y después, mientras estaba en la cruz, el evangelista señala: "Uno de los soldados le atravesó el costado con una lanza y al instante salió sangre y agua" (Jn 19, 34). Mientras nos encaminamos hacia la Pascua, esta página del profeta nos exhorta a no separarnos –especialmente en estos días- de la Palabra de Dios, para estar mejor preparados para comprender y acoger en nuestros corazones el misterio de amor que celebraremos en la Semana Santa. En esos días un río de agua viva se derrama por nosotros, para que nos alimentemos de ella y demos fruto.


08/03/2016
Memoria de la Madre del Señor


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri