Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Quien vive y cree en mí
no morirá jamas.

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Jeremías 11,18-20

Yahveh me lo hizo saber, y me enteré de ello. Entonces me descubriste, Yahveh, sus maquinaciones. Y yo que estaba como cordero manso llevado al matadero, sin saber que contra mí tramaban maquinaciones: "Destruyamos el árbol en su vigor; borrémoslo de la tierra de los vivos, y su nombre no vuelva a mentarse." ¡Oh Yahveh Sebaot, juez de lo justo,
que escrutas los riñones y el corazón!,
vea yo tu venganza contra ellos,
porque a ti he manifestado mi causa.

 

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Si tú crees, verás la gloria de Dios,
dice el Señor.

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

El profeta Jeremías fue llamado por Dios cuando era todavía joven, con la misión de exhortar al pueblo a volver al Señor y a observar la ley que había recibido. El profeta lo dice claramente: "El Señor me lo hizo saber, y así lo supe. Entonces me descubriste, Señor, sus intrigas" (v. 18). El profeta no habla desde sí mismo, y ni siquiera desde lo alto de sus reflexiones. Iluminado por el Señor mismo interpreta la condición del pueblo. La denuncia de las culpas de Israel y de las consiguientes traiciones de la alianza es parte de la profecía, la cual pone ante los ojos del profeta lo que deberá a su vez repetir en voz alta. El anuncio profético suscita una fuerte oposición; le sucede tanto a Jeremías como al resto de los profetas. Le odian muchos por sus palabras, y se desencadenan conjuras contra él hasta que le meten en la cárcel y es llevado a Egipto. Sin embargo, a pesar de todas estas pruebas Jeremías no deja de cumplir su misión, no se echa atrás, aunque ello somete su fe a una dura prueba. Y se desahoga ante Dios con libertad y confianza. Oprimido por su propia gente, víctima inocente, Jeremías se compara con un cordero manso que es conducido al matadero, una imagen presente también en el cuarto canto del Siervo sufriente (Is 53, 7) y referida al mesías, que será también perseguido. Jeremías, aunque postrado por los sufrimientos, expone con fe su causa al Señor. Sabe que Dios es un juez justo "que escruta los riñones y el corazón" (v. 20). Y lo cierto es que, a pesar de las injusticias de los hombres y las maldades que le reservan al profeta, al final su causa triunfará. Esta breve página nos ayuda a comprender, a través del ejemplo de Jeremías, la historia de Jesús, al que en pocos días acompañaremos hasta la cruz. En él vemos a todos los profetas de ayer y de hoy, que a pesar de la oposición del maligno continúan dando testimonio del amor y predicando la paz incluso a costa de su vida. Rodeados de tantos testigos emprendamos también nosotros –que desde luego no hemos resistido hasta llegar a la sangre, como dice la Carta a los Hebreos- el camino de la profecía del amor, para hacer nuestra contribución por un mundo más justo.


12/03/2016
Vigilia del domingo


Agenda de la semana
FEB
26
Domingo 26 de febrero
Liturgia del domingo
FEB
27
Lunes 27 de febrero
Memoria de los pobres
FEB
28
Martes 28 de febrero
Memoria de la Madre del Señor
MAR
1
Miércoles 1 de marzo
Miércoles de ceniza
MAR
2
Jueves 2 de marzo
Memoria de la Iglesia
MAR
3
Viernes 3 de marzo
Memoria de Jesús crucificado
MAR
4
Sábado 4 de marzo
Vigilia del domingo
MAR
5
Domingo 5 de marzo
Liturgia del domingo