Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Espíritu del Señor está sobre ti,
el que nacerá de ti será santo.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Hechos de los Apóstoles 4,32-37

La multitud de los creyentes no tenía sino un solo corazón y una sola alma. Nadie llamaba suyos a sus bienes, sino que todo era en común entre ellos. Los apóstoles daban testimonio con gran poder de la resurrección del Señor Jesús. Y gozaban todos de gran simpatía. No había entre ellos ningún necesitado, porque todos los que poseían campos o casas los vendían, traían el importe de la venta, y lo ponían a los pies de los apóstoles, y se repartía a cada uno según su necesidad. José, llamado por los apóstoles Bernabé (que significa: «hijo de la exhortación»), levita y originario de Chipre, tenía un campo; lo vendió, trajo el dinero y lo puso a los pies de los apóstoles.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

He aquí Señor, a tus siervos:
hágase en nosotros según tu Palabra.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Los efectos de la obra del Espíritu Santo en la vida de los discípulos se ven enseguida. El autor de los Hechos, una vez más, narra de modo sintético y claro la vida de la comunidad: todos los que habían acogido el Evangelio eran un solo corazón y una sola alma. El Evangelio provoca este nuevo clima de comunión entre quienes lo acogen; y es una comunión profunda que se manifiesta incluso externamente hasta el punto de que "Nadie consideraba sus bienes como propios, sino que todo lo tenían ellos en común". El espíritu de comunión no se queda circunscrito solo a algún ámbito particular, sino que penetra toda la vida de la comunidad y se expresa precisamente también en que tenían sus bienes en común. Esta imagen de la comunidad, que puede parecer utópica, indica a los discípulos de cualquier época el camino a seguir: la comunión y compartir. Esta transformación de las relaciones entre los creyentes no es fruto de una elección simplemente humana, es decir, no nace de simples cualidades humanas sino que es más bien fruto de la acción del Espíritu que impulsa a no amarse solo a sí mismo, sino también a los demás, sobre todo a los más débiles. El Espíritu es el verdadero protagonista que fermenta de modo solidario la comunidad de los creyentes; y la referencia acerca de la comunión de los bienes que evitaba toda desigualdad y abandono significa la fuerza de comunión que brota del amor evangélico. El autor de los Hechos, al subrayar que "no había entre ellos ningún necesitado" porque se le daban los bienes de quienes más tenían, señala un camino pastoral: la calidad evangélica de una comunidad cristiana se reconoce por su capacidad de seguir a sus miembros más débiles, más necesitados, más pobres. El ejemplo de Bernabé se convierte en ejemplar: el amor evangélico une y fortalece la fraternidad de los discípulos.


05/04/2016
Memoria de la Madre del Señor


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri