Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Hechos de los Apóstoles 9,1-20

Entretanto Saulo, respirando todavía amenazas y muertes contra los discípulos del Señor, se presentó al Sumo Sacerdote, y le pidió cartas para las sinagogas de Damasco, para que si encontraba algunos seguidores del Camino, hombres o mujeres, los pudiera llevar atados a Jerusalén. Sucedió que, yendo de camino, cuando estaba cerca de Damasco, de repente le rodeó una luz venida del cielo, cayó en tierra y oyó una voz que le decía: «Saúl, Saúl, ¿por qué me persigues?» El respondió: «¿Quién eres, Señor?» Y él: «Yo soy Jesús, a quien tú persigues. Pero levántate, entra en la ciudad y se te dirá lo que debes hacer.» Los hombres que iban con él se habían detenido mudos de espanto; oían la voz, pero no veían a nadie. Saulo se levantó del suelo, y, aunque tenía los ojos abiertos, no veía nada. Le llevaron de la mano y le hicieron entrar en Damasco. Pasó tres días sin ver, sin comer y sin beber. Había en Damasco un discípulo llamado Ananías. El Señor le dijo en una visión: «Ananías.» El respondió: «Aquí estoy, Señor.» Y el Señor: «Levántate y vete a la calle Recta y pregunta en casa de Judas por uno de Tarso llamado Saulo; mira, está en oración y ha visto que un hombre llamado Ananías entraba y le imponía las manos para devolverle la vista.» Respondió Ananías: «Señor, he oído a muchos hablar de ese hombre y de los muchos males que ha causado a tus santos en Jerusalén y que está aquí con poderes de los sumos sacerdotes para apresar a todos los que invocan tu nombre.» El Señor le contestó: «Vete, pues éste me es un instrumento de elección que lleve mi nombre ante los gentiles, los reyes y los hijos de Israel. Yo le mostraré todo lo que tendrá que padecer por mi nombre.» Fue Ananías, entró en la casa, le impuso las manos y le dijo: «Saúl, hermano, me ha enviado a ti el Señor Jesús, el que se te apareció en el camino por donde venías, para que recobres la vista y seas lleno del Espíritu Santo.» Al instante cayeron de sus ojos unas como escamas, y recobró la vista; se levantó y fue bautizado. Tomó alimento y recobró las fuerzas. Estuvo algunos días con los discípulos de Damasco, y en seguida se puso a predicar a Jesús en las sinagogas: que él era el Hijo de Dios.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

La conversión de Pablo es uno de los episodios más conocidos del Nuevo Testamento. El autor de los Hechos, casi subrayando la importancia, cuenta por tres veces cómo Pablo fue "transformado por completo" y constituido en testimonio de Jesús resucitado. Saulo, este es su nombre, con las cartas del sumo sacerdote, tiene intención de proceder contra los cristianos de Damasco con la máxima severidad. Mientras se acerca a la ciudad, de repente fue envuelto por una luz; cegado, cae en tierra y oye una voz que le llama por su nombre dos veces: "Saúl, Saúl". Él no ve a nadie, oye solo la voz que le llama. Una vivencia similar experimenta Moisés ante la zarza ardiente. Ser llamados por el nombre: en ciertos momentos es una experiencia decisiva e inolvidable. Saulo, trastornado por todo lo que le está sucediendo, pregunta: "¿Quién eres, Señor?" "Yo soy Jesús, a quien tú persigues", se oye responder. "Yo soy": las mismas palabras que oyó Moisés. Jesús está vivo. Saulo se levanta pero no ve nada; los compañeros le llevan de la mano a Damasco, tal y como la voz de Jesús le había ordenado. ¿Qué le había sucedido? Había vivido un acontecimiento profundo que le estaba cambiando radicalmente. Se trataba de un verdadero renacimiento. En verdad, lo que le sucede a Saulo concierne a todo creyente: si no se cae a tierra por el propio orgullo, descubriendo por tanto su debilidad, difícilmente se comprende qué significa creer. Solo reconociendo la propia pobreza es posible acoger la luz de la sabiduría evangélica. El orgullo lleva a la ruina, al enfrentamiento, a la violencia; la humildad regenera y nos hace más comprensivos y más solidarios. No es casualidad que al futuro apóstol "le llevaron de la mano" y le introdujeron en Damasco donde, guiado por Ananías, tras tres días de oscuridad, recibió el bautismo y comenzó una nueva vida. Saulo se convirtió en Pablo, un nuevo nombre para una nueva vida. El visitante que entra hoy en Damasco, por la puerta de Tomás, a pesar de la tragedia que hoy está viviendo esta ciudad, se encuentra casi de repente en el comienzo de la via recta, la calle principal de la ciudad vieja. Es la calle de la que hablan los Hechos; precisamente en aquella zona, una antigua tradición sitúa la casa de Ananías donde Pablo fue llevado en cuanto llegó a la ciudad. El autor narra el pavor inicial de Ananías y luego el estupor al oír la noticia de la llegada de Saulo, que él consideraba uno de los enemigos declarados de la joven comunidad cristiana. Pero, advertido por el Espíritu, apenas ve a Saulo va a su encuentro y le dice: "Saúl, hermano". Para Ananías, Saulo de Tarso ya no es un enemigo, sino un hermano; y al perseguidor arrepentido le devuelve la vista. Los cristianos, también para él, son ahora hermanos. El orgullo y la violencia que antes poseían su corazón le habían cegado. El Señor le transforma. Él que había encontrado "personalmente" a Jesús resucitado, tiene ahora necesidad de un hermano que le ayude a abrir plenamente los ojos. Ananías le acoge, le explica las Escrituras y le introduce en la vida de la comunidad. Cada vez que se nos anuncia la Palabra de Dios en la comunidad de los hermanos, somos como llamados por nuestro nombre, es decir, se nos exhorta a hacer nuestra la Palabra escuchada. Es una experiencia personal y gratuita, como personal y gratuita es la respuesta, que sin embargo tiene lugar en un contexto eclesial. El Evangelio cambia la vida porque la salva de la soledad radical introduciéndola en la comunidad del Resucitado.


15/04/2016
Memoria de Jesús crucificado


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri