Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Cristo ha resucitado de entre los muertos y no muere más!
El nos espera en Galilea!

Aleluya, aleluya, aleluya.

Hechos de los Apóstoles 3,1-10

Pedro y Juan subían al Templo para la oración de la hora nona. Había un hombre, tullido desde su nacimiento, al que llevaban y ponían todos los días junto a la puerta del Templo llamada Hermosa para que pidiera limosna a los que entraban en el Templo. Este, al ver a Pedro y a Juan que iban a entrar en el Templo, les pidió una limosna. Pedro fijó en él la mirada juntamente con Juan, y le dijo: «Míranos.» El les miraba con fijeza esperando recibir algo de ellos. Pedro le dijo: «No tengo plata ni oro; pero lo que tengo, te doy: en nombre de Jesucristo, el Nazoreo, ponte a andar.» Y tomándole de la mano derecha le levantó. Al instante cobraron fuerza sus pies y tobillos, y de un salto se puso en pie y andaba. Entró con ellos en el Templo andando, saltando y alabando a Dios. Todo el pueblo le vio cómo andaba y alababa a Dios; le reconocían, pues él era el que pedía limosna sentado junto a la puerta Hermosa del Templo. Y se quedaron llenos de estupor y asombro por lo que había sucedido.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Cristo ha resucitado de entre los muertos y no muere más!
El nos espera en Galilea!

Aleluya, aleluya, aleluya.

Esta página de los Hechos de los Apóstoles nos relata la primera salida del cenáculo de Pedro y Juan para ir al Templo. Podríamos decir que son los primeros pasos de la comunidad nacida de Pentecostés, los primeros que dan los apóstoles sin la presencia visible del Maestro. Tal vez los apóstoles recuerdan las primeras enseñanzas de Jesús, las que narra el capítulo 6 de Marcos: "Y llama a los Doce y comenzó a enviarlos de dos en dos, dándoles poder sobre los espíritus inmundos". Poniendo en práctica esta palabra, Pedro y Juan van juntos al Templo. Su concordia, su amor, su común pasión por el Evangelio son el primer testimonio, la primera predicación. Y así debe ser para toda comunidad cristiana que quiere seguir al Señor Jesús. Pedro y Juan son los dos primeros que se mueven, y es necesario que la comunidad cristiana de cada generación siga sus pasos. También nuestra comunidad, en este inicio de milenio, en este año que el papa Francisco ha proclamado año de la misericordia. Ellos llegan a la "puerta Hermosa" del Templo y ven a un hombre inválido de nacimiento. Tiene cuarenta años, de los que tal vez ha pasado la mayor parte allí tendiendo la mano. Estaba fuera del Templo. No podía entrar no sólo por su incapacidad de moverse, sino también porque estaba enfermo. Un triste y cruel proverbio de aquellos tiempos decía: "El ciego y el cojo no entrarán". Y por desgracia todavía hoy muchos pobres (a veces se trata de países enteros) se ven obligados a no entrar, a quedarse a la puerta de los ricos y contentarse con las migajas o con alguna mísera limosna. Probablemente aquel inválido no espera más que algo de limosna de esos dos discípulos que tenía delante. Pero la misericordia de Dios que había invadido el corazón de Pedro y Juan hace milagros, y aquel tullido no recibe una limosna sino la curación. Pedro le mira a los ojos. Esto ya es una indicación: mirar a los ojos significa descender al corazón del otro. Y además le dice: "En nombre de Jesucristo, el Nazoreo, echa a andar", y al mismo tiempo le da la mano derecha y lo levanta. El texto indica: "Lo levantó", como si lo despertara del sueño de la tristeza. Esas dos manos que se cruzan son como el icono de la Iglesia que nace del Evangelio, que dibuja el Concilio Vaticano II, que testimonia el papa Francisco. Este tipo de amor evangélico, que brota directamente de Dios y de la fuerza del Espíritu, obra siempre el milagro.


30/03/2016
Oración de Pascua


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri